La función de nutrición: anatomía y fisiología de los aparatos digestivo, respiratorio, circulatorio y excretor

La función de nutrición se basa en un proceso en el que los alimentos entran en nuestro organismo, éste los procesa y divide las sustancias y nutrientes con el fin de alimentar todas las células del cuerpo. Esta función tiene un recorrido específico, y para ello es preciso que todo el organismo participe en distinta […]
EspacioCiencia.com

La función de nutrición se basa en un proceso en el que los alimentos entran en nuestro organismo, éste los procesa y divide las sustancias y nutrientes con el fin de alimentar todas las células del cuerpo. Esta función tiene un recorrido específico, y para ello es preciso que todo el organismo participe en distinta manera. Te explicamos con detalle La función de nutrición: anatomía y fisiología de los aparatos digestivo, respiratorio, circulatorio y excretor.

Función de nutrición

la función del aparato digestivo

El sistema digestivo es un entramado complejo de órganos que trabajan conjuntamente para permitir que el organismo reciba los nutrientes que necesita y deseche los que no sirven para nada. Prácticamente todo el organismo participa de él, ya que los nutrientes son esenciales para que todo el cuerpo pueda funcionar correctamente. Mientras que, por otro lado, eliminar las sustancias de desecho nos permite evitar una intoxicación. Incluso la respiración y el corazón están implicados en nuestro proceso de alimentación. Vamos a verlos uno por uno.

Anatomía del aparato digestivo

El aparato digestivo está compuesto de un tubo digestivo y de glándulas anejas. Este tubo digestivo empieza en la boca, termina en el ano y mide 6 metros. A su vez, las glándulas anejas se dividen en varios grupos que son: Glándulas salivares, glándulas submaxilares, glándulas sublinguales, el hígado, el páncreas y las glándulas del intestino delgado.

Por su parte, la pared del tubo digestivo tiene varias capas que son: la mucosa, la submucosa, capa muscular y serosa.

Vamos a empezar por la boca, ya que los alimentos entran por ella. Ésta se compone de paladar, campanilla, mejillas, labios, dientes, muelas y lengua.

IStock 500925923

Luego tenemos la faringe que,  además de comunicarse con la boca, lo hace también con los oídos y la nariz. Después de la faringe bajamos a la laringe. Ambas están separadas por una válvula que automáticamente se cierra a la tráquea cuando estamos comiendo. Las amígdalas se ubican en la faringe, y son las encargadas de proteger las vías respiratorias de posibles bacterias.

El esófago es un tubo que va desde la faringe hasta el estómago. Este tubo mide unos 25 centímetros. Éste pasa entre la tráquea y la columna vertebral, atravesando el diafragma y aquí nos encontramos con una válvula llamada cardias. En la pared encontramos unos músculos que al contraerse hacen que los alimentos ingeridos sean empujados hacia el estómago.

El estómago es un órgano que está dividido en tres partes (cardias, fúndica y antropilórica). La capacidad de este órgano es de unos 2,5 litros en una persona adulta.

IStock 496261169

Llegamos a la cavidad abdominal. Ésta se encuentra protegida por una membrana serosa protectora, el peritoneo. Esta parte del organismo se encarga de lubricar y amortiguar.

El intestino delgado se compone de tres partes, el duodeno (cerca del estómago), el yeyuno y el ileón. Éste último se comunica con el intestino grueso con una válvula llamada ileocecal.

El intestino grueso tiene forma de U y se divide en tres partes, colon ascendente, colon transverso y colon descendiente.

El apéndice vermiforme se ubica en el ciego, entre el intestino grueso y el delgado.

IStock 489660256

Fisiología del aparato digestivo

Con los dientes mordemos los alimentos, con las muelas los masticamos, con la lengua ayudamos a la deglución y masticación. En ella se ubican las papilas gustativas, que son las que se encargan de sentir el sabor de los alimentos.

Como hemos comentado al principio, la función de nutrición viene a ser un proceso el cual prepara los alimentos para que sean aptos a la hora de digerirlos. Todo esto se lleva a cabo a través de la masticación, deglución, insalivación… hasta llegar a la digestión.

Sigue aprendiendo:

La función del aparato respiratorio

Anatomía del aparato respiratorio

El aparato respiratorio está compuesto de nariz, faringe, laringe, tráquea, bronquios y pulmones. Entre todos ellos hacen posible que podamos respirar. Si alguno falla, nuestra supervivencia se pone en riesgo y, desde luego, nuestra calidad de vida empeora drásticamente.

IStock 530196490

Fisiología del aparato respiratorio

El aire que entra por la nariz, se calienta y se humedece. En las vibrisas (pelos de la nariz) y el mucus se quedan adheridas esas partículas que el organismo no desea que penetre.

IStock 459961625

La faringe se encarga de cambiarle el sonido a las cuerdas vocales, y gracias a ellos podemos emitir sonidos como la voz y diferenciarnos.

En la laringe se encuentran las cuerdas vocales. En la parte superior de ésta también se encuentra la glotis, ésta se abre para dejar pasar el aire y se cierra cuando pasan los alimentos por la faringe.

Los bronquios están cubiertos de anillos cartilaginosos. Digamos que es una prolongación de la tráquea y éstos se bifurcan uno a cada lado. Los bronquios se ramifican en el interior de los pulmones aportando oxígeno.

Los pulmones están ubicados en la caja torácica recubiertos por membranas llamadas pleuras. El pulmón izquierdo es más pequeño y solo dispone de dos lóbulos. Esto es así para dejar espacio al corazón. El pulmón derecho tiene tres lóbulos.

Es importante respirar aire limpio, si bien ya hemos visto que los pelos de la nariz le hace de filtro para evitar que partículas de polvo u otras suciedades penetren hacia nuestro interior. El moco, como habrás deducido tras lo que hemos dicho, actúa como mecanismo de defensa. Por eso, debemos vigilar nuestra salud si notamos que tenemos un exceso de moco, ya que esto significa que el organismo está sufriendo una agresión, o interpretando como tal algún factor ambiental que nos rodea: casos de resfriados, catarros, sinusitis, rinitis, alergias, etc.

Echa un vistazo a este post:

La función del aparato circulatorio

Anatomía del aparato circulatorio

El aparato circulatorio es un conjunto de estructuras y órganos cuya finalidad es proteger los tejidos de nuestro organismo. Su sistema sanguíneo se compone de: Corazón, arterias, venas y capilares.

El sistema linfático es el que transporta la linfa a través de los ganglios y vasos linfáticos. La linfa es un líquido vital para nuestra supervivencia. De hecho, cuando una persona padece cáncer linfático, se pone muy enferma y su cuerpo se debilita notablemente.

IStock 530199842

Fisiología del aparato circulatorio

El aparato circulatorio se encarga de transportar sustancias nutritivas, hormonas y gases respiratorios. También se encarga de la defensa de organismos contra las infecciones y la regulación de la temperatura corporal. Se compone de corazón, venas y arterias.

El corazón es un órgano hueco, está dividido en dos partes independientes y probablemente sea el órgano más activo de nuestro cuerpo. Este órgano se encarga de bombear la sangre que recorre nuestro cuerpo. Tiene una media de 70 latidos por minuto en los adultos.

La función del corazón, además de repartir la sangre por las venas y las arterias, es también la de conducir los nutrientes y el oxígeno por el organismo.

Las venas son vasos sanguíneos que se encargan de devolver la sangre que lleva poco oxígeno desde los capilares hasta el corazón para que ésta reciba oxígeno de nuevo en el pulmón. Mientras que las arterias, también son vasos sanguíneos, pero se ocupan de transportar la sangre oxigenada desde el corazón y hasta los capilares.

Los capilares no son otra cosa que arterias más pequeñas que han sido ramificadas. Son muy finas y en ella es donde se produce el intercambio de sustancias entre los distintos tejidos. Estos capilares están formados por células en una sola capa, que se llama endotelia. Gracias a su finísimo grosor, las células pueden expulsar el dióxido de carbono y recibir a el oxígeno limpio.

Conoce también cómo funciona el sistema nervioso y endocrino:

La función del aparato excretor

Anatomía del aparato excretor

El aparato excretor es el que se encarga de la regulación del medio interno y se compone de:

  • Aparato renal, formado por los riñones.
  • El uréter desemboca en la vejiga.
  • La uretra conduce la orina al exterior.
  • La vejiga es donde se deposita la orina.
  • Intestino grueso, aquí se fabrican las heces.
  • El recto es el lugar donde se depositan las heces.
  • El esfínter es el conducto que conduce al ano para expulsar las heces.

Fisiología del aparato excretor

Algunas sustancias son eliminadas o excretadas a través de las glándulas sudoríparas, dando lugar  a un desecho líquido que llamamos sudor.

IStock 533261211

Otras sustancias desechables se eliminan a través de la orina pasando por la uretra. Mantener la uretra limpia exige que bebamos mucha agua, que no solo nos ayuda a mantenernos hidratados lo cual ya es de por sí vital.

Los restos de alimentos que no han sido absorbidos por el organismo, irán a parar al intestino grueso, ahí es donde se transformarán en heces. Estas son conducidas al recto y bajan por el esfínter. El siguiente paso ya lo conocemos ¿verdad? Por eso nos entran ganas de ir al baño. Es importante consumir fibra y agua para que esta eliminación de desechos sea efectiva.

IStock 515670430

También te puede interesar:

Galería de imágenes La función de nutrición: anatomía y fisiología de los aparatos digestivo, respiratorio, circulatorio y excretor

EspacioCiencia.com
4.28 / 5
4.28 - 48 Votos

También te puede interesar