Por qué los mares son salados

Algunas áreas o zonas del océano son más saladas que otras. Por ejemplo en el Golfo de México es posible encontrarnos con una piscina de salmuera en el interior de una caverna. Esta piscina es casi cuatro veces más salada que el agua del mar, y tan densa que un submarino podría flotar en ella. […]

Algunas áreas o zonas del océano son más saladas que otras. Por ejemplo en el Golfo de México es posible encontrarnos con una piscina de salmuera en el interior de una caverna. Esta piscina es casi cuatro veces más salada que el agua del mar, y tan densa que un submarino podría flotar en ella. ¿Por qué el mal es salado? ¿De qué está compuesto y de dónde proviene esa sal?.

Por qué el mar es salado

Si en algún momento te has bañado en el agua del mar, y te has sumergido en ella, es probable que al salir del agua descubrieras que, a diferencia del agua de casa o del agua de un río, ésta es originalmente salada.

La sal del océano proviene de las rocas, pero para que esto pueda ser posible no podemos olvidarnos de un elemento fundamental en este fenómeno: la lluvia. El agua que cae sobre la tierra, en forma de lluvia, contiene dióxido de carbono disuelto del aire circundante.

Esto hace que el agua de lluvia tenga una característica: es ligeramente ácida como consecuencia de la presencia de ácido carbónico, el cual se forma a partir de la combinación del dióxido de carbono y agua.

Así, a medida que la lluvia erosiona las rocas, los ácidos que encontramos en el agua de lluvia la descomponen. Es un proceso que origina una serie de iones, o partículas atómicas cargadas eléctricamente. Estos iones son transportados a través de las escorrentías a arroyos y ríos, y finalmente, al océano.

Muchos de estos iones disueltos son utilizados en el océano por diferentes organismos, de manera que terminan por desaparecer. Otros, sin embargo, no se agotan, y se quedan ahí por largos período de tiempo durante los cuales sus concentraciones aumentan con el paso del tiempo.

¿Sabías cuáles son dos de los iones cuya concentración es mayor en el agua del mar? Efectivamente, el cloruro y el sodio. Juntos, representan más del 90 por ciento de todos los iones disueltos en el océano. Y como probablemente sepas, tanto el sodio como el cloruro presentan un sabor “salado”.

Se estima que la concentración de sal que encontramos en el agua de mar (lo que técnicamente se conoce como “salinidad”), es de aproximadamente 35 partes por mil. Explicado de otra manera, alrededor del 3,5 por ciento del peso del agua de mar proviene de las sales disueltas.

De acuerdo a algunas estimaciones, si la sal presente en el océano pudiera eliminarse y extenderse de manera uniforme sobre la superficie terrestre podría formarse una capa de más de 150 metros de espesor. Para que te hagas una idea más precisa, sería el equivalente a un edificio de 40 pisos.

A través del fenómeno de evaporación (proceso físico en el que una sustancia pasa de un estado líquido a un estado de vapor o gas) los cuerpos de agua aislados pueden volverse mucho más salados, o hipersalinos. Un buen ejemplo de esto lo encontramos en el Mar Muerto, cuyo contenido de sal aumenta la densidad del agua, por este motivo cuando nos bañamos en este mar tendemos a flotar con mayor facilidad, en comparación con el resto del océano.

¿Qué son el sodio y el cloruro?

El sodio es un elemento químico que consiste en un metal alcalino blando, de color plateado, tremendamente abundante en la naturaleza. El cloruro, por otro lado, es un compuesto que lleva un átomo de cloro en estado de oxidación formal -1, correspondiéndose al estado de oxidación más bajo de este elemento, al contener de forma completa la capa de valencia con ocho electrones.

Sal común

Cuando se combinan, lo que se conoce como cloruro de sodio, conforma la sal común o sal de mesa, convirtiéndose así en un alimento que se consume habitualmente en nuestra dieta, y que forma parte cotidiana de nuestra cocina, al ser utilizada comúnmente no solo como un condimento, sino como un conservante de comida.

Esto significa que, por ejemplo, la sal común es útil para ayudar en el proceso de conservación de los alimentos. Y este conocimiento viene de hace ya miles de años, cuando nuestros antepasados, por ejemplo, salaban los pescados para aumentar el período de conservación de los mismos.

También, como hemos visto, es una de las sales responsables de la enorme salinidad del océano.

Por qué los mares son salados
5.00 / 5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar