Escrito por Tendenzias

Órganos de los sentidos: estructura y función, cuidado e higiene

Aunque estén en muchas ocasiones conectados, cada uno de los sentidos cumple una función diferente del resto. Los sentidos afectan a todos los seres vivos, son el medio para captar estímulos. Los estímulos, por su parte son cambios en el medio que nos rodea, una señal externa capaz de provocar una reacción en el organismo. Los cinco sentidos son la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto.

Los cinco sentidos funciones

Órganos de los sentidos: estructura y función, cuidado e higiene

De este modo los sentidos son receptores sensoriales y están formados por células especializadas en la captación de estímulos y son la vía de entrada de información al sistema nervioso. Los órganos que los componen son:

El sentido auditivo: el oído

El oído es el órgano que capta el sentido con su mismo nombre (oído). Además de ser el responsable de la audición también se encarga del equilibrio. Capta vibraciones y las transforma en impulsos nerviosos que al llegar a nuestro cerebro son interpretadas como sonidos.

Los cinco sentidos oido

El oído se divide en tres zonas:

  • Externa: se encuentra en posición lateral al tímpano. Comprende el pabellón auditivo (oreja) y un conducto auditivo de unos tres centímetros de longitud.
  • Media: tras el conducto auditivo externo llegamos a la caja del tímpano, el tímpano separa al oído externo del resto del órgano y es el responsable de la conducir las ondas sonoras hacia el oído interno. En esta parte el oído está directamente conectado con la nariz y la garganta. Está formado por tres huesecitos pequeños y móviles (el martillo, el yunque y el estribo). Los tres huesos conectan el tímpano con el oído interno.
  • Interna: contiene los órganos auditivos y del equilibrio, estos órganos tienen unos filamentos de nervio auditivo para transmitir la información al cerebro. Es una serie de canales membranosos alojados en el “hueso temporal”.

El oído es una ventana hacia una vida repleta de sonidos y sensaciones. Por tanto sus cuidados y limpieza no deben pasarse por alto. Es fácil contraer problemas auditivos e infecciones en los oídos si se pasan por alto estos consejos:

  • Bajar el volumen de televisión y demás aparatos eléctricos sonoros.
  • No abusar de reproductores de música, limitando su uso a una hora diaria y con un volumen por debajo del 60%.
  • No exponerse a ruidos fuertes y sonidos de audífonos a todo volumen.
  • Ten especial atención con tus oídos cuando se te presenten catarros, gripes e infecciones; a la larga pueden causar pérdida auditiva.
  • Sécate bien los oídos después de cada baño.
  • No introduzcas objetos, ni siquiera bastoncillos de algodón.
  • Acudir al especialista con la mayor rapidez posible, para que nos examine y nos recete algún tratamiento, si se observa alguna molestia.
  • Limpiar con agua y jabón diariamente, en caso de exceso de cerumen se puede aplicar un espray que contenga alguna solución de farmacia para ablandar el cerumen acumulado.

El sentido de la vista: los ojos

Aunque todos pensamos en el ojo como el órgano de la visión, en realidad el proceso lo realiza el cerebro. El ojo solo es el órgano encargado de suministrar la información necesaria, aún así es la base del sentido de la vista. Para ello el ojo transforma las vibraciones electromagnéticas y mediante un determinado tipo de impulsos nerviosos (a través del nervio óptico) llegan a nuestro cerebro dónde esa información es interpretada.

Los cinco sentidos vista

El globo ocular tiene una estructura esférica de aproximadamente unos 2,5 centímetros de diámetro y funciona de la siguiente manera:

  • La luz pasa a través de una membrana llamada córnea.
  • Allí llega a la pupila; la pupila, según sea la luz que haya, se ajusta en tamaño. La pupila hace la función de regular la luz. De esta forma se evitan deslumbramientos y se aprovecha mejor la visión cuando hay menos luz (la pupila se dilata).
  • El cristalino del ojo es una pantalla que proyecta las imágenes una vez enfocadas en la retina, puede aplanarse o abombarse según lo cerca o lejos que se encuentre el objeto que veamos.
  • La retina recibe las imágenes invertidas y desde allí se transforman en impulsos nerviosos que son transmitidos a nuestro cerebro por el nervio óptico.

Al igual que todos los órganos sensoriales los ojos necesitan un buen cuidado e higiene:

  • Trabajar y estudiar en ambientes aireados y con luz natural si es posible.
  • La iluminación no debe ser ni demasiado fuerte ni demasiado floja.
  • El material de trabajo y/o estudio debe estar a una distancia de entre 35 y 40 centímetros.
  • Permitir descansos periódicos a la vista. Un mínimo de entre 5 y minutos cada hora de trabajo.
  • No forzar la vista cuando aparece la fatiga.
  • Acudir a un oftalmólogo con la mayor rapidez posible ante la detección de algún problema.
  • No debe utilizarse ningún jabón o producto de limpieza en los ojos, en condiciones normales.
  • Lavar diariamente sólo con agua, especialmente al levantarse.
  • Evitar siempre frotar si entra algún cuerpo extraño. Lo mejor en esos casos es agua abundante.

El sentido del olfato: la nariz

Equipada con los nervios olfativos, la nariz se convierte en el principal órgano del sentido del olfato. Muchas sensaciones gustativas tienen su origen en el sentido del olfato.  Además es un sentido que tiene mucha relación con la memoria. Un determinado aroma conecta con situaciones pasadas, lugares visitados o personas queridas.

La nariz forma parte del aparato respiratorio y vocal. Se puede dividir en región externa, el apéndice nasal y una región interna constituida por las fosas nasales. Las fosas nasales son cavidades que están separadas entre sí por el tabique nasal.

Los cinco sentidos

La región olfativa de la nariz es dónde se produce el sentido del olfato, allí los nervios olfativos comunican la nariz con el cerebro.

Los cuidados e higiene que requiere la nariz son:

  • Eliminar de las fosas nasales el exceso de mucosidad.
  • Utilizar un pañuelo limpio para limpiar la nariz. Tapando una ventana nasal y luego la otra. Sin expulsar aire con excesiva fuerza o brusquedad.
  • Utilizar unas gotas de suero fisiológico o alguna composición farmacéutica si la mucosidad es muy abundante o cuesta mucho su eliminación. Se pueden realizar lavados nasales.
  • No introducir objetos en los orificios nasales (sí… el dedo también cuenta como objeto).
  • Respirar siempre por la nariz.
  • No contener los estornudos.
  • Utilizar vahos de vapor cuando se esté resfriado.
  • Acudir al médico si la congestión nasal dura más de tres días o cualquier anomalía que podamos observar.

El sentido del gusto: la boca y en especial la lengua

La boca es el órgano que tiene la facultad de percibir un amplio abanico de sabores. Siendo el órgano básico del sentido del gusto. Aunque si lo analizamos de forma aislada el gusto solo percibe cuatro sabores: dulce, salado, ácido y amargo. El resto es combinación de estímulos como la textura, temperatura, olor, etc.

La lengua es un órgano musculoso que tiene casi 10.000 papilas gustativas distribuidas de forma desigual en la parte superior. Es curioso que según en qué parte de la lengua las papilas gustativas captan un sabor u otro. Por ejemplo, el dulce y el salado se concentran en la punta de la lengua; las sensibles al ácido se encuentran a los lados y las que son sensibles al amargo están en la parte posterior.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Además de dar forma al gusto, la lengua contribuye a la articulación de palabras y sonidos.

Para tener una lengua ( y boca) sana y bien cuidada hay que llevar a cabo estos consejos:

  • La limpieza de la lengua debe llevarse a cabo tres veces al día, junto con la limpieza bucal general. Es decir, debe ser limpiada en conjunto con los hábitos de salud bucodental. Tres veces al día, después de cada comida principal.
  • En la lengua se acumulan bacterias causantes del mal aliento, para ellos debemos cepillarla también junto con el lavado de dientes que realizamos. Algunos cepillos dentales tienen un raspador en su parte inferior. También podemos invertir en un rascador de lengua, arrastrando así los residuos y las bacterias.
  • Aclarar bien tras su limpieza. Puede utilizarse colutorio o elixir bucal tras la limpieza.
  • Usar hilo dental con regularidad.

El sentido del tacto: la piel

Los seres humanos presentan terminaciones nerviosas en la piel, estas terminaciones nerviosas son los receptores del tacto. El sentido del tacto el cuerpo percibe el contacto con distintas sustancias, objetos, etc.

Los receptores se encuentran en la capa más externa de la piel, llamada epidermis y la información es transportada al cerebro mediante una serie de fibras nerviosas. Hay sectores de la piel que tienen más sensibilidad que otros, esto es debido a que el número de terminaciones nerviosas que actúan como receptores no es el mismo en toda la piel.

Las enfermedades de la piel son muchas y muy variadas por su exposición constante al medio que la rodea, a los gérmenes, las temperaturas, infecciones y enfermedades. El cuidado e higiene en este caso cobra una especial importancia. Para ello debemos seguir una serie de pautas:

  • La limpieza e higiene debe ser un hábito diario. Debido a su constante exposición.
  • Cuidado con la exposición al sol en períodos prolongados y sin protección.
  • Los productos de uso diario para la higiene pueden ocasionar alergias, se deben escoger aquellos que mejor convengan a nuestro tipo de piel. Para ello debemos dejarnos aconsejar por médicos y farmacéuticos.
  • Después de bañarse hay que asegurarse que la piel está seca, para prevenir hongos.
  • Las manos, la cara y las regiones genitales deben mantenerse especialmente limpios. Las manos se deben lavar frecuentemente a lo largo del día.
  • En temporadas de viajar a la playa, ríos y piscinas debemos tener especial cuidado con la piel y ducharnos después para quitar salitre, cloro.
  • Usar cremas hidratantes, sobre todo en épocas de verano.
  • No dejar mucho tiempo las prendas mojadas puestas.

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos