Escrito por Tendenzias

Los enlaces químicos que forman molécucas inorgánicas en los seres vivos

Existen una cantidad de moléculas inorgánicas que presentan interés biológico, es decir, son imprescindibles para la vida. Esto es debido a que las propias células de los seres vivos incluyen estas biomoléculas inorgánicas.

Las moléculas inorgánicas

Se definen como moléculas inorgánicas a todas aquellas sustancias que carecen de átomos de carbono en su composición química. El dióxido de carbono y el monóxido de carbono suponen una excepción.

Un ejemplo de moléculas inorgánicas pueden ser el agua, las sales minerales y los gases.

El agua

El agua es un magnífico disolvente universal debido a su polaridad. Pudiendo de tal modo llevar a cabo la disolución de muchos compuestos polares iónicos. Esto es debido a la atracción de las cargas polares que el agua presenta para estos compuestos. A su vez, esto es resultado de la composición molecular del agua.

Un ejemplo claro de esto es cuando ponemos una cucharada de sal común a un vaso de agua. Se puede observar claramente que la sal se disuelve en el agua. Esto es debido a su composición molecular.

Función del agua

Mediante una serie de puentes de hidrógeno, las moléculas de agua tienden a unirse entre sí. Esto es, el agua tiene una cohesión bastante definida.

De este modo, se denomina adhesión a la unión entre las moléculas de agua y moléculas de distinta naturaleza. Pero ¿cómo se llama este fenómeno de unión?, la respuesta es sencilla: se llama capilaridad y viene dada por la capacidad del agua para avanzar a través de tubos o conductos estrechos, aún avanza en contra de la fuerza de gravedad.

La antes vista cohesión de las moléculas del agua hace que se genere una fuerte tensión superficial. Esto es, en su superficie es bastante densa, tanto que hasta un mosquito puede llegar a posarse y algunos cuerpos con un peso muy reducido pueden flotar. Esto es posible por los muchos puentes de hidrógeno que tiene la composición molecular del agua.

Otra de las propiedades del agua que actúa como enlace químico es la capacidad que tiene para absorber calor. Para que una molécula de agua aumente 1º C debe recibir una gran cantidad de calor. También se debe a los enlaces de hidrógeno que tiene el agua. Así pues, se dice del agua que tiene un alto calor específico.

Gracias al alto grado de calor específico que tiene el agua los organismos vivos logran mantener su temperatura casi constante. También el agua de los océanos hace que la temperatura terrestre no sufra fuertes oscilaciones y poder preservar de este modo la vida en la tierra.

Las sales minerales

Las sales minerales son el calcio, el fósforo, el potasio, el sodio, el hierro, el yodo y el cobre. Estas sales se separan (es decir, se disocian) al disolverse en el agua. Al producirse esto, dichas sales forman iones o electrolitos, ya sea en el líquido intracelular o en un líquido extracelular como puede ser el plasma, la linfa o el líquido intersticial.

Función de los minerales

Por ejemplo, el calcio y el sílice son minerales que forman los depósitos en la superficie de los vegetales. Pero por ir un poco más lejos, se expone que los minerales en disolución pueden ser metálicos o no metálicos.

Los minerales metálicos intervienen en el mantenimiento del equilibrio de la presión osmótica de las células. Estableciendo de este modo los estados físicos necesarios para que la membrana celular y el citoplasma puedan desempeñar sus funciones y trabajen con normalidad.

El potasio, el sodio y el cloro son minerales que funcionan como activadores de enzimas en las plantas. En los animales, el potasio también tiene la misma función, junto con el magnesio y el calcio.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

De este modo, el potasio es un mineral que abunda en el interior de la célula e es indispensable para la contracción muscular y la conducción que lleva a cabo el sistema nervioso. Es fundamental para que se desarrolle una buena sinapsis entre las ramificaciones de las neuronas.

Volviendo al asunto de las plantas, en los procesos de fotosíntesis es necesaria la intervención de sodio magnesio y manganeso. El magnesio es un mineral que forma parte de la clorofila, necesaria para captar la luz solar y poder realizar los procesos de fotosíntesis. Por si esto no fuese poco, en forma iónica, el magnesio actúa en las enzimas como catalizador.

Seguimos con otro mineral importante, el cinc. El cinc participa en la producción de semillas y flores, así como la biosíntesis de las hormonas. Para terminar este apartado y volviendo al mundo de los seres humanos y las especies del reino animal, se puede afirmar que el sodio es un mineral necesario para el balance de agua en la sangre. Se observará cómo en este caso las propias biomoléculas inorgánicas interactúan entre sí.

Bien volviendo al sodio, junto con el calcio y el cloro se encuentran en todos los fluidos del cuerpo animal, los cuales deben tener un nivel adecuado de agua con objeto de obtener los beneficios de esta tan necesarios para la vida de los seres.

Gases

En los organismos vivos hay una constante producción y eliminación de gases. Estos gases pueden ser el oxígeno y el dióxido de carbono. Constantemente estamos respirando y mediante este proceso se produce un intercambio de gases que tiene lugar en los pulmones. Más concretamente en los alvéolos pulmonares. Estos gases (oxígeno y dióxido de carbono) están estrechamente relacionados con la obtención de energía química, por consiguiente se encuentran ligados a la vida y forma parte de la materia viva.

El proceso inverso a nuestra respiración se realiza en las plantas mediante la fotosíntesis. Sin embargo, en definitiva en este proceso también se produce un intercambio gaseoso entre oxígeno y dióxido de carbono. Solo que al revés.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Muchas moléculas transfieren gases con la liberación de energía. Como ya se ha comentado anteriormente en el caso de la respiración.

También te puede interesar:

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos