Escrito por Tendenzias

Componentes del ecosistema: factores abióticos y bióticos

Los ecosistemas están caracterizados por la presencia de varios factores que se relacionan entre sí. Éstos se dividen en dos grupos, los bióticos y los abióticos.

En biología y ecología, la definición de abiótico representa aquello que no es parte de los seres vivos. Y la palabra biótico define a los organismos que sí tienen vida. Os lo explicamos con más detalle a continuación.

Factor abiótico

Este término se refiere a todo aquello que no tiene vida. Son factores que intervienen en los procesos de los ecosistemas, pero son inertes. Estamos hablando de factores como el clima, la geología. Aquí vamos a incluir la temperatura, el agua, la humedad, el pH, el oxígeno, el suelo y los nutrientes.

Los factores abióticos de un ecosistema son los físicos y los químicos. Éstos interactúan con los factores bióticos garantizando la actividad óptima de los ecosistemas del planeta. Cualquiera de ellos es vital para el equilibrio y el bienestar en los ecosistemas. La falta de uno de esos factores sería inviable. A continuación, os vamos a citar algunos ejemplos sobre los factores abióticos.

Temperatura

Este factor abiótico interviene en los períodos de actividad de los seres vivos. También en el desarrollo morfológico y de comportamiento. Muchos fenómenos ocurren por una serie de adaptaciones a las temperaturas desfavorables. Vamos a explicarlos a continuación:

La migración. En el reino animal, existen muchos grupos de animales que van deambulando por distintas regiones en busca del clima adecuado para su reproducción. ¿Os suenan las aves migratorias, por ejemplo? El factor tiempo para esta serie de animales es vital. Van en busca de temperaturas adecuadas y mejores condiciones de alimentación. Están las golondrinas, las ballenas, el bacalao… incluso mariposas.

La hibernación. Debido a las bajas temperaturas y la escasez de alimentos, hay animales que hibernan. Buscan un cobijo seguro para ello y pueden estar meses hibernando. En estos casos el animal mantiene su metabolismo ralentizado y en estado de letargo. Se mantiene gracias a la grasa acumulada, y puesto que no consume energía, éste aguanta perfectamente.

IStock 517679298

La estivación. Hay animales que, debido a las altas temperaturas, disminuyen su actividad, las tortugas o los caracoles entre otros anfibios y reptiles.

Éstos mantienen una temperatura estable aguardando en su caparazón o escondiéndose en sus madrigueras.

El agua. Este factor es indudablemente vital para la supervivencia de cualquier ser vivo.

Factor biótico

Estos factores son todos aquellos seres que tienen vida, tanto flora como fauna y sus respectivos intercambios. Los seres vivos han de tener unas características y un comportamiento fisiológicos que les pueda asegurar la supervivencia y la reproducción de todos ellos. Las condiciones ambientales que comparten generan competencias entre especies dadas por el alimento, el lugar, su extensión, entre otros.

Podemos dividir este factor en dos grupos, los seres autótrofos y los seres heterótrofos.

Seres autótrofos

Estos seres tienen la capacidad de crear su propio alimento a través de la fotosíntesis y quimiosíntesis. Algunos ejemplos serían las algas y las plantas angiospermas.

Los organismos autótrofos son capaces de desarrollar materia orgánica partiendo de materia inorgánica. También pueden sintetizar las sustancias que necesitan para un adecuado funcionamiento metabólico a través de los componentes que no son orgánicas. Los organismos autótrofos son un eslabón fundamental en la cadena alimentaria. Su metabolismo permite su propio desarrollo y el de otros seres vivos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Seres heterótrofos

Los seres heterótrofos no pueden fabricar su propio alimento, son aquellos que se alimentan a partir de otros seres muertos. Independientemente de si son animal o vegetal. Las bacterias y los hongos, por ejemplo.

Los hongos y los descomponedores pertenecen al reino fungi. A pesar de ser inmóviles como cualquier planta, no comparten con ellas la capacidad de fotosíntesis, la cual permite convertir la luz solar en energía. Éstos deben descomponer y absorber materia orgánica, ya sea del humus en descomposición de los suelos, de las partes húmedas y encerradas de la piel de un hospedador, o de los excrementos de otros seres vivos, dependiendo del tipo de hongo (descomponedor, parásito…).

En un principio, cuando sólo se disponen de organismos autótrofos, la biomasa se incrementa muy deprisa, hasta que surgen los primeros herbívoros. Lo que hacen estos, es disminuir la velocidad de producción de la misma. La llegada de los carnívoros equilibra la ingesta de materia orgánica al disminuir el número de herbívoros. Los descomponedores (bacterias y hongos), presentes desde el inicio, cierran la cadena.

Clasificación de los seres vivos según la resistencia a las presiones

Los euritermos. Estos seres pueden soportar enormes variaciones en la presión.

Los estenotermos. Al contrario que los anteriores, estos seres no pueden soportar presiones elevadas.

La salinidad

Éste es un factor abiótico primario en la repartición se lo seres acuáticos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

El eurihalino es un ser vivo que soporta enormes variaciones en la salinidad.

Los estenoalinos son seres que, al contrario de los anteriores, éstos no soportan tantas variaciones en la salinidad.

Las halófitas son plantas de sal y naturalmente viven en un medio donde predomina mucha salinidad.

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos