Las formas acelulares y partículas infectivas subvirales: hongos, algas y protozoos

Tanto las algas como los protozoos pertenecen al mismo reino, el reino de los protoctistas, por lo que tienen en común las características generales. Características generales de los protozoos y de las algas Los protoctistas son predominantemente unicelulares, excepto algunas algas, que son pluricelulares. Todos son acuáticos o viven en medios húmedos. En cuanto a […]
EspacioCiencia.com

Tanto las algas como los protozoos pertenecen al mismo reino, el reino de los protoctistas, por lo que tienen en común las características generales.

Características generales de los protozoos y de las algas

  • Los protoctistas son predominantemente unicelulares, excepto algunas algas, que son pluricelulares.
  • Todos son acuáticos o viven en medios húmedos.
  • En cuanto a su nutrición, los hay heterótrofos y fotoautótrofos.
  • Para desplazarse muchos disponen de cilios, flagelos o seudópodos (en el caso de los protozoos).
  • En cuanto a su reproducción, puede ser asexual y sexual.

Cómo se clasifican los protozoos

Los protozoos pueden dividirse en tres grupos:

Los zoomastiginos

Estos presentan uno o varios flagelos que les sirven para la locomoción. Algunos son de vida libre y otros son parásitos.

Los rizópodos o sarcodinos

Estos generan seudópodos para moverse y capturar alimento. Los hay de vida libre y parásitos.

Los ciliados

Estos se desplazan y capturan el alimento mediante cilios. Tienen un orificio llamado citostoma (que hace de boca) y dos núcleos (macronúcleo y micronúcleo). La mayoría son de vida libre y tienen reproducción asexual y sexual (por conjugación).

Los esporozoos o apicomplejos

Estos carecen de estructuras para la locomoción. Todos son parásitos con ciclos biológicos complejos (con reproducción asexual y sexual), que llevan a cabo en más de un hospedador.

Clasificación de las algas

En este grupo se engloban los protoctistas fotoautótrofos, que dependen del medio acuático.

Hay algas unicelulares y microscópicas (algunas forman colonias) y pluricelulares y macroscópicas con organización corporal tipo talo (sin tejidos). Sus células suelen tener una pared celulósica y, en todos los casos, cloroplastos con pigmentos que absorben luz como la clorofila, de color verde, o los carotenoides, anaranjados, y otros pigmentos. Según la proporción tienen una coloración característica También les permiten absorber luz de distinta longitud de onda, lo que hace que puedan vivir a diferentes profundidades.

La mayoría son acuáticas, pero las hay terrestres de ambientes húmedos. Las unicelulares flotan en el agua (fitoplancton) o se asocian en simbiosis con hongos (líquenes) o con invertebrados (corales y anémonas). Las pluricelulares se fijan al sustrato o flotan gracias a bolsas llenas de aire.

Se pueden reproducir asexual y sexualmente, las pluricelulares también pueden alternar ambos tipos de reproducción.

Los principales filos de algas son: los euglenofitos o euglenas, que son las más simples, los bacilariofitos o diatomeas, los gamofitos o algas conjugadas, los clorofitos o algas verdes, los feofitos o algas pardas y por último los rodofitos o algas rojas.

Características generales de los hongos

Advertisement

Uno de los reinos que existen para la clasificación de los seres vivos es el de los hongos. Los organismos integrantes de este reino evolucionaron probablemente a partir de algún grupo de protoctistas con ciertas características fúngicas. En la actualidad, se conocen alrededor de 10000 especies, casi todas terrestres y unas pocas acuáticas.

Las características generales que presentan los hongos son las siguientes:

  • Los hongos son organismos heterótrofos cuyas células eucariotas almacenan glucógeno como sustancia de reserva y tienen una pared celular de quitina.
  • Los hay unicelulares, como las levaduras, aunque debemos tener en cuenta que la mayor parte son pluricelulares con organización tipo talo, es decir, sin tejidos.

  • En los talos de los hongos, llamados micelios, las células se disponen formando filamentos sencillos o ramificados, las hifas. Las hifas pueden ser tabicadas (aquellas cuyas células están separadas por tabiques transversales o septos), o bien pueden ser cenocíticas (en el caso de que no tengan septos y parezcan una única célula gigante multinucleada).

La nutrición en los hongos

Los hongos son organismos heterótrofos que segregan enzimas digestivos sobre el alimento y, después, absorben los nutrientes resultantes de la digestión a través de la pared y de la membrana plasmática.

La reproducción en los hongos

El tipo de reproducción más frecuente en los hongos es asexual, bien por gemación (como en el caso de las levaduras), bien por fragmentación y regeneración de las hifas, bien mediante conidios, unas esporas asexuales que se forman por mitosis en los esporangios, llamados conidióforos, que surgen en las hifas aéreas.

También tienen reproducción sexual. Para ello, se produce una fusión de hifas de individuos diferentes. Posteriormente, se forma un cigoto, que crece y genera unos esporangios en los que, por meiosis, aparecen esporas sexuales.

Advertisement

En algunos hongos, estos esporangios se encuentran en unos cuerpos fructíferos de aspecto diverso, llamados carpóforos, que se forman a partir del micelio y que están constituidos por hifas entrecruzadas y muy apretadas; las setas son los carpóforos.

Sean del tipo que sean, las esporas son células que suelen estar rodeadas por cubiertas resistentes. Cuando se liberan, son diseminadas por el viento, el agua, etc. Si caen en lugares adecuados, pueden germinar y originar un nuevo micelio.

Clasificación de los hongos

Este reino comprende cinco filos: los zigomicetos, los deuteromicetos, los ascomicetos, los basidiomicetos y los líquenes o micofitos.

Los Zigomicetos

Los zigomicetos tienen hifas cenocíticas. Producen tanto esporas asexuales (conidios) como sexuales (zigoesporas). El filo incluye algunos de los mohos más conocidos, como es el caso del Mucor, Rhizopus, etc.

Los deuteromicetos

Los deuteromicetos tienen hifas tabicadas. Su reproducción es asexual mediante conidios. El grupo incluye a los mohos, como Penicillium (que produce antibióticos), y especies parásitas del ser humano, como Cándida (que ocasiona infecciones vaginales).

Los ascomicetos

Los ascomicetos tienen hifas tabicadas. Producen tanto esporas asexuales (conidios) como sexuales (ascosporas), estas últimas en el interior de un esporangio llamado asca.

Advertisement

Comprende especies unicelulares, como las levaduras, de utilidad industrial en la elaboración del pan, la cerveza o el vino; formas parásitas, como el cornezuelo del centeno, y simbiontes con cuerpos fructíferos comestibles, como las trufas, que forman asociaciones (micorrizas) con las raíces de algunos árboles.

Los basidiomicetos

Los basidiomicetos tienen hifas tabicadas. Producen esporas sexuales o basidiosporas en el exterior de los esporangios, llamados basidios, que se forman en los cuerpos fructíferos. El grupo incluye especies parásitas de plantas (como las royas y tizones) y saprofitos o simbiontes, como la amanita o el champiñón.

Los líquenes o micofitos

Los líquenes son ascomicetos o basidiomicetos que solo viven en asociaciones simbióticas con algas clorofitas o cianobacterias (el organismo fotoautótrofo aporta los productos de la fotosíntesis, mientras que el hongo proporciona agua y minerales). Se reproducen asexualmente, por fragmentación, y sexualmente, el hongo forma ascas o basidios en cuerpos fructíferos con forma de copa, que crean las esporas. Cuando se liberan y germinan, originan un micelio; si encuentran el alga apropiada, producen un nuevo liquen.

También te puede interesar:

Advertisement
Las formas acelulares y partículas infectivas subvirales: hongos, algas y protozoos
4.20 / 5
4.20 - 49 Votos

También te puede interesar