BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

Cómo hacer una lámpara de lava paso a paso

Seguramente ta hayas quedado un tiempo absorta mirando esas lámparas con burbujas de colores que suben y bajan en un movimiento relajante, acompasado. Esas lámparas se llaman lámparas de lava, una lámpara que nosotros mismos podemos realizar con nuestros peques, en familia que es como mejor salen las cosas. Hoy vamos a aprender cómo hacer una lámpara de lava paso a paso.

Cómo hacer una lámpara de lava

Las lámparas de lava son lámparas que emiten una luz cálida, suave, relajante, ideal para una habitación infantil. Con un efecto hipnotizante, cuando una lluvia de burbujas de diferentes tamaños y formas, comenzarán a subir y bajar, creando unos efectos muy atractivos.

Estas lámparas suelen ser bastante caras cuando las encontramos en las tiendas de iluminación, pero hoy vamos a aprender a hacerlas paso a paso. De forma fácil con ingredientes que tenemos todos en casa y sin gastarnos prácticamente ni un euro, podemos conseguir una lámpara de lava exclusiva y totalmente a nuestro gusto.

Materiales para hacer una lámpara de lava

Para la fabricación de una lámpara de lava, necesitaremos una serie de materiales que bien podemos tener en casa o bien son fáciles y baratos de adquirir. Podemos realizar una lámpara de lava, como ya hemos dicho, como una actividad familiar, donde toda la familia puede participar.

 

Queremos aclarar que vamos a aprender a crear la peana de la lámpara, ya que la iluminación se añadirá finalizada ésta, bien con una luz de bombilla o bien utilizando un soporte para velas.

Los materiales que vamos a necesitar

  • 1 Botella o frasco transparente, puede ser de cristal o de plástico. Elige una que tenga una forma bonita.
  • Aceite Vegetal.
  • Alka Sletzer o cualquier comprimido que sea efervescente.
  • Agua.
  • Colorante líquido para alimentación, será el que de el color a las burbujas.

Pasos para hacer una lámpara de lava

Realizar este experimento es muy fácil, para ello:

Primer Paso

Cogemos el recipiente elegido y lo lavamos bien para quitar todos los restos de antiguos contenidos. Si tiene etiquetas las quitamos.

Segundo Paso

Vertemos en el recipiente agua hasta completar 1/4 del contenido, para después añadir las 3/4 partes restantes de la botella o recipiente con aceite vegetal. Resumiendo 3/4 de aceite y 1/4 de agua.

Tercer Paso

Esperamos a que ambos líquidos se estabilicen, quedando completamente separados, el agua quedará en la parte inferior de la botella o recipiente, mientras que en la parte superior será el aceite el que ocupe, claramente, el espacio.

Cuarto Paso

Es el momento de introducir color a nuestra lámpara de lava, simplemente vertiendo un chorrito del colorante líquido alimenticio, del color deseado, habremos cambiado el aspecto totalmente. Este colorante tiene la propiedad de ser soluble en el agua, añadiéndole color.

Quinto Paso

Ahora llega la parte bomba, cogemos uno o dos comprimidos de las pastillas efervescentes, los partimos y los introducimos en el recipiente o botella. Cuando éstos entran en contacto con el agua, un montón de burbujas comenzarán a ascender hasta llegar a la parte donde se encuentra el aceite. La burbuja no podrá atravesar la capa de aceite y descenderá de nuevo. Esto se debe a una reacción química que más tarde explicaremos.

Estas burbujas de gas que se elevan serán de lo más llamativo, ya que estarán cargadas de color, el color del agua y por lo tanto el del colorante alimenticio.

Sexto Paso

Una vez se hayan agotado las pastillas efervescentes, las burbujas desaparecerán. La solución es volver a introducir más pastillas y disfrutar del espectáculo.

Qué se demuestra con el experimento de una lámpara de lava

Como hemos visto, podemos hacer una lámpara de lava, simplemente con agua, aceite, colorante y unas pastillas efervescentes. En este experimento, podemos ver la reacción del aceite y el agua, por un lado y por otro la reacción química que se produce con las pastillas efervescente.

Agua y Aceite

Primera pregunta que nos planteamos, ¿Por qué no se han mezclado el agua y el aceite?. La respuesta es muy sencilla, por mucho que agitemos la botella e intentemos mezclarlos, será imposible, el agua y el aceite no serán nunca una mezcla homogénea, por lo tanto no se pueden disolver entre sí.

El agua respecto al aceite funciona como un imán, es decir, tiene polaridad, un polo positivo y otro negativo, mientras que el aceite carece de polaridad, es decir es neutro. Al no tener polaridad, no se siente atraído por el agua pero tampoco siente repulsión o rechazo. Siguiendo este principio, todo lo que se disuelve en agua no se disolverá en aceite.

Pastilla Esfervescente

Las pastillas efervescentes tienen entre su composición bicarbonato sódico y un ácido, que bien puede ser ácido cítrico, ácido ascórbico o bien ácido acetilsalicílico. Cuando estos componentes entran en contacto con el agua, que se encuentra en la parte inferior del recipiente, se produce la siguiente reacción química.

El carbonato sódico se separan en dos iones, en el ión hidrogenocarbonato (HCO3 -) y el de sodio (Na+). Cuando el ión hidrogenocarbonato entra en contacto con el ácido orgánico, se produce una reacción química dando lugar al dióxido de carbono (CO2). El dióxido de carbono es un gas y por lo tanto el responsable de “fabricar” la burbujas que luego verás ascender.

Si en este experimento hubiésemos prescindido del aceite, las burbujas al subir explotarían al entrar en contacto con el aire. En nuestro caso, como la capa superior es aceite, lo que provocará será que al tocar el aceite, la burbuja no explote, sino que comience a descender.

Otras Variaciones

Existen otras formas de realizar una lámpara de lava como es sustituir las pastillas efervescentes por un dedo de alcohol, en este caso necesitaremos calentar la mezcla. Si cogemos una lata de paté, la hacemos agujeros e introducimos una vela, tendremos el calor que necesitamos.

En este caso el alcohol y el agua se pueden mezclar, ambos actúan como un imán y por lo tanto son solubles, si al agua le añadimos alcohol conseguimos un mezcla con una densidad algo mayor a la del aceite. Si esta mezcla la calentamos ligeramente, como hemos dicho por medio de una vela, la mezcla podrá flotar en forma de burbujas, sobre el aceite.

En el siguiente vídeo podéis ver la explicación y como realizar el experimento.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos