Escrito por Tendenzias

La historia y origen de la Tierra

En el Big Bang, la materia empezó por un punto cuya densidad era infinita. Llegó el momento en que esa materia decidió explotar y generó la mayor explosión que se pueda uno imaginar. Se expandió en todas las direcciones posibles hasta conseguir crear lo que hoy llamamos Universo. Esto ocurrió hace 13.800 millones de años.

La creación de éste podría compararse (para que lo entendáis, porque realmente no es comparable con nada) con la manera de hinchar un globo, cuando soplas dentro se expande rápidamente. Pues con el Big Bang, esparció la materia rápidamente ocupando un espacio infinito.

Teoría del origen de la Tierra

Los físicos teóricos han conseguido reconstruir la cronología de lo que ocurrió en aquel entonces. La materia disparada en todas esas direcciones que hablábamos, está constituida solamente por partículas básicas como lo son:

Los electrones, positrones, mesones, bariones, neutrinos y un larguísimo etcétera. Se conocen casi cien partículas actualmente.

George Gamow, físico ruso pero nacionalizado en EEUU, rectificó la teoría de Lemaître sobre el núcleo primordial. Planteó que el Universo fue creado tras una explosión desorbitada y que los distintos elementos que hoy se pueden observar se produjeron los primeros minutos tras la explosión, cuando la densidad del Universo y las tremendamente altas temperaturas, fusionaron, junto con los elementos químicos, las partículas subatómicas.

Investigaciones recientes indican que el helio y el hidrógeno fueron los elementos primarios del Big Bang, y los elementos que eran más pesados fueron a llevarse a cabo más tarde junto con las estrellas.

IStock 637762566

Expansión del Universo

Sin embargo, George Gamow ofrece una base para el entendimiento de los primeros ciclos del Universo y su posterior evolución. Debido a su elevada densidad, en los primeros momentos la materia presente se expande con mucha rapidez. El hidrógeno y el helio se enfriaron y se condensaron en estrellas y galaxias. Eso explicaría la expansión del Universo y la base de la ley de Hubble.

A medida que se expandía el Universo, la radiación del exceso de residuos siguió enfriándose hasta llegar a 3K, -270°C que es lo mismo. Este rastro de radiación fue detectado por los radioastrónomos en 1965. Con ello proporcionaron la confirmación de la teoría del Big Bang.

Uno de los grandes dilemas científicos, el cual sigue sin resolverse, es saber si, el Universo es abierto o cerrado. Porque si lo comparamos con el globo como hemos hecho al principio, éste se contrae con el tiempo. ¿Se contraerá el universo? Esperemos que no.

IStock 536622308

Hay métodos que insinúan la presencia de materia oscura y que es invisible, la que llamamos materia oscura. Mientras no se entienda este fenómeno de la materia oscura, las especulaciones pueden ser infinitas y poco convincentes.

En cosmología teórica, muchos de los contenidos habituales se centran en exponer una comprensión más adecuada de los procesos que han debido dar lugar el Big Bang.

La teoría inflacionaria

Ésta fue formulada en los años 80 descifrando dificultades importantes en la proposición original de Gamow al añadir avances en la física de las partículas elementales. Todas estas teorías han llevado a especulaciones tan atrevidas y descaradas como la posibilidad de infinidad de universos creados según el modelo inflacionario.

Por otro lado, normalmente los cosmólogos están más preocupados por localizar el escondite de la materia oscura, mientras otros siguen con la idea de que la gravedad y los fenómenos del plasma tienen la respuesta para entender la estructura del Universo.

IStock 471296532

Origen de la Tierra

A lo que llamamos Vía láctea, hace 5.000 millones de años, se condensó una pequeña parte de materia en una nube más densa. Ocurría en más sitios, pero ésta nos interesa, principalmente porque se trata de nuestro planeta.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Las fuerzas gravitatorias consiguieron que gran parte de esa masa formara una esfera en el centro y otras más pequeñas girando a su alrededor. La masa del centro era un globo incandescente, el Sol. Las masas más pequeñas se fueron condensando mientras delineaban órbitas a su alrededor, con la posterior formación de planetas y algunos satélites.

Uno de los planetas cogió la mejor ubicación (el tercer puesto) para, en un futuro, desarrollar todo el proceso hasta conseguir la vida en la Tierra.

Formación de la Tierra

Hace 4.500 millones de años, antes de ser Tierra era un mazacote de rocas conglomeradas. Se calentó su interior y fundió el planeta. Con el paso del tiempo la corteza de la Tierra se secó y se transformó en roca sólida, pero el calor procedente del interior las fundía de nuevo. Con el tiempo, la temperatura bajó lo suficiente como para permitir la formación de una  estable. Con el proceso de condensación, formación de los océanos y demás, también se crearon capas, una de ella de gases, la atmósfera.

Claro que hasta que el clima se hizo respirable pasaron millones de años. La interacción entre el aire, la tierra, el agua, la lava…  hizo que la Tierra fuera transformándose en un lugar con relieves, mar, etcétera. Pero sigamos con los detalles…

IStock 488576186

Al principio no tenía atmósfera, y recibía continuos impactos de meteoritos. La actividad volcánica era muy intensa, lo que motivaba a que grandes masas de lava incandescente salieran al exterior y aumentaran gradualmente el espesor de la corteza al enfriarse y solidificarse.

IStock 525450811

La actividad de los volcanes generó una gran cantidad de gases que terminaron formando una capa sobre la corteza. Su composición en aquel entonces no tiene que ver con la actual, pero fue la primera capa protectora y permitió la aparición del agua líquida.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);
IStock 515005712

En las erupciones, a partir del oxígeno y del hidrógeno se generaba vapor de agua, que al ascender por la atmósfera se condensaba, dando origen a las primeras lluvias. Al cabo del tiempo, con la corteza más fría, el agua de las precipitaciones se pudo mantener líquida en las zonas más profundas de la corteza, formando mares y océanos, es decir, la hidrosfera.

IStock 544107592

La vida en la Tierra ocurriría mil millones de años más tarde

Antes de la creación del Universo, no se sabe lo que había. Podían ser otros planetas, estrellas, soles… o quizás nada en absoluto.

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos