La electricidad estática: qué es y cómo funciona

Cuando un rayo llega al suelo tenemos una demostración, repentina y tremendamente vívida, del poder de la electricidad estática. Consiste en la energía eléctrica que se ha acumulado en un lugar concreto. La mayoría de nosotros sabemos que la electricidad estática es aquella que se acumula cuando unimos algunas cosas, aunque, evidentemente, eso no es […]

Cuando un rayo llega al suelo tenemos una demostración, repentina y tremendamente vívida, del poder de la electricidad estática. Consiste en la energía eléctrica que se ha acumulado en un lugar concreto. La mayoría de nosotros sabemos que la electricidad estática es aquella que se acumula cuando unimos algunas cosas, aunque, evidentemente, eso no es realmente una explicación satisfactoria. Efectivamente, aunque los rayos son un ejemplo espectacular de electricidad estática, no es algo que podamos aprovechar todos los días.

La electricidad estática

¿Qué es la electricidad estática? ¿En qué consiste?

Hoy en día el uso de la electricidad está tan extendido que es fácil olvidar que nuestras casas, oficinas y fábricas se han alimentado de esta forma de energía, únicamente desde finales del siglo XIX, cuando algunos pioneros como Alessandro Volta, Joseph Henry, Michael Faraday y Thomas Alba Edison descubrieron algunos de los principales secretos de la electricidad. Y no solo sus secretos, sino cómo producida y cómo hacer que en definitiva haga cosas útiles.

Antes de esos descubrimientos, la realidad era bien diferente: la electricidad era, en gran parte, solo una simple curiosidad. Era muy interesante para los científicos estudiar e indagar acerca de ella, pero no había mucho más que pudieran hacer. En aquellos días, las personas cocinaban y calentaban sus hogares utilizando estufas de carbón o de leña. Y encendían sus habitaciones con lámparas de aceite o velas.

La llamada como “electricidad moderna”, que también es conocida como electricidad actual (o corriente eléctrica), es la energía que viaja por un cable de metal desde el lugar donde se produce (desde una planta de energía hasta una pequeña batería), hasta el elemento que alimenta (que puede ser un motor eléctrico, una lámpara o un elemento calefactor). Por tanto, la electricidad actual está siempre en movimiento, transportando la energía de un lugar a otro.

Pero antes de comprender qué es y cómo funciona la electricidad estática, debemos entender los conceptos básicos de qué son los átomos, y también sobre el magnetismo.

Cómo funciona la electricidad estática

Todos los objetos físicos, independientemente de cuáles sean, se encuentran formados por átomos. Y dentro de un átomo encontramos protones, electrones y neutrones. Los protones, por ejemplo, tienen una carga positiva, los electrones carga negativa, y los neutrones son neutros.

Por lo tanto, todas las cosas están formados por cargas. Las cargas opuestas se atraen entre sí (negativo a positivo). Y las cargas similares se repelen entre sí (positivo a positivo o negativo a negativo). La mayor parte de las veces, las cargas positivas y negativas se equilibran en un objeto, convirtiéndolo en neutral.

La electricidad estática, sin embargo, es el resultado de un desequilibrio existente entre las cargas negativas y positivas  de un determinado objeto. Estas cargas pueden acumularse en la superficie de un objeto hasta que encuentren la forma de ser liberadas, o descargadas. Y una forma de descargarlas es a través de un circuito.

El roce de ciertos materiales entre sí pueden transferir cargas negativas, o electrones. Por ejemplo, si frotas un zapato sobre la alfombra, tu cuerpo recoge electrones adicionales. Y los electrones se aferran al cuerpo hasta que puedan liberarse.

Pongamos otro ejemplo sencillo con la ayuda de un sombrero. Quizá hayas experimentado ya esa sensación ciertamente espeluznante al quitártelo, y a medida que te lo vas retirando, se crea un peinado interesante porque los electrones se transfieren del sombrero al cabello. Recuerda: los objetos con la misma carga se repelen entre sí. Y debido a que tienen la misma carga, tus pelos se pondrán de punta. Efectivamente, ¡tus cabellos simplemente están tratando de alejarse lo más posible el uno del otro!.

Lo mismo ocurre cuando frotas un globo contra tu ropa y se pega a la pared. Estás añadiendo un exceso de electrones (cargas negativas) a la superficie del globo. Por tanto, la pared tiene una carga positiva mayor que el globo. De forma que, a medida que ambos entran en contacto, el globo se pegará debido a la regla de que se atraen los opuestos (positivo a negativo).

La electricidad estática: qué es y cómo funciona
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar