Escrito por Tendenzias

La Coordinación y el Sistema Nervioso

La coordinación en el cuerpo humano la llevan a cabo el sistema nervioso y el sistema endocrino. Ambos regulan los procesos, sin embargo el sistema nervioso es el único capaz de producir una respuesta instantánea ante un estímulo externo, el sistema endocrino se enfoca más en la regulación interna de los órganos.

Qué es la coordinación en el ser humano

La coordinación, según el Diccionario de la Lengua española, es la acción de coordinar, definiendo este verbo como:

Sistema nervioso y coordinacion
  1. Unir dos o más cosas de manera que formen una unidad o un conjunto
  2. Dirigir y concertar varios elementos

Así es precisamente como actúa el cuerpo humano. Los sistemas de coordinación aseguran que todas las tareas que nuestro cuerpo debe llevar a cabo se hagan correctamente y en el tiempo preciso. Como si se tratara de una unidad íntegra, todos los elementos necesarios para llevar a cabo una tarea trabajan de forma coordinada, funcionan como el mecanismo de un reloj. Desde beber un vaso de agua, correr, saltar o patinar. Veremos cómo el sistema nervioso interviene en todo este proceso.

El sistema nervioso

El sistema nervioso tiene una función principal que es relacionar al ser humano con el entorno. De este modo procesa toda la información que recibe. Cualquier cambio en el ambiente es registrado por receptores y mediante los canales correspondientes llegan a nuestro cerebro, allí se gestiona toda la información y se dan las correspondientes respuestas que son siempre adaptadas a las circunstancias e inmediatas (o de corta duración).

También te puede interesar:

Cuando nos referimos al sistema nervioso, estamos hablando de todo un entramado de órganos y estructuras formadas por tejidos nerviosos. Los tejidos nerviosos se forman por células muy especializadas llamadas neuronas y otro tipo llamadas “células de la glía”. Las neuronas se encargan de transmitir y recibir señales por medio de una prolongación ramificada que tienen llamadas dendritas.

Que es el sistema nervioso

Así mismo, dependiendo de su función las neuronas pueden clasificarse en tres tipos:

  1. Sensitivas: transportan la información percibida para procesarla
  2. Motoras: llevan la información una vez procesada hasta los “efectores”, que son las células que ejecutan las respuestas
  3. De asociación o interneuronas: se encargan de establecer conexión entre las neuronas sensitivas y las neuronas motoras.

Por otra parte las células de la glía se encargan de proteger y alimentar a las neuronas.

Una vez visto de cómo está formado básicamente el sistema nervioso analizaremos sus partes: principalmente se divide en dos partes básicas, “el sistema nervioso central” y “el sistema nervioso periférico”. Esta división solo es con fines anatómicos.

El sistema nervioso central

Básicamente consta de dos órganos que actúan como soporte principal del sistema nervioso: el cerebro y la médula espinal.

El cerebro es el gran director de orquesta, es el órgano más complejo que existe. Puede contener  entre 86 y 100 mil millones de neuronas. Es el que forma la estructura física de la mente y procesa toda la información. El cerebro es un órgano muy poderoso que controla todo nuestro cuerpo.

Los diferentes sistemas nerviosos

Por otro lado, la médula espinal es el eje central donde se canaliza toda la información, hacia y desde el cerebro. Es como una gran autopista de información, por ella pasan todos los datos, tanto de los receptores como de los efectores. La médula espinal es el tejido nervioso más extenso de todo el cuerpo humano.

Para concluir con este apartado hay que hacer mención a la fuerte protección que tienen estos dos órganos que componen el sistema nervioso central. Es tal su importancia para nuestra vida y son tan vulnerables que se encuentran guarnecidos por una estructura ósea. En el caso del cerebro, se encuentra protegido por el cráneo, el hueso más duro. En el caso de la médula espinal por toda la columna vertebral.

El sistema nervioso periférico

Está formado por nervios y neuronas que se encuentran fuera del sistema nervioso central. Su función principal es conectar los miembros y órganos de todo el cuerpo con el sistema nervioso central.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

A diferencia del anterior, los tejidos nerviosos del sistema nervioso periférico no se encuentran protegidos por estructuras óseas. Lo cual permite que pueda ser dañado por toxinas o daños mecánicos.

Regula y coordina todos nuestros órganos internos, a través de los axones. Los axones son prolongaciones de las neuronas especializadas en conducir el impulso nervioso hasta otra célula. Es el sistema de transporte de información.

Los componentes del sistema nervioso periférico son:

  1. Sistema sensorial: toda la estructura neuronal y nerviosa que recibe y transmite los impulsos al sistema nervioso central para su procesamiento.
  2. Aparato locomotor: se origina en el sistema nervioso central y transmite impulsos a órganos efectores en la totalidad del cuerpo. El aparato locomotor está formado por toda la cantidad de huesos, músculos y nervios que hacen posible nuestras respuestas.

La coordinación y el sistema nervioso: ejemplos

Hemos visto como nuestro cuerpo responde coordinadamente debido a que:

  1. Recibimos estímulos que son captados por los sentidos
  2. Esos estímulos son llevados al cerebro para su procesamiento a través de una arquitectura nerviosa llamada sistema sensorial.
  3. El sistema sensorial lleva la información a la médula espinal y esta al cerebro, la información ya se encuentra en el sistema nervioso central.
  4. El cerebro procesa la información y manda una respuesta. La orden del cerebro a nuestros músculos y órganos es guiada por la médula espinal hacia el aparato locomotor.
  5. La compleja estructura nerviosa del aparato locomotor hace que las órdenes lleguen a los demás órganos y se produce una respuesta inmediata o corta. Las órdenes son tan precisas y su transmisión tan exacta que respondemos de forma coordinada.

Ahora vamos a ilustrar estos cinco puntos para su mejor comprensión:

Supongamos que vamos andando por la calle y de repente oímos unos ladridos espantosos. Giramos la cabeza y vemos a un perro enorme que viene corriendo hacia nosotros.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

En ese punto, a través de la vista y el oído, hemos captado unos estímulos que rápidamente son llevados por todo el sistema nervioso a nuestro cerebro.

El cerebro da una respuesta negativa. Es decir, hay que alejarse puesto que estamos en peligro. Lanza esa orden por sus canales convencionales, primero a la médula espinal, desde allí a toda la red nerviosa que compone el aparato locomotor.

Casi sin pensarlo, en cuestión de segundos nos vemos corriendo delante del perro. Puede parecer una acción sencilla pero en realidad para que podamos salir corriendo delante del perro han tenido que intervenir una gran cantidad de nervios y órganos que trabajan de forma muy organizada, con un único fin… Nuestra respuesta debe ser rápida, precisa y coordinada.

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos