Júpiter, muy cerca

Para aquellos que vivimos asfixiados bajo la contaminación lumínica de las grandes ciudades sólo hay dos luces en el cielo nocturno capaces de llamar nuestra atención por estos días, además de la Luna. Una se pone temprano hacia el oeste mientras atardece, es el planeta Venus, que brilla sobre el claro horizonte del poniente. Júpiter […]

Para aquellos que vivimos asfixiados bajo la contaminación lumínica de las grandes ciudades sólo hay dos luces en el cielo nocturno capaces de llamar nuestra atención por estos días, además de la Luna.

Una se pone temprano hacia el oeste mientras atardece, es el planeta Venus, que brilla sobre el claro horizonte del poniente.

Júpiter en oposición 2009 sobre el Mediterráneano (Tunç Tezel)

La otra, un poco más tarde, se levanta desde el este junto con las demás estrellas, invisibles a los ojos urbanos, y recorre el firmamento con un brillo espectacular durante toda la noche hasta posarse sobre el oeste hacia el amanecer.

Así Júpiter nos enseña su inmenso tamaño, siendo un planeta mucho más lejano que nuestro vecino Venus, brilla con una magnitud de -2.9. Pero su tamaño no es el único factor que lo hace tan visible, Júpiter estará en oposición este 21 de septiembre.

Que Júpiter esté en “oposición” este 21 de septiembre significa que el planeta y el Sol tendrán longitudes eclipticales que diferirán en 180°, o sea, podremos ubicarlos en puntos opuestos de nuestro cielo.

Esto lo vemos así porque la Tierra pasará entre Júpiter y el Sol el 21 de septiembre de 2010. La así llamada oposición ocurre cada 13 meses, momento más que recomendable para observar a Júpiter cerca de la Tierra.

Pero este año es especial, además del fenómeno de la oposición de Júpiter (que se repite todos los años), la noche anterior Júpiter estará más cerca de la Tierra de lo que lo ha estado en medio siglo.

Eso pasa porque las órbitas de los planetas, como sabemos, no son exactamente circulares, y la oposición de un planeta no necesariamente coincide siempre con su mayor acercamiento a la Tierra.

Comparación de tamaños entre la Tierra y Júpiter (distancia no real)

Por supuesto, si bien el planeta puede verse a simple vista en cualquier parte del mundo, los beneficios de esta cercanía son mucho más apreciables a través de instrumentos de observación.

No es necesario que sean herramientas ópticas demasiado poderosas, con un par de binoculares astronómicos (a partir de 10×50) ya nos alcanza para detectar las cuatro lunas más grandes de Júpiter, así como lo hizo Galileo hace más de 400 años.

Para observar los detalles de Júpiter, como la Gran Mancha Roja, o sus cinturones, ya será necesario un telescopio pequeño o mediano.

La observación a través de estos en condiciones óptimas y durante el especial acercamiento de Júpiter de 2010 presenta ventajosas diferencias respecto a los otros días del año, y hasta el 26 de Septiembre de 2022 no habrá mejor oportunidad para apreciar a nuestro gigante vecino.

Júpiter y sus cuatro lunas principales fotografiados a través de un potente telescopio reflector de 200mm (Enzo de Bernardini, Sur Astronómico)

Fuentes: Stellarium / Sur Astronómico / EarthSky

Júpiter, muy cerca
3.90 / 5
3.90 - 25 Votos

También te puede interesar