Huracán, Ciclón, y Tifón: ¿en qué se diferencian?

El desarrollo de la temporada de huracanes (entre junio y noviembre) es un período donde surgen ciertas imprecisiones a la hora de diferenciar entre un huracán, un ciclón, y un tifón.

Huracán Félix (categoría 5) fotografiado desde la Estación Espacial Internacional en 2007 (Meteored)

En principio, los tres eventos tienen las mismas características. Todos estos fenómenos naturales tienen en común la persistente acción de fuertes vientos (más de 120 km/h). El uso de los términos básicamente difiere según la ubicación en la que se den.

Si una tormenta se gesta en el océano Atlántico (o incluso en la parte más oriental del océano Pacífico), se la suele llamar huracán. Por eso, la fama de los huracanes frente a los otros términos en gran parte proviene de una de las regiones que más afecta: los Estados Unidos.

Estos huracanes se desarrollan anualmente en la zona tropical, y su ciclo periódico es lo que da nombre a la temporada de huracanes. Se originan en medio del océano y generalmente desaparecen o se disipan cuando llegan a tierra o a mares de aguas frías.

En el océano Atlántico sur no se suelen producir huracanes, por cuanto la temperatura de la superficie del mar es inferior a los 27 grados, necesarios para originar la formación de este fenómeno. Sin embargo, el cambio climático está revirtiendo estas condiciones, y en 2005 se registró el primer huracán al sur del Ecuador, en las costas de Brasil.

Por otro lado, si estas tormentas se generan en la zona occidental del océano Pacífico, se las denomina generalmente como tifón (una palabra que justamente proviene de Japón, otra de las regiones más afectadas por los fuertes vientos). Por eso se le llama tifones a los fenómenos que amenazan las islas de Pacífico.

Los tifones suelen ser más violentos que los huracanes, con vientos que soplan a mayor velocidad, aunque el hecho de que toquen menos (y a otra) población los hace más raros en las noticias.

Los ciclones se le llama a las tormentas que empiezan en el Pacífico del Sur. Sólo se generan al oeste de la Longitud Este de 160º. No son tan prevalentes como los huracanes, debido a las frías temperaturas del agua de la tormenta.

Últimamente hubo cierta controversia acerca de estos términos. Muchos expertos ahora se refieren tanto a los huracanes como a los tifones como simplemente ciclones.

Técnicamente hablando, si uno se atiene a la definición del diccionario, un ciclón es una tormenta cuyo centro de masa (el origen de la rotación de los vientos) es calmo y sin nubes. Mientras más pequeño es este ojo de la tormenta, más fuerte será el ciclón. La tormenta puede producir vientos y turbulencias de extrema violencia que sobrepasan los 120 kilómetros por hora, provocando lluvias torrenciales y prolongadas, crecidas de ríos y marea temporal.

Los huracanes, en particular, se suelen clasificar según su magnitud bajo la escala de intensidad Saffir-Simpson que tiene 5 grados (siendo el último el más peligroso). Si los vientos no alcanzan el límite de los 120 km/h en el Atlántico, pero soplan igualmente con violencia, entre los 65 y 119 km/h, se denomina al fenómeno como tormenta tropical.

La Universidad de Colorado pronosticó que la temporada de huracanes 2010 será una de las más activas en los últimos años. En una temporada promedio se forman 11 tormentas, seis huracanes y, de éstos, dos son de categoría mayor. Para el 2010 pronostican de 11 a 16 tormentas, de las cuales seis u ocho serán huracanes y de éstos tres a cinco, presentarán una magnitud de mayor a tres en la escala Saffir-Simpson.

Fuentes:

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar