Experimentos sencillos para niños

Acercar la ciencia a los niños es algo que podemos hacer desde una temprana edad, gracias a experimentos que son sencillos de realizar, de entender y sobre todo, divertidos. Podemos hacerlos en casa, o también usarlos para la escuela así que toma nota, porque vamos a ofrecerte algunos de los mejores experimentos sencillos para niños. […]

Acercar la ciencia a los niños es algo que podemos hacer desde una temprana edad, gracias a experimentos que son sencillos de realizar, de entender y sobre todo, divertidos. Podemos hacerlos en casa, o también usarlos para la escuela así que toma nota, porque vamos a ofrecerte algunos de los mejores experimentos sencillos para niños.

Experimentos sencillos para ninos

Si deseas hacer ciencia con tus hijos, ya sea en casa o en grupo, estos sencillos experimentos científicos son perfectos ya que además, en ninguno de ellos se utilizan productos químicos que puedan ser peligrosos. Es más, muchos se llevan a cabo con cosas y alimentos que todos tenemos en casa.

El huevo que no se rompe

Comenzamos con un sencillo experimento de ciencia que hacer en casa, que sorprenderá a los niños. ¿Alguna vez has visto un huevo rebotando aquí y allá sin romperse? Este experimento te permitirá hacer uno.

Lo que necesitamos

  • un huevo
  • vinagre de vino
  • un frasco de vidrio con tapa

Con cuidado de no romperlo, colocamos el huevo dentro del frasco y luego vierte abundante vinagre de vino sobre él; Será necesario cubrirlo completamente. Después de sellar el frasco con su tapa, se deja reposar durante 24 horas (o incluso unas pocas horas más). Durante el tiempo de reposo, el vinagre derretirá la cáscara externa del huevo, que por lo tanto ya no será rígido sino gomoso y podrás lanzarlo para comprobar como efectivamente no se rompe.

La bolsa mágica

¿Qué pasaría si tomáramos una bolsa de agua y empezáramos a clavarle lápices? Tú mismo en casa puedes crear una bolsa realmente mágica.

Lo que necesitamos

  • una bolsa de plástico transparente (como las que se usan para congelar alimentos)
  • lápices
  • agua

Llena la bolsa con agua hasta casi el borde y cierra. Ahora, haz punta afilada a varios lápices y los vas clavando uno a la bolsa, hasta atravesarla. Comprobarás que la bolsa no explota y tampoco pierde líquido. ¿Cómo es posible? Has de saber que las bolsas de plástico están hechas de un polímero (una macromolécula formada a partir de pequeñas moléculas), la cuál actúa como una especie de barrera contra los lápices rodeándolo firmemente y creando un sello que evita que el agua se escape. Eso sí, para este experimento es aconsejable que las primeras veces, experimentes en la bañera o encima de un fregadero.

El cartón ventosa

Un experimento fácil de llevar a cabo pero que a muchos niños les parecerá un truco de magia.

Lo que necesitamos

  • agua
  • pedazo de cartón

Tome una botella de agua o, más simplemente, un vaso. Pones agua en él, llenas el recipiente más o menos tres cuartos y luego apoyas un pedazo de cartón o una carta o tarjeta grande, presionándolo bien para que no pase el aire.

En este punto, el contenedor se gira rápidamente manteniendo el papel sobre él. Cuando retires tu mano de la tarjeta, verás que la tarjeta permanece suspendida y unida al cristal, a pesar de la fuerza de la gravedad.

Este experimento te servirá para dejar boquiabiertos a los niños pero también para explicar la presión atmosférica. Cuando damos la vuelta al vaso, la presión atmosférica normal actúa sobre el cartón, que en este caso va de abajo hacia arriba (porque el aire solo está debajo del cartón, ya que hay agua sobre él). Por otro lado, existe precisamente el peso del agua , sobre el cual, entre otras cosas, el aire que queda dentro del vaso ejerce otra presión.

Ahora, dado que la fuerza derivada de la presión atmosférica sobre el cartón, de abajo hacia arriba, no es menor que la suma del peso de la fuerza del agua y de la presión del aire dentro del vidrio, el cartónpermanece pegado. En un proceso similar al de las ventosas. Hasta que, al menos, no dejemos entrar aire entre el cartón y el agua.

Páginas de libros entrelazados

El siguiente de nuestros experimentos plantea la fricción, otro elemento que a menudo no consideramos ni damos por sentado en la vida cotidiana.

Lo que necesitamos

  • Dos libros

En primer lugar, necesitas dos libros bastante importantes, como dos libros de texto de secundaria o, mejor aún, dos directorios telefónicos. Primero tendrás que colocarlos uno encima del otro, y pedirle a uno de los niños presentes que los separe: una tarea trivial y muy simple.

Advertisement

En este punto, sin embargo, explicaráss que tiene un método para hacer esa misma operación imposible. Dicho esto, comenzarás a «tejer» las páginas de los dos libros. Básicamente, tendrás que poner los volúmenes uno al lado del otro, y superponer una página de un libro sobre otro, y luego agregar otra página del primer libro y luego otra del segundo y así sucesivamente.

En la práctica, los dos libros terminarán teniendo las páginas superpuestas, una a la vez. En este punto, deberás volver a pedirle al niño que empiece a separar los dos volúmenes. Será imposible. La fricción que ejerce cada página sobre la otra, de hecho, en este caso se suma, haciendo prácticamente imposible que la fuerza humana deslice un libro sobre el otro.

Experimentos sencillos niños

Tapón Bic dentro de la botella

Este otro expermiento nos servirá para poder explicar como actúa o fomo funciona la presión de los líquidos.

Lo que necesitamos:

  • Tapón de bolígrafo
  • Botella de agua

Toma una pequeña botella de plástico y llénala casi por completo con agua. En el interior, tendremos que colocar la tapa del bolígrafo, en posición vertical, de modo que dentro de la tapa haya agua pero también aire.

Advertisement

Una vez que se cierra la botella, se mostrará a los niños que una ligera presión en las paredes de la botella hace que el pequeño tapón baje, mientras que la liberación de las paredes hace que regrese al punto de partida.

La explicación física es que al apretar la botella aumenta la presión del líquido, que luego ingresa más en el tapón y comprime el aire que estaba en la punta. De esta manera, el peso del tapón y del aire en su interior permanece sin cambios, pero disminuye su volumen y, por lo tanto, también su empuje hacia arriba, y por esta razón el tapón se hunde.

Hielo para atrapar

Una vez más, usaremos agua para el siguiente experimento, pero en este caso necesitaremos además unos cuantos cubitos de hielo

Lo que necesitamos:

  • Agua
  • Cubitos de hielo
  • Trozo de cuerda
  • Sal

Llena un vaso con agua fría, luego inserta tres o cuatro cubitos de hielo en él. En este punto, toma una cuerda y sumérgela en el vaso, mostrándoles a los niños que la cuerda toca los cubitos pero que no permanece unida.

Luego toma un poco de sal de mesa normal y espolvorea sobre el cubito o los cubitos más poco profundos. Luego coloca la cuerda sobre el cubito y espera unos minutos. Verás que cuando intentas tirar de la cuerda nuevamente, esta vez el cable también transportará los cubitos sobre los que descansaba, como si los hubiera atrapado.

Advertisement

También en este caso hay una explicación física simple. De hecho, la sal reduce la temperatura de congelación del hielo y, por lo tanto, cuando se extiende sobre los cubitos, tiende a derretirlos, al menos en la superficie. Cuando se vuelven a congelar, «capturan» la cuerda dentro del cubo, que luego permanece unida a él.

El barquito y el jabón

Para este experimento necesitamos un tanque de agua relativamente grande, donde se pueda organizar una especie de «carrera», si queremos llamarlo así. El elemento clave del experimento es el jabón, debido a sus propiedades tensioactivas.

Lo que necesitamos:

  • Agua
  • Jabón
  • Papel

El producto que utilizamos para lavarnos las manos tiene la capacidad de reducir la tensión superficial de los líquidos, lo que facilita la miscibilidad de diferentes sustancias.

En lo que respecta a nuestro experimento, esta propiedad puede ser muy útil para generar movimiento aparentemente desde la nada. Lo único que tenemos que hacer es crear un barquito de papel (resistente al agua) y colócalo en el agua.

Después de poner un poco de jabón líquido en tu dedo, lo sumergirás en el agua justo antes del bote e inmediatamente verás que este comienza a alejarse de tu dedo.

Advertisement

Lámpara de lava

Este sencillo experimento  puede servir a los niños para que aprendan de qué modo funcionan las reacciones químicas cuando mezclamos diversos ingredientes líquidos

Lo que necesitamos:

  • Agua
  • Aceite vegetal
  • Colorante alimenticio
  • Tabletas antiacidas

En este experimento científico rápido y divertido, los niños mezclarán agua, aceite, colorantes alimentarios y tabletas antiácidas para crear su propia lámpara de lava (temporal) . El aceite y el agua no se mezclan fácilmente, y las tabletas antiácidas harán que el aceite forme pequeños glóbulos teñidos por el colorante alimentario. ¡Solo agrega los ingredientes y terminarás con una lámpara de lava casera!.

Experimentos sencillos para ninos volcan

Volcanes de bicarbonato de sodio

Enseña a los niños sobre reacciones químicas con este experimento, en el que eso sí, tienen que tener un poco de cuidado con el bicarbonato de sodio.

Lo que necesitamos:

Advertisement
  • Bicarbonato de sodio
  • Vinagre
  • Lata de refresco
  • Plastilina o papel de aluminio para hacer el «volcán»

Los volcanes de bicarbonato de sodio son uno de los proyectos de ciencia clásicos para niños, y también son uno de los más populares. Es difícil superar la emoción de un volcán en erupción dentro de su hogar. Este experimento también puede ser tan simple o profundo como quieras. Para la erupción, todo lo que necesita es bicarbonato de sodio y vinagre (el detergente para lavar platos agrega algo de potencia extra a la erupción), pero puedeS hacer que el «volcán» sea tan elaborado y realista como desees.

Crea la estructura del volcán con plastilina o con papel de aluminio envolviendo la lata de refresco y luego echas dentro vinagre, hasta casi la mitad de la lata. Ahora vierte el bicarbonato y comprueba como «explota» la erupción del volcán.

Fluidos no newtonianos

Por último un experimento sencillo para niños que podemos hacer en casa, pero que también suele hacerse mucho en la escuela.

Lo que necesitamos

  • agua
  • maicena (almidón de maíz)

Será suficiente disolver la maicena en agua en una proporción de 3: 1 (una parte de maicena y tres de agua, podemos usar un vaso de plástico como unidad de medida). El fluido así obtenido tiene la capacidad «mágica» de volverse sólido si es sometido a una fuerza intensa.

Experimentos sencillos para niños
4.42 / 5
4.42 - 40 Votos

También te puede interesar