Experimento educativo: El esqueleto de las hojas

¿Te gustaría ver el esqueleto de las hojas? Nos van a mostrar cómo conseguirlo el Dr. Jorge Poveda Arias y Rocío Martín Pacheco, alumna de quinto curso del Programa de Estudios Conjunto en Educación Infantil y Educación Primaria. Asignatura: Actividades experimentales para el descubrimiento del entorno. Universidad de Valladolid. Campus María Zambrano (Segovia). Explicación científica […]
EspacioCiencia.com

¿Te gustaría ver el esqueleto de las hojas? Nos van a mostrar cómo conseguirlo el Dr. Jorge Poveda Arias y Rocío Martín Pacheco, alumna de quinto curso del Programa de Estudios Conjunto en Educación Infantil y Educación Primaria. Asignatura: Actividades experimentales para el descubrimiento del entorno. Universidad de Valladolid. Campus María Zambrano (Segovia).

Explicación científica

Las plantas son seres vivos que tienen gran importancia para la vida de los seres humanos, ya que son las encargadas de liberar el oxígeno que respiramos y, además, nos proporcionan alimentos, colorantes, medicinas, fibras…

Existe gran variedad de plantas, y todas ellas tienen dos cosas en común, realizan las funciones vitales (nacen, crecen, se relacionan, se reproducen y mueren) y fabrican su propio alimento. Las plantas se pueden clasificar, como se observa en la Figura 1, en dos grandes grupos. El primero las plantas sin flor, a este grupo pertenecen los musgos, los helechos y las algas, y el segundo, las plantas con flor, como por ejemplo los árboles y las flores.

El grupo de plantas más conocido es el de las plantas con flor. El cuerpo de estas plantas se divide, como se observa en la Figura 2, en diferentes partes: raíces, tallos y hojas. Las raíces son la parte de la planta que se encuentra por debajo de la tierra. Se encargan de sujetar la planta al suelo y de coger nutrientes (agua y sales minerales) de la tierra. El tallo crece por encima de la tierra, y hay tallos de dos tipos: herbáceos, que son blandos como los de las flores, y leñosos, que son tallos duros, como el de los árboles. La parte verde de la planta son las hojas. Las hojas se encargan de fabricar su propio alimento gracias a la fotosíntesis, que es un proceso en el que se transforma la luz del sol y el agua en alimento. Para realizar el proceso de fotosíntesis las plantas necesitan de la clorofila, que es la sustancia que da el color verde a las hojas. La clorofila es la encargada de coger la luz para realizar la fotosíntesis.

Las hojas, como se observa en la figura 3, tienen diferentes partes. El limbo es la parte plana de la hoja, y tiene dos caras el haz (la parte superior de la hoja) y el envés (la parte inferior de la hoja). Además, la planta tiene nervaduras (nervios) que forman el esqueleto de la hoja.

Todas las partes de la hoja se pueden observar a simple vista, excepto los nervios. Para poder observar el esqueleto de la planta se puede realizar un experimento basado en el uso de bicarbonato de sodio.

El bicarbonato de sodio son unos polvos de color blanco, que cuando se calientan matan los microorganismos, que son unos pequeños seres vivos que no podemos apreciar con los ojos. Estos microorganismos se encuentran en las hojas de las plantas, y si entran en contacto con el bicarbonato de sodio mueren. Además de los microorganismos, el bicarbonato de sodio destruye los tejidos vegetales (limbo) de las hojas. De este modo, el limbo se desprende de la hoja y se puede observar su esqueleto (nervios).

Desarrollo del experimento

Para poder realizar el experimento del esqueleto de hojas se necesitan los siguientes materiales (figura 4):

  • Hojas de árboles
  • Bicarbonato
  • Agua
  • Guantes de látex
  • Cazuela
  • Pincel/ cepillo (Cepillo de dientes)
  • Papel absorbente (Papel de cocina)
  • Recipiente
  • Vaso
  • Recipiente especial para horno
  • Pinzas o cuchara

A continuación, se muestra el proceso de realización del experimento:

1º Buscar y escoger las hojas que se quieren esqueletizar.
Recomendación: Escoge hojas de tamaño mediano, que sean flexibles, es decir, que no estén secas. Las hojas que se encuentran en el suelo son perfectas. No es necesario arrancar las hojas de los árboles.

2º Conseguir el resto de materiales que aparecen en la lista.

3º Echar ¾ de un vaso de bicarbonato de sodio (figura 5) en el recipiente para el horno (figura 6).

4º Introducir el recipiente en el horno (figura 7) a 200o durante media hora.

5º Pasada la media hora, sacar el recipiente del horno.

6º Echar dos vasos de agua en la cazuela, y el bicarbonato (figuras 8, 9 y 10).

¡Cuidado! Ponte guantes, el bicarbonato está caliente, y al reaccionar con el agua puede salpicar y dañar la piel.

7º Cocer la mezcla de agua y bicarbonato a fuego medio. Cuando esté caliente la mezcla, añadir las hojas y remover suavemente (figura 11).

Durante este paso, las hojas comenzarán a desintegrarse poco a poco. El agua irá cambiando de color y también evaporándose, es decir, reduciéndose debido al calor y se formará una capa blanca de bicarbonato (figura 12), por lo que hay que agregar agua (figura 13) poco a poco para evitar que la cazuela se quede con poco líquido.

Este paso durará dos horas aproximadamente.

8º Apagar el fuego cuando el agua tenga color oscuro, y se hayan pasado las dos horas (figura 14).

9º Coger una hoja de la cazuela con ayuda de unas pinzas o cuchara (figura 15) y colocarlas en un recipiente con agua fría (figura 16).

¡Cuidado! Saca la hoja de la cazuela con cuidado, está caliente y puede quemar.

10º Sacar la hoja del recipiente con agua, y colocarlas en papel absorbente (figura 17).

11º Coger el cepillo de dientes o el pincel y cepillar la hoja (figura 18) para eliminar los restos de pulpa que queden en la hoja (figura 19). Cepilla la hoja por las dos caras, el haz (parte superior de la hoja) y el envés (parte inferior de la hoja).
Recomendación: Cepilla las hojas con mucho cuidado y con suavidad, así se evitará que se rompa la hoja.

(El cepillado solo se ha realizado en media hoja, así se puede ver la diferencia. Además, así se pueden observar todas las partes de la hoja)

12º Colocar las hojas entre las páginas de un libro (figura 20), y ciérralo. Así se conseguirá que se queden planas.

13º Por último, dejar secar la hoja dentro del libro durante una hora. El resultado final será una hoja en la que se pueden apreciar todas sus partes (figura 21).

Referencias

  • Beltrán, J. P., Gandía, P., Martín, J., Roca, E. R. (2012). Las plantas en nuestra vida. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Recuperado de http://www.ciudadciencia.es/doc/files/POSTER_plantas_A3_WEB.pdf
  • Nanazar. (23 de noviembre, 2015). Hojas esqueleto con bicarbonato sódico. [Blog]. Recuperado de http://nanazar.blogspot.com/2015/11/hojas-esqueleto-con-bicarbonato-sodico.html
  • Paredes, V. (s.f.) Las partes de la planta. Recuperado de https://aulapt.files.wordpress.com/2008/02/las-plantas2.pdf
  • PlanetaSaber. (s.f.). La diversidad de las plantas. PlanetaSaber.Recuperado de http://espasa.planetasaber.com/AulaSaber/ficha.aspx?tipo=resumen&mat=CienNat&asig=BIOLOG%C3%8DA&curso=5%C2%BA+PRIMARIA&idtema=14667&tema=LA+DIVERSIDAD+DE+LAS+PLANTAS
  • PreparaNiños. (s.f.). Las Plantas y sus Partes para Niños de Primaria. PreparaNiños. https://preparaninos.com/las-plantas-y-sus-partes-para-ninos/
  • Requena, S. H. (2008). El modelo constructivista con las nuevas tecnologías: aplicado en el proceso de aprendizaje. RUSC. Universities and Knowledge Society Journal, 5(2), 26-35. Recuperado de https://www.redalyc.org/pdf/780/78011201008.pdf
  • WikiHow. (s.f.). Cómo esqueletizar hojas. WikiHow. Recuperado de https://es.wikihow.com/esqueletizar-hojas
Curso de Creación Web
¡Aprende a CREAR y MONETIZAR tu sitio web con Tendenzias!
+ 100Mde lectores al año
+ 1.8M de euros
+ 15 años de experiencia
Te ofrecemos nuestra experiencia para que logres montar tu web y comenzar a monetizarla desde cero.
¡Quiero Aprender!
Experimento educativo: El esqueleto de las hojas
4.60 / 5
4.60 - 7 Votos

También te puede interesar