Escrito por

Españoles logran explicar el equilibrio poblacional de las comunidades de plantas

Por primera vez un estudio permite formular una regla universal que explique el equilibrio de las comunidades de plantas, mostrando cómo las plantas aseguran la supervivencia de su especie sea que vivan un día o siglos.

El estudio fue financiado por la Fundación BBVA, y conducido por los españoles Carlos Duarte, Nuria Agustì and Nuria Marbà del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados de la Universidad de las Islas Baleares.

La investigación, que será publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Science de Estados Unidos, aporta datos que permiten concluir que el largo de la vida de las plantas podría ser sensible al incremento de las temperaturas.

La razón por la cual los organismos dejan de funcionar y mueren sigue siendo hoy uno de los más grandes misterios de la ciencia. Algunos árboles viven cientos de años, miles algunos, mientras que las hiervas más pequeñas no duran más que algunos meses. No existe una razón real por la cual las hierbas no puedan durar cientos de años como algunos árboles. Ya que todos los organismos fotosintéticos (las plantas) pueden vivir de forma indefinida si no sufren alteraciones.

Los científicos estudiaron la mortalidad en poblaciones de plantas que iban desde bacterias fotosintéticas hasta los árboles más grandes. Buscaban una regla general que permitiera entender la regulación del tiempo de vida de una planta.

Los resultados mostraron que el fitoplancton eran los que menos vivían, con apenas alrededor de 24 horas de vida, mientras que algunos árboles vivían miles de años.

Con su estudio pudieron comprobar que las mismas reglas básicas gobernaban la longevidad y la tasa de nacimientos de las plantas, ya que la corta vida del fitoplancton estaba superado por la vertiginosa tasa de nacimientos en su población, mientras que los árboles centenarios registraban tan sólo nacimientos esporádicos.

Sus descubrimientos aportaron la llave para una regulación universal de la expectativa de vida de las plantas con referencias a su tamaño y a las temperaturas en las cuales crecían, y sugieren que la tasa de mortalidad de estos organismos fotosintéticos evoluciona para encajar con las tasas de nacimientos.

O sea que existe una regulación constante en el mundo vegetal, un equilibrio. El balance entre las tasas de longevidad y nacimientos en las plantas es lo que mantiene sus poblaciones estables. No existe entre ellos el crecimiento descontrolado que puede darse en especies animales como conejos y como nosotros mismos.

También, de acuerdo con las predicciones de los autores, la mortalidad en las plantas podría incrementarse en un 40% si las temperaturas terrestres aumentan más de 4ºC. Con lo que el calentamiento global podría afectar de una forma devastadora a la naturaleza, ya que los únicos que nos pueden ayudar a paliar el efecto del cambio climático son los vegetales, pero si tienen una mortalidad más alta, el calor irá más en aumento, porque no habrá quienes absorban los gases invernadero como el dióxido de carbono.

Fuente: EurekAlert

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos