El ciclo menstrual: Fecundación, embarazo y parto

Todos los meses la mujer presenta un sangrado vaginal. La causa que lo provoca es la falta de fecundación. El cuerpo se prepara mensualmente para un posible embarazo, si esto no ocurre, el revestimiento del útero (tejido endometrial) se desprende, y de ahí el sangrado. Para explicaros en qué consiste todo este proceso vamos a […]
EspacioCiencia.com

Todos los meses la mujer presenta un sangrado vaginal. La causa que lo provoca es la falta de fecundación. El cuerpo se prepara mensualmente para un posible embarazo, si esto no ocurre, el revestimiento del útero (tejido endometrial) se desprende, y de ahí el sangrado.

Para explicaros en qué consiste todo este proceso vamos a ir por partes. Empezaremos por los ovarios, ya que son el elemento fundamental en el aparato reproductor femenino para llevar a cabo una fecundación.

Los ovarios

Los ovarios son las glándulas sexuales de la mujer. Están ubicados en la parte inferior del abdomen y son dos. Aunque nuestra imagen en la mente respecto a los ovarios, generalmente creemos que son como dos pelotas de pimpón, sin embargo, su tamaño es más pequeño de lo que pensamos. Éstos no son más grandes que una almendra.

Los ovarios se encuentran se encuentran ubicados en ambos extremos del útero de la parte superior.  Son los que se encargan de fabricar los estrógenos y la progesterona (hormonas) además de asegurar un funcionamiento correcto de los órganos sexuales.

Ciclo menstrual

Desde el comienzo del sangrado, el óvulo ya está creciendo y madurando dentro del ovario. Éste, alrededor del día 14, se prepara para la ovulación.

La ovulación es un proceso que consiste en expulsar el óvulo hacia la trompa. Si el óvulo no es fecundado en los dos o tres días que le siguen, éste morirá y será expulsado a través de los fluidos que segrega el aparato genital.

En caso de haber fecundación, el óvulo se implantaría en el endometrio.

Una vez pasada la fase de la ovulación, la fabricación de estrógenos va mermando, sin embargo, la progesterona va aumentando su producción. En esta fase, el tejido endometrial va aumentando su volumen y sus vasos sanguíneos (son los que nutren el endometrio) se van incrementando a la vez.

Llegados al día 25 aproximadamente, la producción de esta hormona va decayendo y perdiendo su efecto sobre el útero. Al final de esta fase, alrededor del día 28, el útero ya no es capaz de nutrir la capa interna debido a la falta de progesterona. La capa endometrial y los vasos sanguíneos, los cuales han adquirido gran volumen, se desprenden y son expulsados, y de ahí el sangrado vaginal todos los meses.

Mientras la mujer disponga de estos ciclos, ésta será fértil. Por lo general este proceso termina alrededor de los 50 años, en el que la mujer entra en la fase de la menopausia. Hay quien antes y quien después.

fecundacion

Fecundación

La fecundación es la fusión entre óvulo y espermatozoide y se produce en las trompas de Falopio. Pasados unos cinco días, el óvulo fecundado se implanta en la cavidad uterina y ahí es donde se desarrolla el embrión.

Para que llegue a producirse la fecundación, debe haber penetración del pene en la vagina de la mujer. La eyaculación del hombre libera alrededor de 300 millones de espermatozoides, de los cuales uno fecundará de óvulo.

embarazo

Embarazo

El embrión necesita alrededor de 40 semanas para desarrollarse y madurar en el interior de la madre. Éste comparte fluidos con ella y se alimenta a través del cordón umbilical. Parte de lo que ingiere la madre, tras el proceso llevado en el estómago, se reparte al feto. Éste recibirá los nutrientes necesarios al igual que a través del torrente sanguíneo, el feto recibe agua y oxígeno.

En las primeras cinco semanas empiezan a formarse los principales órganos y sistemas, el corazón, la columna vertebral, el cerebro, las neuronas… los pulmones se forman en la octava semana.

Entre la sexta y octava semana empiezan a formarse sus extremidades y, manos, brazos, pies… y los ojos.

A partir de la décima semana, el futuro bebé pasa de ser un embrión a ser un feto. Se empiezan a preciar los dedos y las orejas.

En la semana catorce, se empiezan a percibir sus extremidades más largas, el hígado ya produce glóbulos rojos, los músculos y los huesos se van formando y se van endureciendo a medida que vayan pasando las siguientes semanas.

A partir de la semana veinte aproximadamente, el feto empieza a moverse y se vuelve más activo. Su cerebro y los demás órganos se van desarrollando rápidamente e incluso empieza a oír.

Todo este proceso de desarrollo y maduración del feto seguirá evolucionando hasta alcanzar la semana cuarenta aproximadamente.

A partir de entonces el feto puede nacer en cualquier momento.

Parto

Alrededor de seis semanas antes del parto, el feto cambia su posición y se prepara para su futura expulsión. Normalmente su cabeza se coloca en la pelvis para ir preparando su futuro encajamiento, el cual ocurre, aproximadamente, unas cuatro semanas antes del parto. Ésta sería la posición idónea para el momento del parto, aunque también podría colocarse de nalgas, la cual es la segunda posición más corriente en el momento del parto.

Cuando el feto está encajado, se puede apreciar cómo el vientre ha descendido.

En los momentos previos al parto, la mujer va experimentando contracciones rítmicas, lo cual significa que el cuello del útero se está dilatando y preparando para la expulsión del feto. Para que el bebé pueda descender a través del cuello uterino, éste debe dilatarse 10 centímetros aproximadamente.

En los últimos centímetros de dilatación, la madre siente la necesidad de empujar debido a la gran presión que se genera en la zona del perineo. Sin embargo, empujar cuando aún no ha llegado el momento, solo puede alargar y complicar el parto. Cuando al cérvix le quedan pocos centímetros, empujar en ese momento inflamaría el conducto de salida y atrasaría el parto.

También te puede interesar:

También te puede interesar