Efectos negativos del cambio climático y la capa de ozono en el planeta

El cambio climático El cambio climático global es un cambio atribuido directa o indirectamente a las actividades humanas que alteran la composición global atmosférica y que se añade a la variabilidad climática natural observada en periodos comparables al tiempo. Para poder comprender las causas del cambio global climático y el aumento de la temperatura global  […]
EspacioCiencia.com

El cambio climático

El cambio climático global es un cambio atribuido directa o indirectamente a las actividades humanas que alteran la composición global atmosférica y que se añade a la variabilidad climática natural observada en periodos comparables al tiempo.

Para poder comprender las causas del cambio global climático y el aumento de la temperatura global  se debe considerar al sistema climático bajo una visión holística. No obstante, la principal causa es el aumento de concentraciones de gases invernadero tales como el dióxido de carbono, metano, óxidos nitrosos y clorofluorocarbonos. Estos gases están atrapando una porción creciente de radiación infrarroja terrestre y se espera que hagan aumentar la temperatura planetaria.

El cambio climático es un proceso planetario pero sus efectos son regionales y locales

  • Ascenso del nivel del mar (inundación de las áreas costeras).
  • Disminución del albedo (mayor aumento de las temperaturas).
  • Reducción de los glaciales, aumento de los icebergs y descongelación del océano Ártico (disminución de la salinidad del agua oceánica y cambios en las corrientes oceánicas).

  • Desplazamiento de las zonas climáticas hacia los polos (destrucción de la tundra que actúa como sumidero de gases invernadero, cambios en la distribución de plantas y animales, extinción de incontables especies, fracasos en cultivos en áreas vulnerables, floraciones prematuras o deshielo de las nieves perpetuas).
  • Aumento generalizado de las temperaturas de la troposfera entre 1,4 y 5,8 ºC durante los próximos 100 años.
  • Cambios en la distribución de las precipitaciones (tormentas más intensas, inundaciones, sequías, huracanes y avances de los desiertos).
  • Reducción de la calidad de las aguas.
  • Problemas de salud, hambre y enfermedades derivadas de la disminución de las cosechas, reactivación de enfermedades producidas por mosquitos y otros vectores de transmisión, expansión del área de enfermedades infecciosas tropicales.

Además, hay una gran incertidumbre con respecto a las implicaciones del cambio climático global, a las magnitudes y las tasas de estos cambios a escalas regionales y a las respuestas de los ecosistemas, que a su vez, pueden traducirse en desequilibrios económicos.

La capa de ozono

El ozono es creado y destruido incesantemente en la atmósfera a causa de la radiación ultravioleta de manera natural. Su formación es muy sencilla, el oxígeno molecular absorbe radiación ultravioleta originando oxígeno atmosférico que se reactiva con el oxigeno molecular produciendo ozono.

El ozono se destruye en el momento en el que éste capta la luz ultravioleta que tiene una onda de longitud superior a la del oxígeno descomponiéndose en oxígeno atómico y también en oxígeno molecular.

Asimismo, hay sustancias que son producidas de manera innata en los temporales, volcanes y colisiones de aerolitos y en la desnitrificación que producen las bacterias en las superficies que intervienen en el ozono bacteriana de los suelos que actúan sobre el ozono y el oxigeno atómico dando oxígeno molecular, dando lugar a la disminución de ozono.  Estos dos procesos, es decir, la creación y eliminación de ozono estaban en equilibrio hasta hace aproximadamente 30 años.

En la década de los ochenta, se descubrió que la capa de ozono había sufrido una disminución  del 39% aproximadamente en la Antártida. Los investigadores nombraron a este suceso como “agujero de ozono”. Por desgracia, este nombre que recibe dicho fenómeno, no muestra con total exactitud la realidad, puesto que en realidad lo que sucede es que se crea una reducción de la densidad del ozono, alrededor de 1,5 km, que se encuentra a 16km de la superficie terrestre. Esto es producido a causa de los elementos que de manera natural reducen el ozono y también por nuevos elementos descubiertos que lo eliminan, cabe destacar a los clorofluorocarbonos.

El incremento de NOx es a causa del empleo de los combustibles más contaminantes, los fósiles, y también el N2O por el abundante uso que se le da a los fertilizantes derivados del nitrógeno en la industria agraria. En la inmensa mayoría, los verdaderos culpables del destrozo del ozono que se encuentra en la atmósfera, son los denominados hidrocarburos halogenados. Aunque, en el momento en el que se sintetizaron, se pudo observar que poseían una característica inmejorable para la naturaleza, y es que estos carecían de vida en la capa de la tierra más superficial y los compuestos que generaban, eran totalmente inofensivos para organismos vivos.

Tras destruir el ozono, las partículas de cloro permanecen en el aire para continuar eliminando ozono, cada uno de los átomo de cloro son capaces de persistir en la atmósfera durante 100 años aproximadamente, y puede llegar a destruir centenas de miles de partículas de ozono. En caso de que el ozono esté padeciendo pérdidas significativas en los extremos polares, es a causa de que a  temperaturas tan inferiores, los NOx se desactivan, que tienen la función de ser el centro en la aglomeración del H2O. Los clorofluorocarbonos suponen  un aumento del efecto invernadero en la superficie de la Tierra.

La radiación ultravioleta produce mutaciones que alteran de forma permanente el ADN modificando su estructura, por lo tanto los efectos producidos por la pérdida de la capa de ozono pueden ser muy graves para la biosfera. Consecuencia de esto son las enfermedades causadas por la radiación ultravioleta como es el carcinoma de piel. También pueden producir problemas oculares e incluso puede debilitar las defensas naturales que produce el cuerpo contra las infecciones. En el medio marino la disminución de la capa de ozono afecta sobre todo a la base de la cadena alimenticia y de esta forma, se ve afectado el resto de eslabones en la cadena de nutrición. En cuanto a las plantas, se ven afectadas entre otras cosas en que las hojas no desarrollan su tamaño normal, sino más bien escaso. También provoca un crecimiento más lento de la planta y las semillas pueden llegar a ser de una calidad inferior, aparte de todo lo citado con anterioridad, la pérdida de la capa de ozono incide en que haya un mayor número de casos de cáncer de piel, dificulta el desarrollo de la fotosíntesis en las plantas y provoca el exterminio de larvas.

En caso de que se dejase de emplear de inmediato estas sustancias perjudiciales para la capa de ozono, aun seguirían esparcidos en la atmósfera estos elementos y por tanto seguiría destruyéndose durante muchos años.

También te puede interesar:

4.08 / 5
4.08 - 47 Votos

También te puede interesar