Escrito por Tendenzias

Efectos contaminantes de la actividad industrial y agrícola sobre el suelo

Tanto la actividad industrial como la actividad agrícola son altamente contaminantes. Ambas presentan una serie de efectos adversos para el medio ambiente que repasaremos a continuación.

Contaminación de la actividad industrial

Lo que se entiende por contaminación industrial es la emisión de aquellas sustancias residuales en los procesos industriales que terminan en el medio ambiente y las cuales son tóxicas, nocivas e incluso amenazantes para nuestra salud. La peligrosidad de estas sustancias emitidas puede ser directa o indirecta de las instalaciones industriales o los procesos llevados a cabo por la actividad.

Las emisiones que se desprenden son consecuencia de productos o subproductos de la industria en sus procesos normales de transformación o fabricación de productos para poner en el mercado. Un ejemplo de esto puede ser en la combustión de PVC. En dicho proceso, llevado a cabo en vertederos, la incineración produce dioxinas y gases clorofluorcarbonados que contribuyen a la destrucción de la capa de ozono.

¿Cómo contamina la actividad industrial?

La actividad industrial contribuye a la contaminación de muchas formas. Las que mecionamos a continuación son tan solo un ejemplo:

  • Emisiones de gases a la atmósfera, los cuales destruyen la capa de ozono y contribuyen al efecto invernadero (y el calentamiento global).
  • Vertidos de residuos en las redes de saneamiento de aguas, con su su consiguiente llegada al medio marino en el cuál hacen daño a las especies que lo habitan.
  • Vertidos de residuos directamente al suelo o bien a cauces de aguas. Además de los mismos efectos que el punto anterior, en este caso los residuos contaminantes esto también afectan a los ríos.
  • Almacenamientos de residuos industriales. El problema de la basura muchas veces se puede solucionar mediante el reciclaje y la reutilización. Sin embargo, no deja de ser un problema por los costes y las molestias.
  • Emisión de ruidos en el entorno. La contaminación acústica también presenta un problema medioambiental, pudiendo derivar en trastornos nerviosos para las personas que están expuestas a ellos durante períodos de tiempo prolongados.

¿Cuáles son las industrias más contaminantes?

La industria que está considerada como la más contaminante es la industria pesada. Se entiende como industria pesada aquella que utiliza en sus procesos grandes cantidades de una materia prima pesada para ser transformada y posteriormente utilizada en diversos sectores industriales. Este tipo de procesos de fabricación tiene la necesidad de utilización de grandes instalaciones y por consiguiente el impacto ambiental es significativo. En ella se engloban:

  • La industria metalúrgica: este tipo de industria tiende a instalarse lo más cerca posible de los recursos naturales que le sirven como materia prima, con el consiguiente impacto medioambiental que supone. Necesita un espacio amplio para sus instalaciones, además de lugares de almacenamiento y transporte. Un ejemplo sería una fábrica cementera.
  • La industria química: este tipo de industria es más variada que la anterior. Utiliza como recursos muchos tipos de productos y en todos sus estados (sólidos, líquidos y gaseosos). Los procesos que llevan a cabo para la producción pueden llegar a ser muy complejos. Necesitan unas condiciones de almacenamiento y transporte muy especializadas, por lo que no es difícil que surjan accidentes de este tipo. En su proceso de fabricación se emiten muchos residuos, gases y vertidos.

Contaminación de la actividad agrícola

No es difícil llegar a entender cómo una actividad que el hombre lleva desarrollando desde los albores de la historia hasta nuestros días y la cuál es necesaria para la alimentación y la supervivencia se haya convertido en una de las actividades más contaminantes que existen. La respuesta viene dada por el simple hecho de que debe conseguir unos niveles de productividad elevados.

Cada vez es menor el suelo disponible para la agricultura y al reducirse este espacio tiene necesariamente que aumentar la productividad, para satisfacer las necesidades crecientes del mercado.

En busca de esta eficiencia la agricultura ha sufrido una serie de profundas transformaciones y por desgracia nuestra se ha convertido en una actividad contaminante.

Ya desde la antigüedad, la agricultura ha supuesto un impacto ambiental. Para poder desarrollar esta actividad es necesaria la tala de árboles y disponer de agua para el riego de la producción. Sin embargo, anteriormente esta actividad estaba más controlada. Con el consumo masivo, la globalización y otros efectos sociales han conseguido multiplicar las consecuencias medioambientales.

¿Cómo contribuye la agricultura a la contaminación?

Los efectos contaminantes de la agricultura son los siguientes:

  • La erosión del suelo a través de un uso excesivo de fertilizantes y plaguicidas químicos. El suelo agrícola en unos años quedará inservible como consecuencia de la pérdida de nutrientes, textura y permeabilidad.
  • Sobreexposición al agua, que produce un anegamiento de la tierra. Esta práctica utilizada en exceso tiene como resultado el que las raíces del cultivo obtengan el oxígeno necesario. Cuando el agua se evapora por el calor solar en la superficie quedan las sales y se produce una salinización del suelo, lo cual produce un daño grave a la fertilidad del mismo.
  • Los fertilizantes y los plaguicidas mencionados anteriormente y cuya utilización se realiza en exceso pueden ocasionar contaminación en los ríos y los mares. La consecuencia es la muerte de muchos peces y muchas especies marinas. Además de las consecuencias para la salud mediante el consumo humano de esas aguas.
  • La mayor causa de la deforestación a nivel mundial es la agricultura. Sobre todo la agricultura de de subsistencia. La agricultura moderna se encarga de optimizar las hectáreas de producción. Mientras que la agricultura minoritaria intenta expandir las áreas de cultivo y la consecuencia es la tala de bosques.
  • En los procesos de agricultura también se utilizan energías fósiles, tales como el petróleo, en los equipos de trabajo. Este tipo de maquinaria y de combustible utilizado contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero.

Conclusiones

Las conclusiones son evidentes. Se debe prevenir y gestionar mejor estas dos actividades. Puesto que son dos tipos de procesos los cuales son necesarios para el desarrollo humano y por consiguiente no pueden ser suprimidas. La mejor estrategia debería ser apostar por un desarrollo sostenible. El cuál gestione mejor la agricultura y la industria.

También te puede interesar:

EspacioCiencia.com

Newsletter