Escrito por Tendenzias

Ecosistemas acuáticos y terrestres: desequilibrios y conservación

Los seres vivos llevan a cabo las funciones vitales en dos medios distintos: el ecosistema acuático y el ecosistema terrestre. El medio terrestre y el medio acuático están constituidos por distintos ecosistemas y determinados por sus biotopos y biocenosis. Los componentes abióticos más representativos de ambos medios son los siguientes:

El medio terrestre

La temperatura atañe a cualquier proceso que llevan a cabo los seres vivos, como su movilidad, su crecimiento, la fotosíntesis, entre otros.

El incremento de la temperatura decide el incremento de la velocidad de los procesos mencionados. Sin embargo, el exceso podría ser más perjudicial que el descenso de las temperaturas y ralentiza le velocidad.

El incremento de las temperaturas activa a los reptiles y a los anfibios. El descenso de ellas, hacen que algunos animales deban hibernar.

La luz en el medio terrestre

La luz es vital para que los vegetales puedan realizar el proceso de la fotosíntesis. Otra de sus características es la de determinar el ritmo diario de los animales, lo que incluye el descanso y la actividad. Éstos generalmente duermen cuando escasea la luz.

En el caso de la vegetación, ésta crece siguiendo la orientación de la luz.

La humedad

Este elemento es la porción de agua suspendida en el aire y la que se asienta en el suelo. La humedad activa la vida vegetal y proporciona agua a pequeños seres vivos.

En los bosques tropicales, por ejemplo, se puede apreciar la gran cantidad de vegetación existente gracias al elevado grado de humedad.

En lugares desérticos, sin embargo, se aprecia la falta de ella escaseando con ello la vida vegetal.

El suelo

Las características del suelo determinarán el desarrollo de la vegetación. Hay suelos de muchas clases, arenosos, rocosos, arcillosos… Cada uno de estos suelos tiene una disposición distinta para retener el agua y esto afecta en el desarrollo de la vida vegetal.

Los suelos con poco desarrollo apenas tienen vegetación. Al contrario de esos, los suelos desarrollados son mucho más fértiles y con mucha vegetación.

El medio acuático

La temperatura en el medio acuático suele ser bastante estable. El calor del exterior se transmite en el interior a través del agua hasta cierta distancia. Cuanto mayor es la profundidad más fría se va volviendo el agua.

Las aguas más templadas se encentran en las zonas ecuatoriales de la Tierra. Mientras que las aguas más gélidas se ubican en zonas polares y a mucha profundidad.

La luz en el medio acuático

Al igual que en el medio terrestre, la luz en el medio acuático también participa en el proceso de la fotosíntesis de las plantas acuáticas. La diferencia está en que solo se pueden beneficiar de ello las que se encuentran cerca de la superficie.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

La falta de luz en el medio acuático se denomina zona afótica. Allí no es posible el desarrollo de vegetales, aunque sí lo hacen otros organismos que viven en la zona fótica (en la superficie).

En la zona afótica podemos encontrar una serie de animales que no dependen de a luz. Éstos han desarrollado habilidades extraordinarias para poder moverse como peces en el agua (nunca mejor dicho). Seguro que os suena un pez llamado Melanocetus johnsonii, no por su nombre desde luego, sino por la luz que sale de su extremidad delantera. Os dejamos una imagen.

Gases

El dióxido de carbono y el oxígeno se disuelven en el agua, aportando los elementos necesarios para la oxigenación de los seres vivos acuáticos. También son componentes necesarios para llevar a cabo el proceso de la fotosíntesis en las plantas acuáticas que se encuentran en la superficie.

El dióxido de carbono es vital para el crecimiento de las algas. Y el oxígeno disuelto en el agua es absorbido por los peces, además de por la vegetación.

Salinidad

Existen tres tipos de aguas, clasificadas según su contenido en sal:

  • El agua dulce: estas aguas apenas son salinas. As encontraremos en los ríos, los glaciares, los lagos…
  • El agua salada. Como su propio nombre indica, estas aguas tienen un alto contenido en sal y las encontraremos en los océanos.
  • El agua salobre: aguas con una cantidad intermedia de sal. Se encuentran en cualquier desembocadura de ríos.

Desequilibrios en los ecosistemas

Existen varias causas que provocan el desequilibrio del medio:

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

La explotación masiva del agua dulce en la agricultura y otras industrias, que ha llevado a cabo una gran pérdida de la calidad y cantidad de ésta. Todo ello es vital para la supervivencia de los ecosistemas.

La invasión y la movilidad de muchas especies debido a los cambios en el medio acuático en muchas zonas en la que habitaban, han provocado el desequilibrio de este medio.

IStock 515002514

La contaminación de las aguas hace mutar ciertas algas que acaban con la flora natural del ecosistema. La migración del mejillón cebra hace estragos en algunos ríos…

Los contaminantes químicos vertidos en los ríos y en los océanos, como los nitratos, los fosfatos, el petróleo y otros, están destruyendo gravemente y a pasos de gigante los ecosistemas. A largo plazo, en el ecosistema terrestre, se prevé una desertización en muchas partes del planeta, debido a la deforestación y desaparición de parte de la vida vegetal por falta de calidad en el agua.

La gran influencia por parte del hombre en la contaminación, está comprometiendo el medio ambiente causando estragos de varias maneras. Infraestructuras urbanas, destrucción de costas, playas artificiales, puertos deportivos y un sinfín de actividades más.

Hay que tener en cuenta también, el consumo excesivo por parte del ser humano. De sobra sabemos que se desperdician muchos elementos alimenticios, lo cual se podría evitar. Eso ayudaría a mantener el equilibrio, además de otros conceptos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

En el medio acuático, ya se encuentran en peligro de extinción especies como el atún, el boquerón, las ballenas…

Los ecosistemas terrestres y acuáticos están sufriendo las graves consecuencias con el paso del tiempo. La escasez de muchos elementos y el deterioro de éstos, están provocando daños que pueden a ser irreversibles ante la falta de remedios por parte del ser humano.

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos