Escrito por Tendenzias

Dinámica del ecosistema: autorregulación de la población

La extensión de una población viene condicionada por factores limitantes y estrategias reproductoras características de cada especie. Están los factores limitantes, factores dependientes de la densidad y factores independientes de la densidad.

Mecanismos de autorregulación

Factores limitantes. Son los que condicionan el aumento en la población, la natalidad y la mortalidad:

Factores dependientes de la densidad. Originadas por el aumento en exceso de la población, lo que a su vez produce el aumento de la competencia por el alimento, la zona, la reproducción o enfermedades. Todo eso lleva a reducir el tamaño de la población.

Factores independientes de la densidad. Afectan directamente a la tasa de natalidad y mortalidad, pasando por alto el tamaño de la población. Hablamos de factores abióticos como una erupción volcánica, una inundación, la sequía…

Dinámica de poblaciones

Existen parámetros para determinar la evolución de una población, y se pueden destacar por:

El tamaño de la población (censo), la distribución de edades, densidad o distribución de espacio y estrategias para regular el tamaño de la población.

Tamaño de población

El tamaño de una población viene acordado por la cantidad de individuos que hay en ella. Existen factores que suelen favorecer el crecimiento o la disminución de la población y son los siguientes:

  • Tasa de natalidad. Es la cantidad de individuos nacidos en un tiempo determinado.
  • La cantidad de seres que se suman a la población cuya procedencia es otra población, es la llamada tasa de inmigración.
  • Tasa de mortalidad. Es la cantidad de seres que fallecen en una población.
  • La cantidad de individuos que dejan una población para habitar a otro ecosistema, es la tasa de emigración.

Crecimiento de la población

Hay dos conceptos que intervienen en el crecimiento de una población, el potencial biótico y la resistencia ambiental. Este crecimiento se compone por todos los factores biológicos y físicos que detienen el crecimiento en la población.

Crecimiento exponencial. Éste es propio de los microorganismos que se desarrollan en condiciones específicas de laboratorio. En el ecosistema, no todos los seres pueden procrearse indefinidamente. Además, con una tasa de mortalidad baja, eso les dejaría sin recursos necesarios para vivir, como el agua, alimento, espacio…

Hay una fase de latencia al principio (fase de latencia), seguida de otra cuyo crecimiento se acelera (fase exponencial). Esta cual se vuelve a ralentizar cuando se alcanza cierto tamaño en la población (fase estacionaria).

La explotación de los ecosistemas ocasionada por el ser humano (ganadería, agricultura o pesca), se basa en extraer biomasa conservando el ecosistema inmaduro. La sobreexplotación se traduce en extraer más deprisa que el crecimiento de la población. Esto significa que su densidad se reducirá un nivel por debajo en el que está.

Relaciones interespecíficas

Estas relaciones son las que existen entre dos poblaciones o especies diferentes de la misma comunidad, en las que una puede salir perjudicada, beneficiada o indemne.

IStock 540733386

Depredación. Es la relación entre presa y devorador, el segundo es el depredador. Los depredadores pueden acabar con una población. La selección natural procede aumentando la efectividad del depredador para cazar su alimento, a la vez que aumenta la eficacia de la víctima para poder escapar.

IStock 530553981

Las plantas carnívoras. Éstas se nutren de animales de forma parcial, normalmente de insectos.  Suelen desarrollarse en humedales y turberas, ahí donde el suelo es ácido apenas dispone de nitrógeno asimilable. La falta de nitrógeno les impide poder elaborar las proteínas necesarias, de ahí el desarrollo de mecanismos para poder obtener esas proteínas que necesitan. Para extraer las proteínas de los insectos, las asimilan a través de enzimas digestivas y de bacterias que van descomponiendo los cuerpos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
IStock 671622346

Una planta carnívora, para poder cazar debe atraer la presa mediante el olor, el néctar… Disponer de enzimas digestivas, hongos simbióticos, bacterias…

Sucesión y regresión de los ecosistemas

Los ecosistemas van cambiando ya que no son lugares estáticos, además pueden incrementar y mantener su organización, adaptándose a cualquier variación utilizando el flujo continuo de materia y de energía.

El final de este trayecto es el estado de máxima madurez y la estabilidad dinámica cuyo nombre es clímax.  El procedimiento de los ecosistemas que tratan de alcanzar el clímax se llama sucesión ecológica. Se puede determinar como un proceso dinámico que resulta de las interacciones entre factores bióticos y abióticos y dan lugar a la constitución de un ecosistema complicado y estable.

A consecuencia de todo ese proceso, en los ecosistemas hay cambios de sus biocenosis a través del tiempo, las cuales se suceden cronológicamente proporcionando condiciones factibles para las siguientes sucesiones.

Sucesión ecológica

La sucesión ecológica puede seguir un curso lento y gradual, donde las comunidades inestables pueden sufrir modificaciones. Esto último puede ocurrir tanto en la composición como en el tamaño de las poblaciones, en busca del equilibrio con los factores abióticos del ecosistema.

Cuando se logra el equilibrio, la comunidad será propensa a mantenerse y no se sustituirá por otra mientras no varíen las condiciones fisicoquímicas y climáticas. Con ello, en los lugares con climas constantes del planeta veremos los ecosistemas más complejos y maduros, los arrecifes o la selva tropical, por ejemplo.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);
IStock 506556884

Contaminación ecológica

A lo largo de los tiempos, el ser humano ha ido alterando las sucesiones mediante incendios, usos agrícolas, talas de árboles, ocupación industrial, contaminación y un largo etcétera.

IStock 149046398

Cuando se llevan a cabo las talas de los árboles, se genera un aumento de luz considerable en la superficie que queda. Esto provoca cambios en la temperatura y la humedad, lo que favorece la aparición de plantas heliófilas.

El suelo se queda sin vegetación clímax y se erosiona con el tiempo, con lo que sumerge una vegetación xerofítica y pobre. Este tipo de paisaje se puede apreciar en algunas zonas del mediterráneo, don se han ido destruyendo los bosques esclerófilos (encinar) y se aprecia un estado avanzado de desertización.

IStock 499571887

Los animales de pastoreo como las cabras, las vacas, etcétera, también son considerados como agentes erosivos de primera magnitud. También lo son animales como los conejos, los gamos o los ciervos.

También te puede interesar:

Impactos de las actividades humanas en los ecosistemas: Superpoblación

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos