Cómo se recicla el plástico: proceso y descomposición

El plástico es uno de los materiales más utilizados para fabricar productos de toda clase. Aunque no goza de buena reputación, porque nos cuentan que es un elemento muy contaminante, no podemos negar su utilidad, su versatilidad y lo presente que está en nuestras vidas. Hay diferentes tipos de plástico y, afortunadamente, muchos de los […]
EspacioCiencia.com

El plástico es uno de los materiales más utilizados para fabricar productos de toda clase. Aunque no goza de buena reputación, porque nos cuentan que es un elemento muy contaminante, no podemos negar su utilidad, su versatilidad y lo presente que está en nuestras vidas. Hay diferentes tipos de plástico y, afortunadamente, muchos de los plásticos puede reciclarse. En este post vamos a explicarte Cómo se recicla el plástico: proceso y descomposición de este material.

Reciclar el plástico

¿Se puede reciclar el plástico?

Los plásticos tienen ventajas y desventajas, esto es cierto. Pero sí, los plásticos se reciclan, aunque no todos, pero hay variedades de plásticos que pueden tener una vida útil bastante larga si aprendemos a reutilizarlos, porque permiten más de un uso de manera segura. Mientras que otros plásticos se pueden reciclar.

Botellas y vasos de plástico en el mar

Partiremos de la base de que muchos plásticos no pueden reciclarse, y otros tanto sí que lo permiten. Para que esto sea posible y se recicle cuanto más plástico mejor, además de la naturaleza del mismo, también es importante que aprendamos a reciclar y tomemos consciencia del papel activo que tenemos en esta tarea. Porque si nos acostumbramos a depositar los plásticos en su correspondiente contenedor de plástico, en lugar de tirar toda la basura a un contenedor común, estaremos aportando un importante granito de arena en la conservación del medioambiente. ¿Tú lo haces?

Entre los tipos de plásticos que sí se pueden reciclar están el plástico PET, que se usa principalmente para crear botellas de plástico y que cuando se recicla suele tener una nueva vida útil en el sector textil. El plástico PP o Polipropileno, habitual en los envases de comida y las tapas de los envases, también es de los tipos de plásticos más fáciles de reciclar. Hay muchos más plásticos pero su reciclaje es imposible o muy difícil en la mayoría de ellos.

Niño aprende a reciclar plástico

A menudo sucede que hay productos hechos de plástico que son complicados de reciclar porque además de plástico están compuestos por otros materiales y es difícil separarlos. Es el caso de los tetrabriks que, aparte de plástico, llevan cartón y aluminio. Separarlos para su reciclaje es una odisea.

Cómo se recicla el plástico

Existen empresas dedicadas al reciclaje, es verdad. Pero no solo es labor suya la de reciclar, sino que el primer paso del proceso comienza por cada uno de nosotros. El reciclaje se inicia cuando en casa, tras utilizar un objeto o producto que lleva plástico y que ya no va a darnos más uso, lo llevamos al contenedor amarillo dedicado a la recogida de plásticos. Una vez aquí, estos desechos de plástico serán transportados hasta las plantas de selección.

Contenedor amarillo de plásticos

Una vez llegan a la plantas de reciclaje, estos artículos se clasifican por colores. Sí, ¿no lo sabías? Es curioso, ¿verdad? Esto se hace con el objetivo de aprovechar también los pigmentos de color de cada plástico. Una vez se tienen todos los plásticos del mismo color, se someten a un proceso de trituración, lo que da lugar al plástico triturado cortado en trocitos muy pequeños que van a aligerar el peso y el volumen para que sea más fácil su tratamiento. A estos mini pedacitos de plásticos se les llama «granza».

La granza se lava, sumergiéndola en agua, para que la suciedad más pesada caiga hacia abajo. La limpieza de impurezas se completa con un secado y centrifugado. Y, posteriormente, se busca homogeneizar para que la textura y el color quede igualado. Todos estos procesos son mecánicos.

Clasificando el plástico para reciclar

Una vez hecho lo anterior, nuevamente se somete a una depuración. Aquí ya se le da la forma y el color requerido para que, a partir de ahora, sea sometido a los controles de calidad pertinentes. Tras este paso, ya tenemos plástico reciclado y listo para elaborar productos nuevos, los cuales pueden ser embalajes, envases y hasta electrodomésticos. Otras veces, el plástico reciclado se destina a crear fibras para moquetas o para fabricar ropa. Y el plástico que resulte inútil para esto tras el proceso de reciclado, se reserva para fabricar precintos o flejes.

Cuánto tarda en descomponerse el plástico

Desechos en la playa

Seguramente hayas leído en muchos lugares o te hayan contado que el plástico tarda unos 150 años en descomponerse. Sin embargo, se barajan otras cifras peligrosamente más altas porque, si acaso 150 años nos pareciera poco, hay plásticos que podrían tardar incluso 500 años en desintegrarse o no desaparecer hasta al cabo de ¡1000 años! Escalofriante desde luego si tenemos en cuenta los millones y millones de plásticos que tiramos a la basura cada año y que cuando lo hacemos estos desechos tienen que depositarse en algún sitio hasta su desaparición.

Niña reciclando con mamá

Estos residuos plásticos destruyen el medioambiente y, además de esto, resultan altamente tóxicos. ¿Que cómo nos afectan los residuos plásticos a nuestra salud? Pues verás, el plástico es tóxico para nuestro organismo en cuanto a que contaminan el entorno y, con ello, el agua y los alimentos que consumimos. No se descarta que incluso muchos cánceres aparezcan debido a la toxicidad a la que está expuesto nuestro organismo.

Plástico como menú

El plástico cuando se va desintegrando, sus partículas acaban llegando a las aguas y son ingeridos también por muchos animales que finalmente nos comemos. Así, no solamente causa la extinción de muchas especies de flora y fauna con su contaminación, sino que después de todo, el destino final de esa basura de plástico, termina siendo nuestro propio cuerpo comprometiendo nuestra salud.

Alternativas a los plásticos

¿Existen alternativas a los plásticos? Desde luego en ello se está trabajando, aunque todavía falta conciencia en la sociedad al respecto, sobre todo porque el plástico es un material versátil, abundante y barato. Podríamos pensar que los bioplásticos y plásticos biodegradables son una opción posible y ecológica, pero no nos equivoquemos. Estos plásticos también son dañinos al ecosistema, porque no se degradan de modo natural, sino que exigen de procesos industriales que sometan estos otros plásticos a temperaturas muy altas.

La solución que podemos emplear es reducir al mínimo la adquisición de plásticos. Cuando compremos plástico, reutilizar lo más posible siempre y cuando su uso sea seguro y no tóxico, optar por bolsas de papel o de tela, por tapones de corcho y por mobiliario de bambú o de otros materiales no plásticos.

Galería de imágenes Cómo se recicla el plástico: proceso y descomposición

EspacioCiencia.com
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar