Escrito por Tendenzias

¿Cómo funciona un pararrayos?

Una de las pocas protecciones que tenemos contra la descarga eléctrica de un rayo durante una tormenta es el pararrayos.

¿Cómo funciona este instrumento tan simple pero útil, capaz de atraer y desviar la enorme energía que provocan los rayos?

Los pararrayos se componen básicamente de una barra de hierro, única o múltiple, que termina en una punta de platino o de cobre cuyo material metálico atrae la carga ionizada del rayo.

La barra, a su vez, está unida por medio de conductores a una toma de tierra instalada en el techo de los edificios.

La toma de tierra está destinada a establecer una buena comunicación entre el suelo y los conductores. Los conductores son cables o bandas de cobre que pueden estar unidos a las diversas partes metálicas del edificio, un cierto número de ramificaciones establecen un contacto directo con el suelo.

Se reparten, en forma regular, en torno al edificio, de manera que las descargas puedan ser transmitidas a tierra lo más rápido posible.

Para evitar que la descarga se disperse, las diversas ramificaciones se conectan a la armazón metálica del edificio, a las tuberías, los desagües, etc, formando un sistema.

Los conductores de tierra se hunden directamente en el suelo proporcionando a todo el sistema un enlace eléctrico con la tierra, esto es la toma de tierra.

Es extremadamente importante conseguir un contacto seguro con la tierra, de otro modo, durante su recorrido a lo largo del sistema del pararrayos, la descarga eléctrica podría ramificarse fácilmente hacia los objetos próximos.

La tierra húmeda proporciona un contacto eléctrico excelente, mientras que la seca ofrece uno más defectuoso.

Por este motivo, muchas veces los conductores se propagan a través de un tubo que se sumerge en un pozo, con objeto de que se mantenga en contacto permanente con el agua.

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos