Escrito por

Cochinilla del carmín | El rosa de los yogures de fresa

Estamos contentos de volver a recibir la colaboración de D. Jorge Poveda Arias, biólogo, científico y experto en nutrición.

Dactylopius coccus es el nombre científico con el que se le conoce a la cochinilla del carmín, un insecto hemíptero que se alimenta de los fluidos internos de diferentes especies de cactus del género Opuntia (nopales, tunas, chumberas). Las hembras viven fijas a las hojas de las chumberas, pues tienen su “boca” introducida en el interior vegetal, absorbiendo los nutrientes de forma continua.

Origen del uso de la cochinilla del carmín

Cuando los españoles alcanzaron el continente americano observaron como los aztecas utilizaban un tinte muy intenso de color rojo para la decoración de tejidos, herramientas o su propio cuerpo, además de para la escritura. Este tipo de colorante, en el “Viejo Mundo”, era algo muy escaso y reservado para las altas clases sociales, pues para su obtención se requería del triturado y secado de unos insectos parásitos del roble y la encina, también cochinillas, del género Kermes.

La llegada de este nuevo tinte al continente europeo revolucionó el comercio de este tipo, llegando a resultar para la corona española, la tercera fuente de ingresos proveniente de América, por detrás del oro y la plata. Los aztecas llevaban siglos criando y seleccionando a las cochinillas del carmín sobre las chumberas, habiendo logrado ejemplares con una gran acumulación de pigmento y un sistema de proliferación sostenible.

Exportación de la cochinilla del carmín

Debido a los beneficios económicos que este producto le suponía al comercio español, muchos otros países intentaron desarrollar en sus territorios dicho sector. Para ello, el sistema se basó en la introducción de las chumberas en nuevos hábitats (Hawaii, Sudáfrica, Australia) y la posterior liberación del insecto. Pero la cochinilla del carmín es un insecto muy sensible a los cambios ambientales y jamás lograron sobrevivir en estos nuevos lugares, propiciando una enorme y descontrolada proliferación de los cactus por los nuevos territorios que, por ejemplo, en Australia, provocó la pérdida irremediable de gran cantidad de territorio fértil para la agricultura.

Cría de la cochinilla del Carmín en España

En España, tras la independencia mejicana, se intentó la cría del insecto en las Islas Canarias, con enormes éxitos que llegan hasta día de hoy, con la presencia de una Denominación de Origen Protegida y habiendo sido el mayor productor de cochinilla del carmín a nivel mundial.

Beneficios de la cochinilla del carmín

Pero el éxito de este tinte no fue siempre tan impactante. En el siglo XIX se desarrollaron varios tintes rojos sintéticos que terminaron por sustituir al obtenido de la cochinilla, excepto en las industrias alimentarias, farmacéuticas y de cosméticos, pues los tintes químicos resultaban en numerosas reacciones alérgicas.

El pigmento obtenido de la cochinilla se basa en ácido carmínico, un compuesto de defensa que acumulan las hembras con el fin de protegerse frente el ataque de hormigas, ya que su movilidad es nula, al vivir fijas a las hojas de las chumberas.

Industria alimentaria

En la industria alimentaria este pigmento es ampliamente utilizado en productos como yogures, batidos, carnes, mermeladas, caramelos, etc. En la Unión Europea puede determinarse la presencia del producto derivado de la cochinilla en el etiquetado del alimento gracias a la denominación E-120, mientras que en los Estados Unidos la denominación incluye únicamente la palabra “carmine”. Por otro lado, en los productos de cosmética, como pinalabios, el etiquetado incluye generalmente la denominación “Red 4”.

La ciencia que no es divulgada hacia la sociedad es como si no existiera

Referencias bibliográficas y más información:

  • Baranyovits, F. L. C. (1978). Cochineal carmine: an ancient dye with a modern role. Endeavour2(2), 85-92.
  • Borges, M. E., Tejera, R. L., Díaz, L., Esparza, P., & Ibáñez, E. (2012). Natural dyes extraction from cochineal (Dactylopius coccus). New extraction methods. Food Chemistry132(4), 1855-1860.
  • de Jesús Méndez-Gallegos, S., Panzavolta, T., & Tiberi, R. (2003). Carmine cochineal Dactylopius coccus Costa (Rhynchota: Dactylopiidae): significance, production and use. Advances in horticultural science, 165-171.
  • Lim, H. S., Choi, J. C., Song, S. B., & Kim, M. (2014). Quantitative determination of carmine in foods by high-performance liquid chromatography. Food chemistry158, 521-526.
  • Méndez, J., González, M., Lobo, M. G., & Carnero, A. (2004). Color quality of pigments in cochineals (Dactylopius coccus Costa). Geographical origin characterization using multivariate statistical analysis. Journal of agricultural and food chemistry52(5), 1331-1337.
  • Müller-Maatsch, J., & Gras, C. (2016). The “carmine problem” and potential alternatives. In Handbook on Natural Pigments in Food and Beverages (pp. 385-428).

Te recomendamos leer otro artículo de D. Jorge Poveda Arias

Qué es la Serendipia | Suerte o Ciencia

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos