Escrito por

Ciclos biológicos: la semilla, el fruto y adaptaciones al medio

Las semillas son simbolizadas como principal forma de dispersión de espermafitas, el éxito que pueda tener frente a las esporas en la tierra es debido a tres principales razones que son:

  • Una semilla dispone de un embrión pluricelular con una raíz, tallo y hojas embrionarias. Las esporas, sin embargo, están formadas por una sola célula.
  • La semilla también dispone de endospermo, que es un tejido cuya función es de nutrición para los momentos breves del desarrollo. Las esporas tienen poco almacenamiento alimenticio.
  • Una semilla también dispone de protección, que son las cubiertas, mientras que las esporas prácticamente no disponen de ella.

Morfología del fruto

Un fruto proviene de los tejidos del carpelo, los cuales se desarrollan tras la fecundación. Está constituido de una o varias semillas cercadas de tejido protector llamado pericarpo, el cual se ha generado por la formación de las paredes del ovario.

El pericarpo, que es capa externa, está compuesto por otras dos capas, el mesocarpo que es la capa intermedia y el endocarpo, que es la capa interna. Dependien del tipo de fruto que se desarrolle, las tres capas podrán ser diferentes en consistencia y las interacciones que guarden entre sí.

Tipos de frutos

Existen varios tipos de frutos:

Los frutos simples, que son los que derivan de una flor que solo tiene un ovario. Según sea la consistencia del fruto y la suculencia de las paredes, los frutos simples se dividen en dos grupos:

Frutos secos

Estos están constituidos por tejidos duros tras la disecación y lignificación de sus células. Dependiendo de la apertura del fruto para dejas caer las semillas, se podrán diferenciar dos clases:

  • Frutos dehiscentes. Éstos se abren de forma espontánea por varios mecanismos.
  • Frutos indehiscentes. Son los que se quedan encerrados con las semillas en el interior.

Frutos carnosos

Cuando los frutos carnosos maduran están constituidos de tejidos suculentos. La fracción carnosa ocupa todo el pericarpo o solo parte.

Frutos múltiples

Éstos son los que derivan de alguna flor con diversos carpelos libres, cada uno tiene un fruto independiente a los otros. Éstos también pueden ser frutos secos o carnosos, un ejemplo de ello sería la mora.

Frutos complejos

Se dan casos en que a formación de un fruto se lleva a cabo por la intervención de varias partes de la flor excluyendo las paredes del ovario. Algún ejemplo sería la balaústa (granada) o el pomo (manzana).

Existen infrutescencias, los cuales son grupos de frutos que proceden de las inflorescencias. Un ejemplo de ello sería la piña o el higo.

Diseminación y germinación de la semilla

La diseminación es un acto decisivo del proceso en la reproducción. La adaptación de una planta para la dispersión puede ser numerosa y variada. Según el agente que lo disperse puede establecerse la siguiente clasificación:

  • Plantas bolócoras. Los frutos de estas plantas han perfeccionado mecanismos especiales para auto dispersar, como por ejemplo el del género Ecballium, el cual dispersa las semillas a distancia mientras está madurando.
  • Plantas hidrocoras. Ésta dispersa las semillas a través del agua. Un ejemplo sería la ninfácea, sus frutos se van descomponiendo en el agua diseminando sus semillas.
  • Plantas anemócoras. Estas plantas diseminan sus semillas a través del viento. Tanto las semillas como los frutos sufren adaptaciones para poderse conservar suspendidas en el aire y así facilitar el vuelo de las laminillas, pelos, vilanos o cualquier parte de una inflorescencia.
  • Plantas zoócaras. Éstas disponen de una serie de elementos en las semillas o los frutos para quedarse fijadas en la piel o en las plumas de los animales. Pueden ser espinas, excrececencias, etc. Otras veces, cuando los frutos son ingeridos por lo animales, las semillas pasan a ser dispersadas a través de las heces.

Germinación y tipos

La germinación incluye procesos metabólicos y morfogenéticos que aportan transformaciones del embrión en una plántula capaz de vivir por sí sola. Las giberelinas libran un papel vital en la germinación ya que estimulan la hidrólisis de polisacáridos almacenados en el endospermo. Generalmente la semilla se impregna de agua y se hincha haciendo que el revestimiento se rompa y brote la radícula.

Una vez que la radícula se encuentra fuera se introduce en el suelo. Empieza a producir pelos que absorben el agua y nutrientes a través del suelo. Existen dos formas básicas de germinación:

  • La epigea, que son los cotiledones y el ápice caulinar que salen por el exterior del suelo. Este tipo de germinación son presentadas por las leguminosas como, por ejemplo, la judía.
  • La hipogea, que son los cotiledones que se quedan en el interior de la cubierta y debajo del suelo. Este tipo de germinación suele darse en las monocotiledóneas.

Los elementos que repercuten en la germinación son el agua, gases, temperaturas y la aptitud de la semilla.

loadInifniteAdd(44636);

Adaptaciones al medio

Cada comunidad vegetal tiene mecanismos de germinación característicos según las condiciones ambientales que predominan en la naturaleza y la fisiología de las semillas. Pondremos tres ejemplos que contrastan para entender las adaptaciones sometidas a las semillas.

Adaptación en el desierto

Los desiertos tienen periodos muy cortos de humedad, lo que hace que en él solo predominen plantas perennes de larga vida y con oportunidades para reproducirse a lo largo de su vida. Generalmente las semillas perecen hasta que, en ocasiones, se presenta un año favorable para que algunas de ellas consigan sobrevivir y constituir nuevos seres vivos. Este tipo de semillas presentan una quiescencia que les permite germinar en cuanto existe algo de humedad.

Bosques templados

Cuando la fructificación y diseminación de estas semillas se llevan a cabo en otoño, han de sobrevivir en el suelo hasta llegar la primavera hasta cuando las condiciones ambientales sean adecuadas para establecerse.

Selva tropical

Las condiciones ambientales que caracterizan las selvas tropicales, la humedad y la temperatura constante, favorece la germinación de las semillas a rápidamente.

A consecuencia de la gran diversidad de especies vegetales que caracteriza el clima tropical, las semillas poseen gran cantidad de aspectos diferentes a tener en cuenta, como la estacionalidad de producción, de cosecha, número de semillas por fruto, tamaños, formas, etcétera.

No se puede establecer alguna generalización sobre la estructura o el comportamiento.

loadInifniteAdd(44637);

También te puede interesar:

Las hormona vegetales: tropismos y nastias

Tipos y funciones de reproducción en los vegetales