Escrito por Tendenzias

Cambios físicos y psíquicos en la adolescencia

Resulta increíble cómo los adolescentes pasan de ser niño/a pequeño/a a un hombrecitos o mujercitas. A partir de los 11 años se empiezan a experimentar los cambios físicos. Alrededor de los 13, cuando llega la pubertad, es cuando podemos ver los cambios tanto físicos como psíquicos. El adolescente deja de ser niño o niña. El futuro adulto empieza a experimentar toda clase de cambios, sobre todo hormonales.

Hay adolescentes que le restan cierta importancia a esos cambios. Otros, sin embargo, le dan demasiada. En muchos casos es por falta de información o comunicación. Esto puede llegar a desarrollar ciertos complejos y cambios en la personalidad. Pero os pedimos tranquilidad porque…  ¡¿quién no ha pasado por ese proceso?!

Está claro que cada adolescente es distinto y tiene sus características propias. Vamos a explicaros todos estos cambios.

Cambios físicos en los adolescentes

Tanto en niños como en niñas, sufren los cambios en la voz. Los olores corporales son distintos, el vello sobre el labio superior no les gusta… Un sinfín de cambios en poco tiempo y además de rápidos, muy profundos.

Bueno, pues de todos estos cambios nadie se libra. Es un proceso necesario, el cuerpo se va adaptando y ellos deben hacerlo igualmente, ya que se están haciendo mayores y es parte de la evolución. A este proceso se le llama la pubertad.

La nueva apariencia que se va adquiriendo con este proceso, puede dar lugar a ciertos complejos o inadaptación en algunos casos (aunque es pasajera), pero también ofrece alegrías.

La pubertad

La madurez física y sexual se produce a consecuencia de los cambios hormonales. Tenemos una glándula en el cerebro que se llama glándula pituitaria, ésta produce hormonas y llegan a varias partes del cuerpo a través de la sangre.

La pubertad en los chicos adolescentes

Las gonadotropinas son unas hormonas que estimulan los testículos en el hombre. Este proceso a su vez estimula la producción de testosterona y androsterona. Estas hormonas son imprescindibles para el desarrollo de los órganos genitales e influyen directamente en el cambio físico del niño. Estos órganos adquieren mayor tamaño y la piel de los testículos se vuelve más grueso. Los niños, en esta etapa, cogen algo más de peso, sus músculos se desarrollan y se acentúan. Empieza el desarrollo del vello púbico, el vello en las axilas, pelo en la barba, cambios en la piel, aparición de acné, sudor más fuerte… Su morfología empieza a tener aspecto de adulto.

La pubertad en las chicas adolescentes

Normalmente esta fase comienza antes en las chicas que en los chicos con la misma edad. En las chicas, la producción de hormonas sexuales femeninas(estrógenos) se llevan a cabo en los ovarios. Ante este proceso, se pueden apreciar los cambios físicos, la chica también puede percibir su aumento de peso. El aumento de cadera, estrechamiento de la cintura, el vello púbico, vello en las axilas, cambios en los pechos… los cambios en las chicas son parecidos a los de los chicos, aunque ésta no tiene barba naturalmente.

Sin embargo, ésta ya puede quedar embarazada. Esta es una de las razones por la que es aconsejable explicarles a los niños, a partir de cierta edad, la educación sexual. Ésta les sirve para guiarlos y sean conscientes de las posibles consecuencias.

Cuando se desarrolla la madurez sexual en la niña, los ovarios liberan óvulos, los cuales han estado siempre presentes pero dormidos. Cada 28 días, aproximadamente, se liberan (a modo de sangrado) y se desechan. A este proceso se le llama menstruación.

Que los órganos reproductores de los adolescentes adquieran madurez sexual, no significa que ya estén preparados para llevar a cabo el acto sexual. Hay muchas emociones y riesgos de por medio a tener en cuenta frente a esa posibilidad. Transmisión de enfermedades, embarazos indeseados, cargos de conciencia por haberlo hecho con la persona equivocada, decepciones, etcétera.

Cambios psicológicos en los adolescentes

En la etapa dela pubertad, los adolescentes empiezan a sentir la necesidad de tener cierta independencia e intimidad. Empiezan a buscar su identidad, se hacen muchas preguntas sobre sí mismos, se comparan con el resto o le ponen mucho más interés a su vestimenta.

En muchas ocasiones, el hecho de no haber superado las expectativas que ellos esperaban, por ejemplo, un pecho más grande en la chica, unos músculos más fuertes en los chicos, o incluso un pene mayor… se crea cierta preocupación, complejo o decepción. Esto denota una falta de confianza en sí mismos, y se puede reforzar gracias a la ayuda y comunicación de sus padres o tutores.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Los adolescentes, en muchos casos, se vuelven muy susceptibles al miedo de ser etiquetado o rechazado, a nadie le gusta que nos pongan un mote desagradable.

Tienden a volverse egocéntricos a veces, quieren ser el centro de atención o se creen que nadie les comprende. Vamos, que su cuerpo puede compararse con la de una centrifugadora.

Surgen los sentimientos, y con ellos las dudas, los miedos y el idealismo. La comunicación no es demasiado fluida con los padres cuando se trata de hablar de relaciones. Esto es normal, parte de sus amistades se han convertido en sus principales cómplices y la familia que da a un paso por detrás.

Sobre todo, es muy importante no dejarse llevar por emociones que no se puedan controlar, ante cualquier duda mejor preguntar a un adulto con confianza. Todos pasamos por esta fase, en mayor o menor grado.

Curiosidad por las sustancias prohibidas

Algunos adolescentes tienen demasiada curiosidad en probar sustancias que no les conviene. Estamos hablando del alcohol o las drogas. Puede haber varios factores que induzcan a esta afición tan temida por los padres.

Algunos lo hacen para integrarse a un grupo concreto, otros por problemas en casa, las causas pueden ser diversas. Ante esta situación, es conveniente hablar tranquilamente con el adolescente, y bajo ningún concepto hay que recordarle el niño que ya no es. Muchos adultos han tenido sus propias vivencias al respecto, eso no significa que se vayan a convertir en alcohólicos o drogadictos, pero sí es conveniente enseñarles a ser prudentes y saber frenar.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Para cualquier ser humano parece imprescindible sentirse integrado, en el caso de los adolescentes parece una obligación. Los padres no deben darle excesiva importancia al respecto, el hecho de que el adolescente pase más tiempo con su grupo, no significa que dejen de querer a sus padres, sino más bien al contrario. Ellos siguen precisando de sus atenciones, ciertas normas para sentir cierta seguridad, sentirse protegidos en momentos de desamparo, etcétera.

Los pensamientos y los actos en los adolescentes tienden a ser más impulsivos o rebeldes. La falta de madurez emocional puede llegar a desembocar en comportamientos inapropiados e incluso peligrosos en algunas ocasiones. En estos casos es recomendable tener una charla tranquila con ellos y en caso de necesidad, ayuda profesional.

Enamoramiento y deseo sexual

Cuando somos adolescentes estamos llenos de confusión respecto a los sentimientos y el sexo. La lista de preguntas podría ser larga, eso es normal. El factor hormonal juega un papel importante en estas edades, los estrógenos y la testosterona parecen provocar una revolución en sus cuerpos y mentes.

Los adolescentes tienden a imaginarse aventuras con alguna actriz, profesora, cantante… e incluso contarlo a sus amigos. Tanto chicos como chicas.

Poluciones nocturnas

En la mayoría de los adolescentes, por no decir todos, tanto chicos como chicas, tienen en algún momento una excitación tan extrema mientras sueñan, que pueden llegar al orgasmo y a la eyaculación. Esto es perfectamente natural. Es un síntoma claro de que su aparato reproductor funciona con normalidad.

También te puede interesar:

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos