Escrito por Tendenzias

Todo sobre el calendario de lluvia de estrellas 2017

Las lluvias de estrellas son uno de esos fenómenos que nos recuerdan lo bonito e impresionante que puede llegar a ser nuestro universo. Si quieres saberlo todo acerca de estos mágicos sucesos, te recomendamos que leas nuestro artículo con el calendario de lluvia de estrellas 2017.

Calendario de lluvias de estrellas en 2017

A lo largo del año hay ciertos momentos en el que se pueden ver en el cielo las famosas lluvias de estrellas, un fenómenos que atrae a numerosos curiosos o amantes de la fotografía. En una noche despejada, una lluvia de estrellas puede ser algo mágico, incluso revitalizador. Si quieres saber cuándo puedes presenciar uno de estos fenómenos, te mostramos las fechas de todas las lluvias de estrellas en 2017.

Información de cada lluvia de estrellas

Cuadrántidas

La primera lluvia de estrellas se produce nada más comenzar el año, entre el 1 y el 6 de junio, aunque los días de mayor actividad se concentrar en el 3 y el 4. Durante estos días se produce una de las lluvias de estrellas más intensas del año, con hasta 120 meteoros por hora. Estos meteoros provienen de las constelación de Bootes, y están asociados al cometa 2003 EH1. En los días de mayor intensidad la fase lunar se encuentra al 30% por o que las condiciones de luminosidad son bastante buenas.

Líridas

La siguiente lluvia de estrellas del año son las líridas, que adquieren su nombre al provenir de la constelación de lira, en concreto del cometa C/1861 G1. Para presenciar este fenómeno hay que esperar hasta abril, siendo los días de mayor actividad el 22 y 23 de este mes. Es una lluvia de intensidad más bien baja, unos 20 meteoros a la hora, pero las condiciones de luz son bastante buenas para las fotografías, ya que la fase lunar se encuentra el 17%.

Eta Acuáridas

Se denomina así a la lluvia de estrellas que se produce en el mes de mayo, principalmente durante los días 6 y 7 de este mes. Se llaman de esta manera porque provienen de la constelación de acuario, en concreto del cometa 1P/Halley. Su intensidad es media-baja, y las condiciones lumínicas no son demasiado buenas ya que la luna se encuentra al 85%.

Delta Acuáridas

Se producen durante los días 29 y 30 de julio principalmente. Aunque no es una lluvia de gran intensidad, las condiciones para su observación suelen ser buenas en el hemisferio norte, sobre todo por las despejadas noches del verano y porque la fase lunar se encuentra al 33%.  También provienen de la constelación de Acuario, aunque en este caso no está claro el cometa al cual pertenecen.

Perseidas

Las perseidas, también denominadas Lágrimas de San Lorenzo, son una de las lluvias de estrellas más famosas del año, aunque en realidad no es la más intensa (la superan las Cuadrántidas y las Gemínidas). Las Lágrimas de San Lorenzo provienen de la constelación de Perseo y se verán con mayor intensidad durante los días 12 y 13 de agosto. En estos días la intensidad de la lluvia llegará a los 100 meteoros por hora. Son observables a simple vista gracias a las despejadas noches de verano en el hemisferio norte. La fase lunar se encuentra al 72%.

Oriónidas

Durante los días 21 y 22 de octubre será cuando mejor se puedan observar las Oriónidas, las cuales como su propio nombre indica, provienen de la constelación de Orión, en concreto del cometa 1P/Halley. Las condiciones de luz son fantásticas para la toma de fotografías, si acompaña un día despejado (la fase lunar se encuentra al 4%). Eso sí, es una de las lluvias de estrellas de menor intensidad del año, unos 20 meteoros por hora.

Leónidas

Con 15 meteoros por hora, es la lluvia de estrellas menos intensa de todas. Sin embargo, también es la que cuenta con unas mejores condiciones lumínicas a la hora de fotografiar, ya que la fase lunar se encuentra al 1%. Las Leónidas provienen de la constelación de Leo, en concreto del cometa 55P/Tempel-Tuttle. Los días que mejor se pueden observar son el 17 y 18 de noviembre.

Gemínidas

La ultima y la primera lluvia de estrellas son las más intensas del año. Las Gemínidas llegan a la atmósfera en un número que puede superar las 120 a la hora. Provienen de las constelación de Gemini, y más en concreto del cometa 3200 Phaethon.  Se pueden ver entre los días 4 y 16 de diciembre, pero cuando mejor se pueden observar será en la noche del 12 y 13. La fase lunar se encuentra al 16%.

Hay que tener en cuenta que para observar mejor las estrellas o para poder fotografiarlas hay que informarse sobre el radiante, esto es, el punto desde el que parten los meteoros. Para ello es necesario dominar conceptos como la Ascensión Recta o la Declinación, que son los que determinan la posición exacta del radiante en el cielo desde nuestra ubicación.

¿Qué son realmente las lluvias de estrellas?

Lo que nosotros en realidad se llaman lluvias estrellas no son tales, sino que se trata de otro tipo de cuerpos celestes, en concreto de meteoros. Al entrar en contacto a gran velocidad con la atmósfera terrestre, dejan la estela que podemos observar en las noches despejadas.

A su vez, los meteoros provienen de los cometas. Cuando los trozos de roca se desprenden del cometa, se convierte en meteoroides. Estos meteoroides se convierten en meteoros el entrar en contacto con la atmósfera terrestre. Si llegan a impactar con la superficie del planeta los denominamos meteoritos, todos unos clásicos de las películas de catástrofes.

Las lluvias de estrellas se producen en determinadas fechas en las que aumenta la cantidad de meteoros que penetran la atmósfera desde un determinado punto, y que pueden ser visibles en muchos casos por el ser humano, dependiendo de las condiciones lumínicas o meterológicas.

En cualquier caso se trata de un fenómeno espectacular y que tiene asociada mucha simbología y superstición, como esa que dice que hay que pedir un deseo cuando vemos una estrella fugaz. Aunque muchos no creamos en este tipo de supercherías, reconozcamos que lo de pedir el deseo todos lo hacemos.

Dónde ver las lluvias de estrellas

Muchas de estas lluvias de estrellas son perfectamente visibles, por ejemplo las Perseidas, sobre todo en años como en 2016 cuando se vieron 4 veces mejor que en otras ocasiones. Y el caso es que a cualquiera le gusta presenciar un fenómenos de estas características pero, ¿dónde acudir? ¿Cuáles son los mejores sitios para ver una de estas lluvias de estrellas? La respuestas es sencila. Lo mejor es encontrar un lugar apartado, donde el cielo esté despejado, y apenas exista contaminación lumínica, y si es a cierta altura mejor.

Por ello, siempre se suelen citar puntos como Sierra Nevada o el Teide como lugares privilegiados para contemplar este tipo de fenómenos. Son sitios con un enclave privilegiado, en los que también influye el entorno para hacer de la experiencia algo más mágico todavía.

Sin embargo, también existen otras alternativas o formas de disfrutar de estas lluvias de estrellas para aquellos que no tengan acceso a este tipo de lugares, ya sea por distancia geográfica o cualquier otra razón. Normalmente, siempre hay algún lugar en el que la gente se reúne para ver este tipo de fenómenos, por ejemplo el Cristo del Pardo en Madrid, o el Tibidabo en Barcelona. O siempre se puede salir a algún pueblo cercano de la sierra, donde la contaminación lumínica sea mucho menor.

Otra de las opciones es realizar algún tipo de actividad programada, por ejemplo acudir a excursiones en las que nos llevarán a zonas desde las que se podrá ver perfectamente la lluvia de estrellas o incluso acudir a observatorios o planetarios, desde donde se podrá observar este fenómeno y incluso contratar guías que nos enseñarán mucho más acerca de él.

Evidentemente, siempre es mejor observar las lluvias de estrellas alejados de la ciudad, si puede ser en un enclave natural mucho mejor, en el que no exista contaminación ni otro tipo de impedimentos para observar el cielo con claridad en una noche despejada. ¿Quién no puede disfrutar de una lluvia de estrellas en un bonito paraje?

Además del lugar elegido para ver la lluvia de estrellas, también hay otra serie de consejos interesantes que los primerizos en este tipo de eventos pueden seguir.

Otros consejos para ver lluvias de estrellas

También hay una serie de consejos que puedes seguir para hacer la experiencia todavía más increíble. En primer lugar, es recomendable que intentes hacer de esta experiencia algo especial. Es un momento ideal para pasar una noche mágica junto a la pareja, los amigos o la familia. No solo se trata de estar mirando al cielo todo el rato Hay tiempo para todo, y se trata de pasar un noche bonita. Se puede llevar cena para compartir con todo el mundo, juegos de cartas, compartir con los amigos las fotos que henos ido captando.

Precisamente por lo dicho en el párrafo anterior, te recomendamos que hagas una lista de cosas que te gustaría llevar, como si fueses a pasar una tarde en el campo o en la montaña, porque eso es precisamente lo que, al fin y al cabo, vas a hacer.

Otra recomendación que queremos hacer, sobre todo en las lluvias de estrellas más fáciles de ver a simple vista, como las Perseidas, es no utilizar prismáticos u otros elementos de aumento, ya que no son necesarios. Las Perseidas se pueden ver a simple vista, y de hecho podemos observarlas mucho mejor sin los prismáticos. Éstos aumentan la imagen y nos impiden ver una porción más grande y contemplar la lluvia en toda su magnitud, que es precisamente lo que buscamos.

Por otro lado, es básico saber cuál es el radiante, esto es, el lugar desde el que parten los meteoros. El radiante cambia dependiendo de cada lluvia de estrellas, pero en todo caso es el punto de fuga en el cielo que determina el origen de la lluvia de estrellas. La posición de este radiante en el cielo depende de factores como la Declinación y la Ascensión Recta. Estar informado acerca de estos datos y saber identificarlos en el cielo es fundamental, sobre todp si hemos decidido ver la lluvia de estrellas en la intimidad.

También hay que tener en cuenta que la mayoría de personas que van a ver este fenómenos quieren inmortalizarlo en imágenes. A la hora de sacar fotografías hay que tener en cuenta varias cosas. En primer lugar, que vamos a necesitar una cámara réflex de cierta calidad, si queremos sacar fotos realmente buenas. Por otro lado, ba a ser imprescindible el trípode. También es importante que poseamos ciertas nociones de fotografía si queremos hacer fotos realmente “artísticas” Se puede jugar con la exposición, el ISO, las lentes o la velocidad de obturación para conseguir efectos e imágenes sorprendentes.

Otra cosa que nos podemos dejar de recomendar, es que se puede aprovechar este tipo de fenómenos para intentar aprender un poco más acerca de la bóveda celeste y aumentar nuestros conocimientos de astronomía. Por ejemplo, podemos comenzar a identificar algunas de las estrellas más conocidas, o saber situar las principales constelaciones. Si nunca nos ha picado el gusanillo de la astronomía, quizá este sea el momento para dejarnos seducir por los secretos del universo.

Para los más impacientes, decir que hay que tener en cuenta que no se trata de una lluvia de estrellas en la que se pueda ver una ingente. cantidad de meteoros. En realidad, el poder ver uno  cada dos o tres minutos ya es algo sorprendente. No hay que perder la paciencia si no vemos ninguno, en cualquier momento aparecerán.

Por último, dependiendo del sitio donde vayamos a ver la lluvia, o del tiempo que tengamos planeado estar, recomendamos llevar algún bocadillo o algo de comida, además de bebida y algo de ropa de abrigo, por si acaso. Aunque sea verano, en algunas zonas refresca bastante a altas horas de la noche.

Con todo esto tienes todo lo necesario para disfrutar de una noche perfecta. Seguro que el año que vienes quieres repetir.

Te puede interesar:

EspacioCiencia.com

Newsletter