Clasificación de bordes de placas litosféricas y sus procesos

Las placas litosféricas, también llamadas placas tectónicas, son trozos de litosfera que se desplazan sobre el manto superior de la Tierra, que recibe el nombre de astenosfera. Las placas litosféricas son fragmentos parcialmente rígidos. Qué son las placas litosféricas Para explicar el funcionamiento de las placas litosféricas se creó la teoría de la tectónica de […]
EspacioCiencia.com

Las placas litosféricas, también llamadas placas tectónicas, son trozos de litosfera que se desplazan sobre el manto superior de la Tierra, que recibe el nombre de astenosfera. Las placas litosféricas son fragmentos parcialmente rígidos.

Qué son las placas litosféricas

Para explicar el funcionamiento de las placas litosféricas se creó la teoría de la tectónica de placas, esta teoría se encarga de dar una explicación a la estructura que presenta la superficie de nuestro planeta y a su dinámica.

La zona de la Tierra que presenta dinamismo y que es la más externa y sólida del planeta recibe el nombre de litosfera. Según la teoría de la tectónica de placas, esta capa de la superficie terrestre se encuentra fragmentada, dividiéndose así en placas que se deslizan sobre la astenosfera.

La teoría anteriormente citada, también nos explica el movimiento de las placas, las direcciones que siguen y cómo interaccionan entre ellas (dando lugar así a fenómenos que se manifiestan en la superficie terrestre). Estos fenómenos se deben a que en los límites de las placas litosféricas hay actividad sísmica, tectónica y actividad volcánica.

La litosfera se encuentra fragmentada en placas de gran tamaño, pero también en otras placas que tienen un tamaño menor, las cuales reciben el nombre de microplacas.

El planeta Tierra es el único de todo el sistema solar que posee placas tectónicas que están en funcionamiento, si bien hay pruebas de que en tiempos pasados otros planetas del sistema solar, como son Marte y Venus, tuvieron también placas tectónicas con actividad.

Cuántos tipos de placas litosféricas hay

Las placas litosféricas tienen límites definidos, coincidentes con relieves notables como las dorsales, las fosas oceánicas o las cordilleras. Según el tipo de litosfera que las compone, pueden ser oceánicas o mixtas.

  • Las placas oceánicas: están formadas exclusivamente por litosfera oceánica, como la placa del Pacífico.
  • Las placas mixtas: están formadas por litosfera oceánica y por bloques de litosfera continental (continentes y plataformas continentales sumergidas). Un ejemplo es la placa euroasiática.

Las placas litosféricas rígidas se sitúan sobre el manto, que es sólido pero plástico, lo que permite que se muevan muy lentamente y que sufran continuos cambios de tamaño y forma. Esta dinámica de las placas hace que interaccionen en sus bordes o límites de placa, que, según su movimiento, pueden ser divergentes, transformantes o convergentes.

Clasificación de bordes de placas litosféricas y sus procesos

Los bordes divergentes

Los bordes divergentes son los de placas que se separan. Dado que en ellos se genera nueva litosfera oceánica por la salida de materiales del manto, se llaman también bordes constructivos.

En estos bordes hay dos tipos de estructuras geológicas: los rifts intracontinentales y las dorsales oceánicas.

  • Los rifts intracontinentales: Son terrenos con el fondo muy fracturado, que se forman cuando una masa continental se rompe para originar dos bordes divergentes. La separación debilita la litosfera, que, primero, se agrieta y, después, se hunde. Así se encuentra la zona de África oriental.
  • Las dorsales oceánicas: Son elevaciones del fondo marino de decenas de miles de kilómetros de longitud, cientos de kilómetros de anchura y unos dos kilómetros de altitud, con una fosa tectónica (rift) que ocupa el eje central.

En el fondo de la fosa tectónica hay numerosas fracturas por las que ascienden rocas fundidas del manto superior. Estas lavas se consolidan al salir y rellenan los huecos con nueva litosfera oceánica.

Se forman en los bordes divergentes de placas oceánicas. Un ejemplo es la dorsal del centro del Atlántico.

Dinámica de los bordes transformantes

Los bordes transformantes se dan en placas que se desplazan en la misma dirección pero en sentido contrario. Aquí la litosfera ni se crea ni se destruye.

Advertisement

Casi todos los bordes transformantes son fracturas perpendiculares a los bordes divergentes, que se encuentran en la litosfera oceánica de las dorsales y que se producen por el diferente ritmo de desplazamiento y crecimiento que presentan los sectores de las dos placas. No obstante, también hay casos de bordes transformantes sobre litosfera continental, como la famosa falla de San Andrés, en California.

Estos bordes se caracterizan por tener una gran actividad sísmica debida a la gran cantidad de energía elástica que se acumula en las dos placas por el intenso rozamiento entre ellas.

Los bordes convergentes

Los bordes convergentes son los límites de dos placas que se juntan. Como una de las placas suele introducirse bajo la otra hacia el manto (se destruye litosfera), se denominan bordes destructivos.

Como se ha dicho, cuando colisionan dos placas tiene lugar una subducción, es decir, la introducción de la placa más densa hacia el manto, y la aparición, en el borde de contacto de las dos placas, de una fosa oceánica.

La subducción se puede detectar, ya que la litosfera roza con las rocas del manto al hundirse en él y esa fricción genera terremotos en numerosos puntos de un plano inclinado que coincide con la superficie de la placa que se hunde. Esa disposición de los focos de los terremotos se llama plano de Benioff. El ángulo de inclinación del plano depende de la facilidad con que la placa desciende hacia el manto, que a su vez depende de:

Advertisement
  • Las placas con elevada flotabilidad (placas jóvenes y poco densas) descienden con un ángulo pequeño y con mucha fricción, que da lugar a intensos terremotos.
  • Las placas con baja flotabilidad (placas antiguas y densas) descienden con ángulos muy pronunciados y con poca fricción, por lo que causan terremotos suaves.

En ambos casos, el calor generado por la fricción en la subducción y la presencia de agua en la litosfera oceánica que se hunde producen las condiciones adecuadas para fundir algunas rocas y originar magmas que ascienden a la superficie a través de fracturas y ocasionan una intensa actividad volcánica.

La composición de la litosfera de las placas que convergen determina su comportamiento geológico. Así, estos bordes difieren según la convergencia se produzca entre una placa continental y una oceánica, entre dos placas oceánicas o entre dos placas continentales.

  • Convergencia entre una placa continental y una placa oceánica: en este tipo de colisión, la placa oceánica subduce bajo la continental, con poca inclinación y mucha fricción, por lo que la actividad sísmica es muy intensa. Es en este tipo de convergencias en los que se forman las cordilleras marginales.
  • Convergencia entre dos placas oceánicas: las dos placas oceánicas tienen densidades muy similares, aunque la más antigua suele ser algo más densa y es la que subduce.
  • Convergencia entre dos placas continentales: los bordes de colisión entre dos placas de litosfera continental se suelen formar en bordes convergentes en los que ya se ha subducido por completo la litosfera oceánica que había entre las placas. El resultado de todos estos fenómenos geológicos es la elevación de una gran cordillera.

También te puede interesar:

Advertisement
Clasificación de bordes de placas litosféricas y sus procesos
5.00 / 5
5.00 - 47 Votos

También te puede interesar