Escrito por

Qué es un acumulador eléctrico y para qué sirve

En nuestra vida diaria utilizamos acumuladores eléctricos unas veces consciente y otras inconscientemente, como la batería del coche, la calefacción, las placas solares, los relojes, las centrales eléctricas, entre otras muchas cosas. Todas ellas utilizan acumuladores, pero ¿qué es un acumulador eléctrico y para qué sirve? Hoy vamos a desvelar estas dudas y mucho más de una forma sencilla.

Un acumulador es la parte destinada a almacenar energía para más tarde volver a restituirla en un periodo largo de tiempo. El tipo de acumulador vendrá marcado por la forma en la que esta energía es almacenada. Existen distintos tipo de acumuladores como son los mecánicos, neumáticos, hidráulicos, térmicos y eléctricos.

Qué es un acumulador eléctrico

Un acumulador eléctrico es un dispositivo que almacena energía eléctrica para utilizarla cuando sea necesaria. Este es el fin para el que se utiliza un acumulador eléctrico.

Al mismo tiempo que el acumulador comienza a cargarse de energía eléctrica, ésta se transforma en energía química, a este proceso se le llama electrolítico, cuando sea necesaria la utilización de esa energía acumulada, se revierte el proceso la energía química se transforma en energía eléctrica.

Existen distintos tipos de acumuladores eléctricos, aunque los más habituales son los acumuladores de plomo, aunque también existen otros tipos como el Edison o el Junger. Cuando hablamos de acumuladores nos estamos refiriendo también a las baterías recargables frente a las tradicionales baterías desechables, o lo que nosotros normalmente llamamos pilas.

Las baterías recargables o acumuladores permiten volver a convertir la energía almacenada en energía eléctrica, esto se consigue aplicando a los electrodos una corriente eléctrica externa. En las pilas desechables no existe este proceso químico que permita revertir dicha reacción.

En cuanto a los usos que pueden tener los acumuladores de energía eléctrica son infinitos, desde conseguir producir calor, luz, potencia, etc.

Cómo funciona un acumulador eléctrico

Un acumulador eléctrico, tal y como hemos explicado anteriormente, funciona de la siguiente manera: en primer lugar, se dedica a almacenar electricidad; a continuación, convierten dicha electricidad en energía química almacenable y, por último, esa enegería se vuelve a convertir en electricidad cuando necesitamos utilizarla.

Por ejemplo, un tipo de acumulador eléctrico muy frecuente y que utilizamos con asiduidad es el acumulador eléctrico de calor. Este tipo de acumuladores suelen predominar cuando contamos en casa con calefacción eléctrica. En este caso concreto, el acumulador eléctrico funciona mediante cerámica o aluminio. La energía eléctrica calienta dicha superficie que consta de esos materiales, ya que son capaces de almacenar el calor.

Cómo instalar un acumulador eléctrico

Lo primero de lo que debemos asegurarnos es de que contamos con una línea de enchufes solo y exclusivamente para el acumulador eléctrico en cuestión. El contador del acumulador eléctrico es lo que nos servirá para encender o apagar dicho acumulador. De hecho, este acumulador suele ser programable a través del reloj para que se encienda y apague automáticamente en las horas que hayamos seleccionado.

Un dato a tener en cuenta es que lo que más compensa al usuario, según algunos técnicos, es instalar dos circuitos que consten de tres acumuladores. Estos dos circuitos deben tener también un contador cada uno con su reloj correspondiente para poder programarlos como consideres.

Para qué sirve un acumulador eléctrico

Un acumulador eléctrico puede tener infinidad de usos, desde los relojes, pasando por las baterías de los coches o para el funcionamiento completo de una casa. Otros usos muy interesantes y que esperemos pronto tengan más protagonismo, son los acumuladores para energía solar o los acumuladores Tesla para los coches eléctricos, veamos algunos de estos  usos.

Acumuladores Eléctricos para Energía Fotovoltaica

Si queremos vivir de manera independiente, autónoma y no tener que depender de la electricidad suministrada por una compañía eléctrica,  para poder disfrutar de tu casa y de tu ocio, seguramente estés pensando en la Energía Solar como una solución. Es verdad que vivimos en uno de los países con más horas de sol y éste nos puede proporcionar este bien tan preciado que es la energía eléctrica.

Los acumuladores eléctricos para una instalación fotovoltaica deberá tener la capacidad suficiente de almacenamiento como para suministrar electricidad en periodos donde las nubes impidan el paso de la radiación solar. Esta capacidad se medirá como autonomía de la instalación.

loadInifniteAdd(44636);

La función de un acumulador eléctrico en una instalación fotovoltaica es la de suministrar la energía eléctrica necesaria en el caso de no existir radiación solar, es decir por la noche, días nublados, etc. Otra función es asegurar el mantener el voltaje del suministro, evitando así dañar los distintos electrodomésticos por sobretensión.

Un acumulador eléctrico solar deberá suministra, cuando es requerida, la potencia necesaria y mantenerla en el tiempo. Como puede ser el caso del arranque del compresor del aire acondicionado o de la nevera.

Acumuladores Eléctricos para Proporcionar Calor

Cuando llega la noche, el consumo eléctrico cae en picado, por lo que se llevó a cabo un plan para que las centrales térmicas no se apagaran por falta de demanda. De este suceso, nacieron las tarifas valle, un sistema muy utilizado en otros países y que consiste en abaratar los costes de electricidad para cargar los acumuladores y que éstos revertieran el proceso durante el día.

Este sistema de calefacción, por radiadores acumuladores, es muy cómodo ya que no requiere de ningún tipo de instalación, simplemente un enchufe, tampoco requiere de un gran mantenimiento, con una buena limpieza anual, será suficiente.

Pero también tiene una serie de inconvenientes y es el estar dependiendo de las tarifas eléctricas, así cuando se contrata una tarifa reducida nocturna, implica que la tarifa diurna aumenta considerablemente. 

En algunos casos, la orientación de la casa puede hacer agobiante el exceso de calor, una fachada a la que le de mucho el sol, estará más caldeada durante el día, si añadimos la calefacción y una estación más benigna como puede ser el otoño o la primavera, el calor puede llegar a ser agobiante.

loadInifniteAdd(44637);

También es posible que la vivienda, si es muy antigua, necesite una reforma eléctrica ya que estos acumuladores necesitarán enchufes con toma tierra y un sistema de seguridad de acuerdo a la normativa vigente, así como la contratación de mayor potencia si fuera necesario.

Acumuladores Eléctricos para Conducir Coches

Las baterías de los coches que se han utilizado hasta ahora son baterías de plomo y ácido, estas baterías son utilizadas por sus grandes prestaciones ya que en un coche de combustión es importante tener un buen amperaje y una buena respuesta en frío y eso es lo que proporciona este tipo de baterías.

Pero una batería de plomo y ácido proporciona una potencia muy baja, suficiente para un motor de combustión, cuyas necesidades de energéticas son escasas, pero no es suficiente para mantener la energía en un coche eléctrico.

Los coches que se mueven por energía eléctrica también utilizan baterías aunque el uso de esta a diferencia de los motores de combustión, que se utilizan exclusivamente para el arranque del motor, en los coches eléctricos, la electricidad es el “combustible” del coche.

Los coches eléctricos están diseñados para necesitar poca energía para su funcionamiento, lo que permite moverse igual que un coche de combustión pero con una limitación, los acumuladores. Actualmente no se puede equiparar la autonomía de un motor de combustión y uno eléctrico, ya que para que esto fuera posible, los acumuladores de los coches eléctricos o baterías debería pesar muchos kilos.

Cuál es el mejor acumulador eléctrico

El mejor acumulador de calor es el acumulador dinámico (un acumulador de calor que cuenta con un ventilador incorporado para distribuir el calor), mientras que el acumulador estático es el más barato (no distribuye la energía, sino que esta fluye de manera natural). No obstante, este tipo de acumulador es de los más caros del mercado, puesto que la electricidad es conocida precisamente por no ser barata. A pesar de lo cual estos acumuladores tienen muchas ventajas. Por ejemplo, la instalación es muy sencilla y el mantenimiento casi inexistente.

loadInifniteAdd(50325);

De todos modos, dependiendo del acumulador que necesites y cuál sea el uso que le vayas a dar, te recomendamos que eches un vistazo a la página de Amazon, ya que ahí encontrarás todo tipo de acumuladores con infinidad de usos diferentes.

También te puede interesar:

Hoy hemos dedicado este espacio para hablaros sobre los acumuladores y que usos se les puede dar. Seguramente tras leer este blog, descubrirás como están integrados en nuestra rutina diaria. Si tienes interés en otros temas de actualidad, no dudes en pinchar en uno de estos enlaces, proveniente de nuestra página web EspacioCiencia.