Actividades para niños para mejorar la motricidad fina y gruesa

Los primeros meses de vida son esenciales para el desarrollo de un niño. Nacemos casi con los ojos cerrados y apenas podemos balbucear o tan solo comunicarnos mediante el llanto. Más tarde vamos abriendo nuestros ojos al mundo y a ser conscientes de cuanto nos rodea. Esto se produce de manera natura, si bien los […]
EspacioCiencia.com

Los primeros meses de vida son esenciales para el desarrollo de un niño. Nacemos casi con los ojos cerrados y apenas podemos balbucear o tan solo comunicarnos mediante el llanto. Más tarde vamos abriendo nuestros ojos al mundo y a ser conscientes de cuanto nos rodea. Esto se produce de manera natura, si bien los estímulos son necesarios. Y si hablamos de la motricidad, es decir, de la capacidad de nuestro cuerpo para moverse, para realizar gestos, acciones y movimientos, esta estimulación es fundamental. Por eso, queremos compartir contigo unas cuantas Actividades para niños para mejorar la motricidad fina y gruesa. Si tienes hijos, presta mucha atención.

Actividades para niños para mejorar la motricidad fina y gruesa

Actividades con niños para mejorar la motricidad fina

En el mercado hay muchos juguetes y objetos que están diseñados para desarrollar la motricidad fina del bebé, pero también podemos crear nosotros en casa nuestras propias actividades complementarias. Por ejemplo, una actividad para niños que mejora su motricidad fina es el juego de las pinzas.

Pinzas de colores y cartulinas

Se trata de que los peques jueguen con pinzas, para ejercitar la coordinación y fuerza de sus manos y sus deditos. Puesto que hablamos de juegos estimulantes, hay que hacerlos divertidos. Usaremos pinzas de colores, sujetapapeles, para que el niño juegue a coger con las pinzas distintos objetos de color como pueden ser, por ejemplo, limpiapipas de colores, pequeños pompones o similar.

Plastilina

La plastilina nunca falla. Permite a nuestros pequeños artistas desarrollar su creatividad y jugar creando formas diferentes. Además, lo que más nos importa es que al tiempo que el niño se entretiene, estará trabajando la coordinación ojo-mano.

Niñas recortando plastilina

Si tu hijo ya es más grandecito y está aprendiendo a recortar pero le cuesta, ayúdale con plastilina. Coloca dos bandas de color sobre el papel que tenga que cortar, marcando las líneas. Y el niño tendrá que recortar tomando como guía la plastilina, para no perderse con la forma. Puesto que la plastilina es manejable, puedes pedirle que recorte círculos, curvas o las figuras que queráis.

Bola de gomas elásticas de colores

Con gomas de colores hay más ejercicios. Por ejemplo, coger un bote y muchas gomas de colores. El ejercicio consiste en colocar las gomas en torno al bote. Puedes hacer una competición si hay más niños, o jugar tú con él para animarle a colocar el máximo número de gomas posible.

Pajitas de colores

El juego de las pajitas y los botes está entretenido y es muy interesante para trabajar la coordinación de ojos y manos. Necesitas un bote con agujeros. Quizás en una tienda de chinos o en una papelería encuentres un lapicero con estas características o puedas fabricar un bote agujereado de forma casera. El juego consiste en introducir pajitas de colores por los orificios.

Ropa tendida

Tender la ropa también contribuye a la motricidad fina. Pero descuida que no vamos a poner a tus hijos pequeños a cargar con ropa pesada y mojada. Lo haremos mucho más divertido, porque la propuesta es crear vuestro propio tendedero y ropas para tender. Bastará con una caja y unas lanas. Recortaremos la caja para darle forma de tendedero y tensaremos las lanas para hacer los cordeles. Luego, con goma eva de colores iremos creando prendas de vestir. El juego se trata de tender la ropa, con pinzas de la ropa y escogiendo hacerlo por colores, por prendas o como se os ocurra para darle dinamismo.

Actividades con niños para mejorar la motricidad gruesa

Trabajar la motricidad gruesa es super importante porque de ella depende que logremos mantener el equilibrio, ganar agilidad, fuerza y velocidad. El gateo de un niño es producto de esta actividad motora, así que imagínate si es necesario que la desarrollen.

Huellas de colores

Hay que trabajar músculos, pies y manos. Para ello una buna opción puede ser el juego de las huellas. Lo que haremos será coger cartulinas de colores y dibujar en ellas nuestras manos y pies. Podemos comenzar solamente con los pies y más tarde avanzar hacia las manos cuando ya el niño domine el juego con los pies. Estas plantillas o huellas las pegamos al suelo y ¡comienza el juego! hay que coordinar nuestras pisadas con las pisadas que están en el suelo. Para darle más interés, entretenimiento y movimiento a la actividad, prueba a jugar con las huellas, combinándolas, dejando espacio entre una y otra, etc., para que el niño tenga que realizar movimientos más forzados.

Juego de la carretilla

Para niños más mayores está el juego de la carretilla. Es necesario que haya al menos dos niños, para que uno al otro se hagan la carretilla desplazándose de un lugar a otro. Se recomienda que, además, se les proponga un juego donde, durante el trayecto, tengan que buscar un elemento como, por ejemplo, una pieza de puzzle, para que lleven un objetivo que cumplir.

Bolos

Jugar a los bolos también estimula la motricidad gruesa. Hacerlo es fácil, pues basta con tener a mano la bola para lanzar y llenar unas botellas de plástico con un poco de arena. Aunque los principiantes pueden empezar con las botellas vacías y más tarde y añadiendo peso para darle dificultad.

¿Qué gusta mucho a los niños? ¡Los animales! Son tan tiernos, curiosos y divertidos que nos atraen y a los peques mucho más. Por eso, imitar animales es un juego que les va a encantar. Pídeles que imiten animales variados y, a más movimientos raros tenga el animal, mejor, para que el niño trabaje su cuerpo y sus músculos. Por ejemplo, saltar como un canguro, o arrastrarse como una serpiente u oruga.

Niña saltando en la cama con su madre

El juego del equilibrista es otra propuesta. Hay que caminar por una línea sin salirse. Será suficiente con dibujar las líneas en el suelo. Es otra actividad para niños para mejorar la motricidad gruesa que podéis practicar en casa en cualquier momento.

Y para los niños de secundaria, te proponemos estos experimentos científicos:

Galería de imágenes Actividades para niños para mejorar la motricidad fina y gruesa

EspacioCiencia.com

También te puede interesar