10 experimentos químicos caseros fáciles de hacer

Los experimentos físicos y también químicos es algo que todos los niños deben hacer cuando comienzan la escuela primaria, y aunque normalmente los suelen hacer en grupo, también en casa podemos enseñarles algo de química, de modo que os vamos a explicar a continuación, 10 experimentos químicos caseros fáciles de hacer. 10 experimentos químicos caseros […]

Los experimentos físicos y también químicos es algo que todos los niños deben hacer cuando comienzan la escuela primaria, y aunque normalmente los suelen hacer en grupo, también en casa podemos enseñarles algo de química, de modo que os vamos a explicar a continuación, 10 experimentos químicos caseros fáciles de hacer.

10 experimentos quimicos caseros faciles de hacer

10 experimentos químicos caseros fáciles de hacer

Los experimentos químicos que podemos hacer con los niños en casa y de forma fácil, requieren sobre todo, del uso de materiales que sean básicos y que los niños identifiquen para que sepan entender como funciona la química para que estos elementos cambien o consigan generar por ejemplo, electricidad.

1. Globo autoinflable

Lo que necesitas : tres botellas iguales de medio litro como máximo, tres globos de agua, tres bolsitas de levadura de cerveza deshidratada, 20 gramos de azúcar divididos en dos partes iguales y 10 g de sal

Para hacer este experimento tienes que echar una bolsita de levadura de cerveza en cada botella. Luego en dos botellas pones el azúcar y en la otra sal. Agrega agua tibia hasta 2/3 de la botella. Cierra y agita bien, para que la levadura se mezcle bien con el agua. Toma un globo y haz pequeños agujeros con tijeras, las que tienen la punta redondeada. Cierra una de las botellas con azúcar con el globo cortado y las otras dos (una con sal y otra con azúcar) con globos normales. Coloca las botellas en un recipiente lleno de agua caliente y las dejas dentro durante unos minutos. Después de un tiempo, las levaduras contenidas en las botellas con el azúcar comenzarán a subir, gracias al calor del medio ambiente, harán que el globo que no tiene agujeros y está en la botella con azúcar se infle.

¿Y el de la sal? La levadura no subirá y por lo tanto el globo no se inflará, mientras que el que tiene los agujeros intentará inflarse pero no podrá hacerlo ya que debido a los agujeros perderá todo el aire.

2. El globo que no explota

Lo que necesitas: un globo, un pincho largo, un poco de detergente para platos.

Para hacer este experimento, tienes que inflar el globo para que sea más pequeño que el pincho y, en cualquier caso, no esté demasiado apretado. En este punto, pasa el pincho por dentro del globo, dejando que la brocheta entre en el lado del nudo y con mucho cuidado deje que salga por el lado opuesto.

En realidad, no sería útil usar detergente porque no es lo que evita que el globo explote, pero ayuda a que la brocheta se deslice mejor cuando tienes que empujarlo hacia adentro.

¿Por qué no estalla? El caucho que forma el globo se expande cuando lo inflamos, pero hay 2 puntos que, a pesar de todo, son menos tensos: es decir, las moléculas están bajo un esfuerzo mínimo. Estas partes son los dos extremos. También es digno de mención que el caucho en estos puntos es más denso: de hecho, es más colorido.

Al introducir la punta de nuestra brocheta, las moléculas de goma se extenderán bajo nuestra presión sin que el esfuerzo sea excesivo, ¡permitiendo que la brocheta entre sin volar el globo!

3. Una pila con un limón

Lo que necesitas: cuatro limones grandes frescos y hermosos; tiras de cobre y zinc del tamaño de 2 cm x 5 cm; un LED que requiere poca corriente para encenderse y un cable eléctrico de cobre aislado.

Para hacer este experimento, tienes que taladrar un pequeño agujero en la parte superior de las tiras para hacer las conexiones. Para las tiras de cobre, se puede usar un cable de cobre de aproximadamente 3 mm de espesor, que se puede comprar en tiendas de equipos eléctricos. Aplastamos el alambre con el martillo para reducirlo a un espesor muy delgado, obteniendo láminas de 5 mm. Para el zinc, se pueden usar baterías viejas de bolsillo, que se abrirán cuidadosamente. Corta el limón para obtener cuatro trozos y luego a cada trozo haces un agujero con un ancho igual al de las tiras de cobre y zinc. La distancia entre agujero y agujero en cada limón debe ser de solo 1 cm.

Inserta las tiras alternativamente en los agujeros, asegurándote de que en cada limón las dos tiras de cobre y zinc ni siquiera se toquen en el interior y estén paralelas, una frente a la otra. Conecta las diferentes láminas con el cable eléctrico, fijado a los agujeros y finalmente conecta el LED. Creado tu circuito y encendida la batería podrás comprobar como se enciende la LED.

10 experimentos quimicos caseros faciles hacer

4.La descomposición de la Coca-Cola

Coge una botella de Coca-Cola y echa dentro un poco de leche. Cierra la Coca-Cola, y veremos entonces cómo se produce un fenómeno llamado desnaturalización de proteínas, que provoca el cambio de la estructura original de una sustancia debido a la adición de una sustancia extraña (por ejemplo, una sustancia ácida) o, también, debido al aumento de la temperatura.

Este fenómeno es muy complejo de explicar, pero para que los niños lo entiendan tienen que saber que las proteínas son moléculas y estas se rompen cuando se mezclan con un ácido como es la Coca-Cola, de modo que dejan de «flotar» en el líquido y se depositan en el fondo. Durante este proceso, las proteínas también arrastran el color caramelo de la bebida y es por ello que la Coca-Cola se verá casi casi transparente.

5. Cambiar el color de las flores

Coloca agua en una jarra con una flor de pétalos claros, para que pueda observar mejor el cambio. Vierte unas gotas de colorante en el agua y espera: tomará aproximadamente 1 hora cambiar el color de los pétalos.

6. Tornado en una botella

Puedes crear un tornado casero en unos pocos pasos. Lo que se necesitas son dos botellas, que estén unidas por los tapones (cada uno con un orificio) y agua.

Colocamos las botellas juntas (puedes pegar los tapones y reforzar con cinta aislante), no sin antes llenar la mitad de una de ellas con agua. Una vez estén unidas las botellas, le damos la vuelta de modo quei la que está vacía quede abajo. Removemos un poco la botella de arriba con el agua y veremos cómo se forma un pequeño tornado, mientras el agua pasa de una botella a la otra. Esto sucede porque a medida que el líquido baja, el aire sube, creando el efecto de tornado.

7.Los dulces de cristal

Primero, debes mezclar un cuarto de vaso lleno de agua con unas cucharaditas de azúcar para crear un jarabe. Luego toma algunos palos, como los que usas para los pinchos, y los sumerges en la mezcla, luego los colocas en un papel grueso, en el que hayas puesto un poco de azúcar. Deja secar los palitos durante la noche y por la mañana disuelve cinco vasos de azúcar en dos vasos de agua y colocas en una olla, calentando para que se forme un jarabe. Deja enfriar durante quince minutos, no más, y luego viertes el jarabe en algunos frascos vacíos, agregando un poco de colorante para alimentos. Sumerge los palitos en el líquido, evitando que toquen las paredes o el fondo, con una pinza para mantenerlos suspendidos: se formarán cristales.

8. El arcoiris en un vaso

Echa un poco de azúcar en tres vasos de agua. En el primero tienes que echar una sola cucharada de azúcar, en el segundo dos cucharadas y en el tercero, tres cucharadas. Notarás como cuanto más azúcar añadas, más denso se volverá. Ahora agrega a cada vaso unas gotas de colorante alimenticio (cada uno de un color) remueve y luego debes mezclar en un vaso los tres líquidos, echando primero el más denso (el de tres cucharadas de azúcar), el segundo más denso y el más líquido. Verás como entonces se forma un arcoiris en un vaso.

10 experimentos quimicos caseros faciles

9. Una masa pegajosa

Mezcla pegamento, agua y un poco de colorante alimentaricio y luego agregue un poco de borato de sodio hidratado y obtendrás una pasta pegajosa como la solución final. Esto se debe a que el pegamento tiene una sustancia en su interior, acetato de vinilo. El borato se une a las moléculas de acetato, creando un polímero flexible, que adquiere la consistencia del llamado «slime».

10. Hielo al instante

El agua desmineralizada carece del componente salino, que permite lograr alcanzar una temperatura aún más fría, antes de volverse sólida. Simplemente coloca una botella abierta en el congelador por menos de tres horas. Después de eso, puedes verter el agua en un trozo de hielo: se congelará instantáneamente. A 0 grados, además las moléculas de agua se vuelven inestables.
Cuando golpeas el agua, las moléculas se estabilizan en la formación molecular del hielo (moléculas muy compactas) y, de hecho, el agua se convierte en hielo.

Artículos de interés:

También te puede interesar