Escrito por Tendenzias

Trastornos del sueño escalofriantes: Terrores nocturnos, Insomnia

En el imaginario común, dormir es una actividad que supone paz y relajación. Pero lo cierto es que el cerebro describe una intensa actividad, que hoy conocemos como fases del sueño, un ciclo que se inicia con una etapa previa al REM, a la que le sigue una primer fase de REM (movimiento rápido de los ojos) y en la que suelen desarrollarse los sueños más intensos. Pero cuando esta aparente regularidad se rompe, y los límites entre las fases se entremezclan, el sueño puede terminar en algo verdaderamente escalofriante digno de película de terror.

En el artículo anterior, habíamos mencionado los dos primeros trastornos del sueño:

  • 1.pesadillas
  • 2.sonambulismo

3. Terrores nocturnos y alucinaciones

Los terrores nocturnos tienen bien ganado su nombre. Gritos, saltos, movimientos frenéticos y súbitos son los típicos síntomas de este trastorno. A diferencia de la pesadilla, que surge durante la fase de REM, los terrores nocturnos lo hacen en etapas previas, generalmente apenas se comienza a dormir. Son más comunes en los niños. La persona que los experimenta puede sentarse de pronto sobre la cama alarmada, levantarse, y gritar. Siempre con los ojos abiertos, aunque en realidad no está viendo nada de lo que lo rodea. Es difícil despertarlos o convencerlos que están soñando, y muchas veces pueden combinar el episodio con un poco de sonambulismo. Los gritos pueden formar palabras sin sentido, o algunas, con sentido bastante escalofriante, referentes a algo que presenta una amenaza.

En el proceso de despertar del terror nocturno, pueden manifestarse alucinaciones llamadas “hipnopómpicas”, que poco ayudan. Hay personas que aseguran escuchar voces, sentir presencias, o ver extraños objetos en la habitación durante unos breves segundos. Bichos y animales arrastrándose por las paredes o en la cama son visiones normales, según Neil Kline, médico del sueño y representante de ASA (Australasian Sleep Association). La causa de los terrores nocturnos es un misterio, pero, como siempre, la fiebre, el sueño irregular y el estrés pueden fomentar este trastorno, que suele desaparecer con la edad.

4. Parálisis

Uno de los trastornos del sueño más escalofriantes es una especie de parálisis que registran algunas personas al despertar. Durante la fase de REM, la actividad cerebral se dispara y músculos del cuerpo que generalmente se mueven por propia voluntad, quedan inmóviles. Esta inmovilidad temporal, en realidad, es una defensa para que el individuo no se mueva involuntariamente y se lastime mientras duerme. Sin embargo, a veces la parálisis persiste luego de que la persona se despierta: “Sabes que estás despierto y te quieres mover”, dice Kline. “Pero simplemente no puedes”.

Y como si fuera poco, un 75% de las veces la parálisis coincide con alucinaciones. Y estas alucinaciones no son bichos arrastrándose, como en los terrores nocturnos, sino mucho peores. Las personas con este desorden comúnmente reportan sentir “presencias malignas”, junto con la sensación de ser “aplastados”. Esta experiencia es conocida en el mundo entero bajo diferentes nombres: los colonos la llamaros “Vieja Bruja”, los chinos “fantasma apresante”, mientras que en México se habla de “subirse el muerto”. Muchos científicos creen que las historias de abducciones extraterrestres podrían ser fácilmente explicadas por este trastorno del sueño.

5. Insomnia

Si los trastornos anteriores te están haciendo repensar los aspectos positivos de dormir, piensa de nuevo. Insomnia, la incapacidad de quedarse o permanecer dormido, puede causar irritabilidad y falta de concentración durante el día, y a largo plazo puede ser un desorden realmente peligroso. La falta de sueño se asocia con muchos problemas de salud graves, como la obesidad, la subida de la presión sanguínea, e infartos, entre otros. No sólo ocasiona una vida insoportable para el insomne, sino que su falta de concentración puede provocar todo tipo de peligros para las personas que lo rodean. Una pesadilla en vida.

Estos trastornos del sueño pueden parecer bizarros y, a veces, aterradores. La buena noticia es que la mayoría responde al tratamiento, y tener alguno no significa que estés loco. “Generalmente la gente cree que hay una razón psicológica a estos eventos. Piensan que hay alguna respuesta freudiana para resolver estos problemas”, dice el investigador del ASA Kline. “Pero la ciencia moderna no avala esa creencia. Existen razones fisiológicas”.

Fuentes:

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos