-    Escrito por gon

Tigre Dientes de Sable, mordida fatal en pocos segundos

Uno de los animales fósiles más carismáticos, es sin duda el tigre Dientes de Sable (Smilodon fatalis). Es acordado que su extraordinaria anatomía lo preparó, en su tiempo, para ser un cazador con técnicas únicas, pero lo cierto es que luego de 150 años de estudio, todavía hay muchas preguntas por responder con respecto a su comportamiento predador. Aquí os contaremos todo sobre los Tigres Dientes de Sable.

Smilodon

El famoso Tigre Dientes de Sable

Se suele llamar Tigre Dientes de Sable a varias especies de felinos prehistóricos, pero el más famoso es el que tiene como nombre científico: Smilodon (que significa cuchillo.diente).

Era una especie de felino que pesaba unos 300 kilos, más o menos como un tigre actual, sólo que contaba con unos dientes caninos enormes. Vivió en América del Norte durante el Plioceno, y se extinguió tras los cambios climáticos que se dieron a finales del Pleistoceno.

Smilodon_fosil

Hace unos 12 mil años ya no existían tigres dientes de sable, se cree que su extinción se debe a los cambios climáticos, y la forma en que estos modificaron el ecosistema en el que vivían estos felinos. La llegada del Hombre a América para esos tiempos también contribuyó al cambio general en el ecosistema, y a su extinción.

Tigre Dientes de Sable, mordida fatal

tigre dientes de sable smilodon

Un estudio publicado en el PNAS de la academia de ciencias de USA, responde las preguntas de si sus famosos dientes de sable eran utilizados para derribar grandes presas, o si eran utilizados para eviscerar a sus víctimas. También quisieron respondes a la duda de si la potencia de su mordedura era débil o fuerte comparada con la de los grandes felinos modernos.

Para responder estas dudas, los científicos realizaron una reconstrucción por computadora muy detallada, según ellos la mejor hecha hasta la fecha sobre un cráneo de vertebrado. Así pudieron medir el rendimiento biomecánico del Dientes de sable.

Sus resultados demostraron que la fuerza de mordida aportada por la musculatura de la mandíbula del Dientes de sable era “relativamente débil”. “Un tercio de la de un león de un tamaño similar”, dicen los científicos en el estudio. “Su cráneo estaba pobremente optimizado para resistir la carga extrínseca de una presa luchando”.

Dedujeron que el cráneo del Smilodon estaba mejor preparado para mordidas en presas contenidas cuando la potencia de mordida se veía aumentada por la fuerza de la musculatura cervical.

Las conclusiones es que el gran Tigre Dientes de Sable debía primero derribar a sus presas, y una vez que las tenía contenidas, recién les daba la mordida fatal que aportaba la fuerza de la musculatura del cuello.

“Debido a que las presas grandes son más fáciles de contener si su cabeza está sujeta, la mordida asesina seguramente iría dirigida al cuello”, concluyen los científicos, y siguen:

“Nosotros creemos que la más poderosa musculatura maxilar del león se requiere para mordidas que duran tanto como para asfixiar a la presa, y que las mordidas relativamente poco fuertes del Smilodon podrían reflejar su habilidad para matar grandes presas más rápido, evitando la necesidad de mordidas prolongadas”.