Escrito por Tendenzias

Relaciones tróficas del ecosistema: cadenas y redes

Los seres vivos que han de compartir en un ecosistema sostienen una relación según su nutrición. Esto les divide en productores, consumidores o descomponedores. Cuando los organismos comparten el mismo tipo de alimentación ocupan un nivel trófico.

Cadenas alimenticias y redes tróficas

Los productores o autótrofos, fabrican su propio alimento. Los consumidores o heterótrofos obtienen su alimento comiéndose a otros organismos.

La cadena alimenticia es la sucesión lineal de organismos por donde los nutrientes y la energía e transmiten de un organismo a otro por medio del consumo. Cada organismo ocupa un nivel trófico distinto en cada cadena alimenticia, y éste es definido según cuantas transmisiones de energía lo disocian de la entrada en la base de la cadena.

Las redes tróficas radican en varias cadenas alimenticias conectadas entre sí, representan las relaciones de consumo del ecosistema.

La trasferencia de energía entre niveles tróficos no es suficiente en el 90%, y eso limita la longitud de las cadenas alimenticias.

Autótrofos y heterótrofos

Los autótrofos, como es el caso de las plantas, utilizan la energía del sol para generar compuestos orgánicos. Esto lo consiguen a partir del dióxido de carbono mediante el proceso de la fotosíntesis.

Éstos son la base de los ecosistemas en el planeta, formando la base de las cadenas alimenticias y redes tróficas. La energía que consiguen de la luz o químicos mantiene al resto de organismos en la comunidad.

Los heterótrofos son los que se alimentan de otros como hemos dicho, no pueden recoger energía de la luz ni química para crear su propia comida. Los humanos, los animales y los hongos entre otros, son también heterótrofos, se alimenta de otros productos u organismos. Este grupo pertenece al de los consumidores.

Consumidores primarios, secundarios…

Como soporte de la cadena alimenticia, encontramos productores primarios. Éstos son autótrofos y normalmente son plantas, algas o cianobacterias. Los que se comen a los a estos productores se llaman consumidores primarios, suelen ser los herbívoros.

Los que se comen a los consumidores primarios son los consumidores secundarios, que normalmente son carnívoros.

Los consumidores terciarios son los carnívoros que se comen a los segundos y luego están los consumidores cuaternarios. Éstos son superdepredadores que se comen a los terciarios.

Descomponedores

Este es un grupo que vale la pena mencionar, son organismos que descomponen la materia orgánica muerta y deshechos. Los hongos y las bacterias son descomponedores clave en muchos ecosistemas. Éstos utilizan energía química en su alimento para llevar a cabo su propio proceso metabólico.

Otros descomponedores son los detritívoros, consumen deshechos y residuos. Por lo general son animales multicelulares como lo son las lombrices de tierra, las babosas, los buitres o cangrejos. Además de alimentarse de materia muerta la fragmentan pasándola a las bacterias y hongos descomponedores.

Redes tróficas

Las cadenas alimenticias nos proporcionan una clara imagen de quién se come a quién, aunque para que lo entendáis mejor, os dejamos un gráfico para esas interacciones tróficas entre distintas especies de un ecosistema.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Los productores primarios son algas, diatomeas, flagelados y rotíferos.

Los consumidores primarios son las pulgas de agua, los copépodos ciclopoides y calanoides, rotíferos y anfípodos. Los secundarios devoran a los primeros y los terciarios a los secundarios.

Redes tróficas de pastoreo

Todos los ecosistemas precisan de maneras de reciclar la materia muerta y los deshechos. Existe una red trófica de pastoreo de animales y plantas que proporcionan alimento en la red trófica de detritos de bacterias, detritívoros y hongos.

Esta red se compone de varias especies relacionadas mediante interacción de alimentos específicos y proveen de energía a las redes de pastoreo.

Transferencia de energía

La energía es transferida entre los niveles tróficos en cuanto un organismo ingiere a otro y obtiene moléculas ricas en energía a través de su presa. Sin embargo, esta transferencia no es suficiente ni tampoco eficaz, lo cual limita bastante la longitud de las cadenas alimentarias.

Cuando la energía se introduce en el nivel trófico, algunas partes son almacenadas como biomasa, pasando a formar parte del cuerpo del organismo. Esta es la energía que quedará disponible para el próximo nivel trófico, puesto que solo puede consumirse la energía que se almacena como biomasa.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

En general, solo un 10% de esa energía termina como biomasa para el siguiente nivel. La transferencia deficiente limita la longitud de cadenas alimenticias, tras cierto recorrido de niveles tróficos, queda muy poca circulación de energía para poder mantener una población en un nivel superior.

Niveles de energía

En cada uno de esos niveles esa energía se pierde directamente en forma de calor o de deshechos y materia muerta, los cuales pasan a ser para los descomponedores. Éstos últimos metabolizan los restos y materia muerta liberando su energía, también en forma de calor.

En cada nivel trófico se disipa como calor una importante cantidad de energía a medida que los organismos realizan la respiración celular y llevan a cabo su vida diaria.

Los organismos individuales de un nivel trófico, no todos serán comidos por organismos del nivel siguiente, algunos morirán sin ser consumidos.

Parte de las moléculas orgánicas consumidas por un organismo, no se digieren y son expulsados en forma de heces o excrementos sin ser utilizados.

Los excrementos y organismos muertos que no han sido consumidos pasan a ser el alimento de los descomponedores. Éstos metabolizan y transforman la energía en calor a través de la respiración celular. Así realmente la energía termina toda siendo calor.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

También te puede interesar:

Pirámides ecológicas: ciclo de materia y flujo de energía

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos