Escrito por Tendenzias

Rayos X, 115 aniversario

115º aniversario del descubrimiento de los rayos X

Hoy se cumplen 115 años desde que el físico Wilhelm Conrad Röntgen descubrió los rayos X. Durante más de un siglo, los rayos X tuvieron y siguen teniendo importantes aplicaciones para la tecnología que resultaron ser muy útiles para la vida humana.

Desde la radiología hasta la observación a través de telescopios especiales como el Chandra, los rayos X nos permiten conocer cosas que nuestros ojos no puede ver. Pero, ¿qué son estos rayos X?

Los rayos X son radiaciones electromagnéticas como los rayos luminosos del Sol o las ondas de radio, pero su longitud de onda es aproximadamente 10.000 veces más pequeña.

Los rayos X se producen artificialmente de la siguiente manera: si se hace pasar una corriente por un filamento incandescente, que desempeña el papel de cátodo, tiene lugar una emisión de electrones que, acelerados en el campo eléctrico existente entre el cátodo y el ánodo, se proyectan contra este; allí se encuentran con una placa metálica de, por ejemplo, tungsteno, la cual, excitada por los electrones, emite radiaciones X.

La misma nebulosa, vista a través de diferentes tipos de longitudes de onda

Esto sucede porque un electrón procedente del cátodo entra en colisión con un átomo del anticátodo, se expulsa un electrón de la trayectoria interior, y es sustituido por un electrón de la trayectoria exterior, entonces se libera energía. Esa energía es radiación X.

El cátodo y el ánodo que se utilizan están encerrados dentro de un tubo al vacío, que se llama tubo de Crookes. La intensidad de la corriente que pasa por el filamento incandescente determina la cantidad de electrones emitidos por unidad de tiempo y, en consecuencia, la intensidad de la radiación X. La tensión entre el ánodo y el cátodo determina la longitud de onda de los rayos X, la cual expresa su “dureza”.

Los rayos X tienen la propiedad de atravesar todos los materiales, en mayor o menos grado según la densidad del material que se trate. Cuanto más dura es la radiación y mayor la intensidad en el cátodo, mayor será la cantidad de radiación que penetrará un cuerpo.

Así mismo, los rayos X poseen la propiedad de ionizar los gases. Si unos rayos X penetran en el espacio de aire situado entre dos polos eléctricos, el aire queda ionizado, haciéndose mejor o peor conductor, según la dureza y la intensidad de la radiación. Esta propiedad se utiliza en determinados instrumentos de medición de las radiaciones.

Fuente: Focus, La Técnica y la Materia, Editorial Argos, Barcelona / Astronomía de altas energías: rayos x, rayos gamma y rayos cósmicos / Bertram Eugene Warren: X-ray diffraction, Courier Dover Publications, 1990 / Chandra X-ray Observatory / Imágenes: Chandra X-ray Observatory / El Vocero Hispano / Fotos con Historia

Os dejamos un interesante documental de Youtube

EspacioCiencia.com

Newsletter