-    Escrito por david

¿Qué es el ábaco y cómo se usa?

En EspacioCiencia.com queremos hablar sobre el Ábaco ¿Qué es? ¿Cómo se usa? Cada vez más niños los usan en sus clases de cálculo.


El ábaco es un instrumento que se utiliza para hacer cálculos matemáticos como: sumas, restas, multiplicaciones, divisiones, extraer la raíz cuadrada o la raíz cúbica. Se ha considerado como la primera maquina capaz de realizar cálculos. Está construido en madera toda su estructura, y cuenta con una serie de varillas insertadas, por las que corren una serie de bolas movibles. Consta de dos partes, en la parte de arriba cada varilla tiene dos cuentas, y en la de abajo, cinco. Las cuentas de abajo valen 1 y las de arriba 5.

Como curiosidad he de deciros que el ábaco se considera el precursor de la calculadora digital moderna y de los ordenadores.

Orígenes del Ábaco

Establecer a ciencia cierta el origen físico del Ábaco es complicado ya que las tablillas se han perdido en el tiempo, aunque se tiende a situar su origen en Mesopotamia. Las evidencias más papables de la existencia de estos métodos de cálculo se encuentran en la literatura griega de Plutarco, Demóstenes o Herodoto.

origen del abaco
Si hablamos de pruebas físicas del origen del ábaco, la más antigua que se conserva es la Tablilla Salamis, que fue descubierta en 1846 en la Isla de Salamis y que está guardada a buen recaudo en el Museo de Epigrafía de Atenas. Se calcula que fue usada en Babilonia, alrededor del año 300 A.C.

El primer uso extendido del ábaco como instrumento de cálculo generalizado data de China, cuando entre los siglos VIII y IX se empezó a popularizar la mesa ábaco. El ábaco sigue siendo además un instrumento de cálculo muy utilizado en los países orientales como China y Japón.

En principio surgió como un elemento de simple conteo, pero con el tiempo se fue convirtiendo en un objeto capaz de realizar operaciones matemáticas. De hecho, muchos consideran el funcionamiento del ábaco como la verdadera semilla de los ordenadores.

¿Cómo es un ábaco?

El ábaco está normalmente construido en madera y se puede elaborar en cualquier tamaño. Las partes que forman el ábaco son: el travesaño horizontal que separa el marco interior en dos secciones, conocidas como la cubierta superior y la cubierta inferior. El marco del ábaco está formado por una serie de barras verticales o varillas por las que se deslizan las bolas libremente.

Como decíamos anteriormente cada cuenta de la cubierta superior tiene un valor de 5, y cada cuenta de la cubierta inferior tiene un valor de 1. Se considera que se ha contado una cuenta cuando las bolas son movidas hacia el travesaño que separa las dos cubiertas.

¿Cómo se usa el ábaco?

Ya hemos dicho anteriormente que el ábaco está compuesto por una serie de varillas en las que se insertan una serie de cuentas (A las que hemos llamado bolas) y que pueden deslizarse libremente por esta. Esto representa un número del 0 al 9.

La primera hilera de la derecha hace referencia a las unidades, la segunda a las decenas, la tercera a las centenas y así sucesivamente. Cada una de estas hileras está dividida en dos mitades:

  • La mitad inferior está formada por cinco cuentas o bolas,  y cada vez que una de ellas se desplaza hacia la división central se representa una unidad.
  • La mitad superior tan sólo tiene dos cuentas o bolas, y cada vez que una de ellas es desplazada hacia la división central quedan representadas cinco unidades.

Tipos de Ábacos

Historia del abaco
El Ábaco Chino, O Suan-Pan

Es un tipo de ábaco revelado por primera vez en un libro de la Dinastía Han (206 a.C -220 d.C) y está constituido por cuentas toroidales en más de 7 hileras: 2 cuentas en cada fila superior y 5 en la parte inferior. Está fabricado en madera de bambú, mide aproximadamente 20 cm de largo y su ancho puede ser variable. Se lleva usando desde hace más de mil años.

El Ábaco Japonés, O Soroban

A pesar de tener su origen en el siglo XVI, se trata de un instrumento de cuentas aritméticas que en la actualidad se sigue utilizando en las escuelas de Japón. Sus hileras poseen una disposición de 1-4 y está pensado para todas las edades; desde niños de 6 años para mejorar el cálculo numérico, hasta personas dedicadas a los negocios (contables o comerciantes), y como utensilio para mejorar la mente en personas de edad avanzada. Está considerado uno de los ábacos más evolucionados del mundo por su facilidad de uso y rapidez en los cálculos.

El Ábaco Ruso, O Schoty

Abaco ruso
Está formado por varillas horizontales y posee una gran aceptación para el aprendizaje de niños de comienzan los cálculos numéricos. Es un instrumento decimal que tiene 9 cuentas por varilla y es capaz de trabajar con unidades, decenas, centenas, etc… Las cuentas tienden a ser de diferente color para diferenciar las cantidades y facilitar su manejo.

Ábaco Maya (Nepohualtzintzin)

Los ábacos han facilitado la realización de cálculos en muchas de las diferentes culturas que han poblado el mundo. Así, el denominado Ábaco de Nepohualtzintzin ayudaba a los Mayas a realizar operaciones matemáticas gracias a un sistema numérico vigesimal. Está constituido por una cuadrícula hecha con varillas y semillas que representaban los números. En la parte superior de cada varilla posee 3 cuentas, cada una de ellas con valor de cinco unidades, y 4 cuentas de unidad en la parte inferior. Del mismo modo, el sistema de numeración Maya estaba basado en el número 20, en vez de la base 10 usada actualmente.

Ventajas del Ábaco

El ábaco es útil para resolver cualquier problema aritmético por muy simple que sea y para utilizarlo necesitamos usar dos de nuestras facultades: El cálculo y la memoria.

Ventajas del abaco
¿Por qué se ejercita el cálculo mental y la memoria? Es sencillo, cuando sumamos uno y dos; es decir, para sumar primero tenemos que retener el número uno en nuestra mente, después tenemos que fijar nuestra atención en el otro número, dos, y finalmente calculamos cuánto son uno y dos ¿Lo has entendido?

Aunque alcancen el tamaño de las “tablets” que usamos hoy en día, los ábacos son considerados los antepasados de las calculadoras. Los niños de los países asiáticos que comienzan a usar los ábacos poseen una franja de edad que se sitúa entre los cinco y los trece años. Pero, ¿por qué los alumnos orientales son mucho más eficaces en las pruebas de matemáticas? En países como Japón los ábacos aun son un instrumento elemental a la hora de aprender cálculos numéricos. Los ábacos potencian la creatividad, la imaginación, la concentración, la memoria visual y de orientación espacial, así como las facultades sensoriales.

Además, la manipulación de los ábacos con las dos manos produce en los niños que lo usan mayor coordinación y estimulación de los dos hemisferios cerebrales, aumentando así la capacidad de razonar de manera más lógica. En los países occidentales, los adolescentes pasan de usar los cuadernillos “Rubio” a las calculadoras, pero en la antigüedad, tanto jóvenes como adultos debían adquirir velocidad de cálculo y conocimientos mucho más amplios para poder realizar matemáticas cada vez más complejas. En resumen, usando un instrumento como el ábaco podemos dedicar nuestra plena atención a la exactitud del cálculo sin esperar una respuesta automatizada, y resolviendo el trabajo de la memoria a la tablilla.

Curiosidades del Ábaco

abaco chino
  • Existen diferentes tipos de ábacos: el Soroban, Suanpan, ábaco ruso, ábaco chino…
  • Los japoneses siguen prefiriendo hoy en día el ábaco a las calculadoras. Opinan que las calculadoras atrofian las neuronas y que no estimulan la inteligencia ni la resolución de problemas.
  • En países como China se sigue utilizando a nivel profesional por contables, comerciantes o maestros.
  • En 1946, un ábaco construido por el Ministerio japonés de telecomunicaciones se enfrentó a una calculadora electromecánica de última generación diseñada por su homónimo estadounidense. El ábaco japonés salió vencedor en 4 de las 5 pruebas realizadas.
  • El desarrollo de los ábacos llega en la actualidad hasta tal punto que tres científicos crearon en 1996 un ábaco capaz de contar moléculas a través de un microscopio.

En este video podéis ver ejemplos para realizar divisiones con un ábaco: