Escrito por Tendenzias

Los velociraptores tenían un super sistema respiratorio como el de las aves

Los dinosaurios de dos piernas y carnívoros como los raptores y algunos otros terópodos podrían haber respirado como los pingüinos y gansos de hoy en día, sus parientes vivos, según un estudio reciente.

Ya vimos hace poco que los raptores cazaban en manadas, ahora se cree que no sólo tenían pulmones para respirar, sino que sacos de aire adosados a sus espinas dorsales, como atestiguan recientes estudios de fósiles.

Esta sistema ultra eficiente de respiración habría ayudado a los dinosaurios convertirse en unos veloces predadores. Este sistema visto en las aves actuales, les permitía oxigenar mejor la sangre, y por ende poder mantener más una carrera sin que los músculos se cansaran por la falta de energía.

El descubrimiento se basa en la identificación de huesos pequeños similares a los que, en las aves, actúan como palancas, moviendo las costillas arriba y abajo, aireando los sacos de aire.

“Creemos que los dinosaurios podrían haber tenido un sistema respiratorio efectivo, como sabemos que el sistema de las aves es altamente eficiente y tiene muchas adaptaciones que permiten que las aves puedan volar, lo que consume muchísima energía”, dijo a National Geographic Jonathan Codd, director del grupo de estudio, y biólogo de la Universidad de Manchester, Inglaterra. El estudio fue publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences.

Codd y sus colegas examinaron fósiles de dinosaurios y aves extintas, como el Archaeopteryx. Descubrieron que algunos dinosaurios tenían esos pequeños huesos que servían para mover las costillas.

“Nosotros los mamíferos tenemos el diafragma, que permite que los pulmones cambien de volumen cuando respiramos”, dijo Phil Manning, co autor del estudio y paleontólogo. Las Aves, por el contrario, no tienen diafragma, sino que utilizan su esternón, combinado con músculos, que funcionan como un bombeador respiratorio para potenciar sus actividades energéticas.

“Nuestro trabajo sugiere”, sigue Manning, “que este preoceso presente en casi todas las especies vivientes de aves y también en los restos fósiles de algunos dinosaurios terópodos, fue una adaptación clave para los dinosaurios, específicamente asistiendo en el proceso de evolución del volumen del pecho para así asistir en la respiración”.

Según los investigadores los dinosaurios maniraptora, que incluye al famoso velociraptor, estudiados han resultado tener una estructura muy similar a las aves nadadoras, como les conté al inicio (gansos y pingüinos).

Con estos resultados se puede apoyar la teoría que decía que los dinosaurios raptores poseían un sistema respiratorio muy eficiente que los convertía en bestias veloces incansables cuando perseguían una presa.

EspacioCiencia.com

Newsletter