Escrito por Tendenzias

Los dinosaurios gigantes se hicieron grandes por no masticar su comida

Una pregunta que los fanas de los dinosaurios, así como los paleontólogos se han hecho siempre, es por qué esos inmensos dinosaurios herbívoros como el braquiosaurios, se han vuelto tan grandes. Y es que uno de esos dinos de cuellos largos podrían llegar a pesar lo mismo que diez elefantes africanos. Ahora han descubierto la respuesta: tragaban sin masticar comida con alto contenido energético.

Sus pequeñas cabezas ayudó también, permitiendo que esos largos cuellos lleguen a las hojas nutritivas de lo alto de los árboles. Un caso similar al de las actuales jirafas.

Con tamaños corporales de más de 40 metros de largo y alturas de 17 metros, los grandes saurópodos enanizaron a los grandes carnívoros, e incluso a los mamíferos más grandes que hayan existido.

Los saurópodos más antiguos de los que se tenga noticia aparecieron hace unos 210 millones de años, y dominaron los ecosistemas de la Tierra por más de 100 millones de años, desde el Jurásico hasta el Cretáceo.

El paloantropólogo alemán P. Martin Sander, de la Universidad de Bonn, y Marcus Clauss, de la Universidad de Zurich, proponen una nueva teoría, publicada en Science, para explicar cómo alcanzaron semejantes tamaños, con el Argentinosaurus como el más grande.

Según creen los paleontólogos, estos grandes dinosaurios no masticaban su comida. Por lo general, el masticar la comida y la saliva asociada, ayuda a digerir la comida.

Pero los grandes saurópodos tenían panzas gigantes en las cuales almacenar grandes cantidades de comida, que podía llevarles mucho tiempo de digerir. En estudios anteriores se ha podido saber que los helechos y otras plantas comidas por estos saurios los dotaban de altas cantidades de energía, la necesaria para tanto crecimiento.

Mientras que se necesitaba una región intestinal más compleja, los saurópodos no necesitaban grandes mandíbulas ya que no masticaban, por eso tenían cabezas tan pequeñas, lo que también los habilitó a tener cuellos más largos, para poder llegar a comidas más suculentas que no todos podían alcanzar.

Pero no todo era color de rosas, ya que semejantes cuerpos generaban mucho calor corporal, y no les sería fácil deshacerse del mismo. Y con tan largo cuello se necesitaba un gran volumen de aire que debía trepar por el cuello hasta llegar a los pulmones.

Pero los paleontólogos creen que los dos problemas se podía haber solucionado con un sistema de respiración parecido al de las aves, como ya se dijo que podían llegar a tener los velociraptores.

En vez de tener pulmones flexibles que se expanden y contraen, los saurópodos (y las aves actuales) tenían un sistema de sacos de aires que bombeaban aire a través de pulmones rígidos. Los cacos de aire y espacios huecos se alineaban por la columna vertebral y ayudó a deshacerse del calor corporal.

Otro tema es que los saurópodos gigantes tenían un crecimiento rápido, ya que esto les daría el beneficio de ser tan grandes, sino estarían en desventaja con los depredadores.

Fuente: LiveScience y National geographic

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos