UP

-     Escrito por gon

Las hormigas pueden saber cuando van a morir

Las hormigas tienen la fama de trabajadoras y de sabias, se cuentan por cientos las fábulas que las tienen como protagonistas ejemplares. Muchos exaltaron sus virtudes. Ahora hay una virtud más para agregar a la lista, no sólo son duras trabajadoras y están dispuestas a dar la vida por sus compañeras, sino que toman más riesgos por el bien de la colonia a medida que se hacen viejas, ya que al parecer pueden medir casi con exactitud cuanto tiempo les queda de vida.

Dawid Moron y sus colegas de la Universidad Jagiellonian en Polonia, han realizado experimentos en laboratorio descubriendo que las hormigas tienen la habilidad de calibrar el fin de su vida y utilizar la seguridad de su muerte inminente para tomar mayores riesgos.

Ya estaba bien probado que las hormigas trabajadores tienden a tomar riesgos mayores a medida que envejecen. Los entomólogos habían demostrado que este comportamiento beneficiaba a la colonia, ya que ciertas actividades riesgosas, como buscar comida lejos del nido, eran mejor realizadas por hormigas que estaban llegando al fin de su vida útil. No era redituable para la colonia enviar a una hormiga joven a trabajos de alto riesgo.

Como resultado, las hormigas más jóvenes tienden a realizar tareas de cuidados alrededor del nido, mucho más seguro. Pero los científicos se hacían la pregunta de si las hormigas tenían algún mecanismo interno que les dijese cuan viejas eran y cuánto tiempo les quedaba antes de morir.

El Dr. Moron creyó que podía manipular artificialmente el período de vida de una hormiga, y observar los cambios en los riesgos que tomaban. Su estudio, publicado en la última edición de la revista Animal Behaviour, hizo exactamente eso al incrementar la concentración de dióxido de carbono en la cámara donde estaba el nido de las hormigas.

Altas concentraciones de dióxido de carbono aumentan la acidez de la sangre y acortan el período de vida de las hormigas.

Como habían predicho los científicos, las hormigas trabajadoras de la colonia comenzaron a ir en busca de alimentos más lejos antes de lo que lo habrían hecho en circunstancias naturales. “Esto implica que las hormigas trabajadoras ajustan su umbral para enfrentar riesgos en la alimentación de acuerdo con su expectativa de vida”, dijo el Dr. Moron.

Con este descubrimiento podemos ver que las hormigas tienen un altruismo extremo, no sólo están preparadas para sacrificarse en el servicio y la protección de su reina, sino que tienen la habilidad de hacer cálculos cuidadosos de cuanto riesgo deben tomar basándose en lo que les queda de vida. Está lejos del egoísmo que caracteriza a nuestra especie, ya que nuestro altruismo es muy diferente, se puede decir que esto nos de una idea de para qué evolucionó el egoísmo en nuestra especie, tal vez porque en el Homo sapiens los ancianos son importantes, su conocimiento ayuda a la especie, no son descartables como las hormigas.

Fuente: The Independent

EspacioCiencia.com

Newsletter