Escrito por Tendenzias

La selección natural podría no producir los mejores organismos

La supervivencia del más apto”, es una de las frases que más han hecho famosa a la teoría que dice que la evolución ocurre mediante la selección natural, que fue elaborada por Charles Darwin y Alfred Russell Wallace, si bien la frase no es de ninguno de ellos dos, sino de Herbert Spencer. Si bien la selección natural favorece organismo mejor adaptado a su medio, los biólogos evolucionistas se han preguntado desde hace largo rato si esto lleva al mejor organismo posible a largo plazo.

Existen organismos que se reproducen y la progenie hereda características de sus progenitores, existen variaciones de características si el medio ambiente no admite a todos los miembros de una población en crecimiento. Entonces aquellos miembros de la población con características menos adaptadas (según lo determine su medio ambiente) morirán con mayor probabilidad. Entonces aquellos miembros con características mejor adaptadas sobrevivirán más probablemente”, Darwin, El origen de las especies.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Texas, liderados por el Matthew Cowperthwaite and Lauren Ancel Meyer, han desarrollado una nueva teoría, que sugiere que la vida podría no ser siempre óptima. El artículo salió publicado en PLoS Computational Biology.

Las mutaciones genéticas crean el material de base en el cual actúa la selección natural. El destino a corto plazo de una mutación suele ser claro. Las mutaciones que tienden a hacer más aptos a los organismos tienden a persistir a lo largo de generaciones, mientras que las mutaciones dañinas suelen morir con los organismos que las poseen. Las consecuencias a largo plazo de las mutaciones, sin embargo no son bien comprendidas por los biólogos evolucionistas.

Lo que dicen los investigadores de este estudio es que lo que podría ser bueno a corto plazo podría no serlo a largo plazo.

El equipo realizó modelos computados de las moléculas del ARN evolucionando por mutación y selección natural. Las moléculas del ARN, que son muy similares a las del ADN, juegan un rol clave en los procesos esenciales de la vida y sirven como material genético para algunos de los virus más mortales, incluyendo la gripe y el VIH.

Sus modelos computados mostraron que la evolución de organismos óptimos generalmente requiere una larga secuencia de mutaciones interactuando, cada una apareciendo al azar y sobreviviendo por selección natural. Cowperthwaite explica que “Algunos rasgos son fáciles de evolucionar, formados por muchas combinaciones diferentes de mutaciones. Otros son más difíciles de evolucionar, hechos de alguna receta genética imparable. La evolución nos da las fáciles, incluso cuando no son las mejores”.

El análisis que realizaron de las moléculas de ARN de una gran variedad de especies, sugiere que la vida está dominada por los rasgos “fáciles”, tal vez a expensas de los mejores.

Fuente: Eurekalert / Imagen por ..fernando..

Referencia

Cowperthwaite MC, Economo EP, Harcombe WR, Miller EL, Ancel Meyers L (2008) The Ascent of the Abundant: How Mutational Networks Constrain Evolution. PLoS Comput Biol 4(7): e1000110. doi:10.1371/journal.pcbi.1000110

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos