Escrito por Tendenzias

Jóvenes galaxias sorprendentemente magnéticas

Al analizar la luz procedente de galaxias lejanas formadas en un momento temprano de la historia del Universo, los astrónomos han podido demostrar que desarrollan campos magnéticos antes que lo esperado.

Este descubrimiento puede obligar a los científicos a replantearse su teoría de cómo los campos magnéticos crecen dentro de las galaxias. “Los campos magnéticos dentro de estas galaxias eran muy fuertes”, dice Francesco Miniati del Intituto Federal Tecnológico Suizo. “Al menos tan fuertes como lo son ahora, y estamos hablando de una época en la que el Universo tenía un tercio de la edad de ahora. Esto pone fuertes limitaciones a la evolución de los campos magnéticos”.

Miniati y sus compañeros observaron, desde un observatorio al sur de Europa, el brillo de objetos muy lejanos, lo que se denomina quasar o cuásar. Un cuásar es una fuente astronómica de energía electromagnética, incluyendo radiofrencuencias y luz visble. Científicamente consensuado, los cuásar se encuentran extremadamente lejos y son muy luminosos y pequeños, por lo que pueden cambiar su brillo con rapidez. Se cree que son los núcleos activos de galaxias jóvenes.

Observando las radiofrecuencias, los astrónomos vieron que la mayoría de las veces mostraban señales de haber pasado a través de un campo magnético. Pero cuando una galaxia normal se interpone entre la Tierra y un cuásar, la señal de campo magnético en la luz se hacía más fuerte. Esto sirvió a los científicos para explicar que eran las galaxias, y no los cuásar, las responsables de esos campos magnéticos.

Los científicos creen que los campos magnéticos empezaron siendo diminutos, seguramente dentro de estrellas o cuásar, y después se amplificaron gracias al turbulento movimiento del gas galáctico, debido a las explosiones y al movimiento de rotación de la galaxia.

Imagen: Flickr.com

Fuente: LiveScience

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos