Escrito por Tendenzias

Experimentos sencillos para niños

A los niños les encanta hacer experimentos, ayudarlos en ello puede significar una muy buena elección para poder compartir un momento juntos y así inspirarlos a que la curiosidad y todo lo que hay a su alrededor lo puedan ver de otra forma. Estos experimentos sencillos para niños no requieren de grandes materiales y pueden ser realizados tranquilamente en casa sin inconvenientes. Prueba a hacerlos con ellos y disfruta con su reacción.

experimento con huevo vacio

Huevo- Vaciarlo sin abrirlo

Para este experimento necesitas algo tan sencillo como un huevo, de los que seguro habrá varios en tu nevera en este momento. Además de ello será necesario un alfiler, un vaso de agua de cristal y paciencia.

Sujeta el huevo por la parte que es más plana (presta atención y verás cómo una parte es más plana que la otra). Con el alfiler, muy de a poco, rompe una parte superior de la cáscara, pero no hagas que pase mucho más, la membrana que está debajo no se debe romper en ningún momento, por eso presta atención y hazlo con mucho cuidado. Cuando está hecho el agüero en esa parte, damos vuelta el huevo y haremos otro agüero pero en esta oportunidad sí hacemos que ese agüero pase a la membrana.  

Cuando lo tengas hecho, entonces, coloca el huevo en el vaso con agua.  Pero ten en cuenta que la parte del agüero debe quedar descubierta. Deja todo ahí quieto y ve a hacer alguna otra tarea. Al paso de unas horas, verás cómo todo lo que hay en el interior del huevo se ha salido y está ahora dentro del vaso sin que la cáscara del huevo se haya roto.

¿Por qué sucede esto? Básicamente todo sucede porque las sustancias siempre buscan el equilibrio entre si.  El agua empuja al huevo desde el interior haciendo que se vaya expulsando todo lo que hay dentro. A esto se le llama “Ósmosis”.
vela experimento

Vela para subir el agua

Para este experimento sencillo para niños, necesitamos una vela, tres monedas, un vaso transparente y un plato hondo lleno de agua. Lo que haremos es encender la vela y hacer que se pegue en el plato con su propia cera. Una vez que está pegada se ponen las monedas alrededor, se enciende la vela y se pone el vaso sobre las monedas colocadas anteriormente, haciendo que el vaso quede levantado para que pueda entrar agua en él. Coloca el agua y verás cómo poco a poco el agua del plato va subiendo dentro del vaso y la vela se termina apagando.

¿Qué sucede? Cuando colocamos el vaso, el oxígeno deja de existir con lo cual, la llama se apaga ya que necesita de él para seguir latente.

Como verás son dos experimentos muy sencillos que además de realizarse de forma rápida explican al niño distintas cuestiones de la ciencia, para que lo vea en la práctica y no sólo lo estudie en los libros. ¡Suerte en los experimentos!

EspacioCiencia.com

Newsletter