UP

-     Escrito por fernando

Experimentos científicos para Secundaria

Como bien dijo el escrito y científico Arthur C. Clarke, “La magia es la ciencia que aun no entendemos“. ¿A quién no le gusta entrar en un laboratorio lleno de probetas y tubos de ensayo? Las posibilidades de la ciencia son infinitas, por eso hemos reunido una serie de experimentos científicos que despertarán al investigador que todo estudiante de Secundaria lleva dentro.

Experimentos Secundaria

La seguridad, el primer paso de la ciencia

Durante el instituto, existen numerosos proyectos que tratan de adoptar un enfoque más interesante en la enseñanza de la ciencia. Cada uno de los experimentos y actividades que se realizan en el aula de ciencias tienen un determinado objeto de estudio. Por eso, es fundamental que los alumnos de secundaria tengan una atmósfera de aprendizaje idónea, segura y constantemente supervisada en donde puedan realizar los ejercicios científicos que hemos reunido a continuación.

Globo aerostático

¿Has subido alguna vez a un globo aerostático? Quizás te sorprenda su funcionamiento. Con este pequeño experimento no podremos dar la vuelta al mundo como Willy Fog, pero al menos entenderemos cómo la humanidad surcó por primera vez los cielos. Su elaboración es muy sencilla y práctica: Lo único que debes conseguir es una bolsa de plástico o de papel “china” y montar una cruceta de cartón ligero pero consistente en la abertura de la misma. A esta cruceta la unimos un hilo o alambre asegurándonos que las puntas estén bien ajustadas en los extremos de la bolsa. A continuación cogemos papel higiénico, lo hacemos una bola y lo ponemos en el centro del alambre suelto, doblando la punta para que quede bien sujeto. Acto seguido, moja el papel con alcohol de 96º (la cantidad no debe ser escasa pero tampoco debe gotear). Ahora solo queda prender el papel con un mechero asegurándonos de que la bolsa está bien abierta y no se quema.

*El experimento debe realizarse en un lugar sin árboles cercanos, ya que el globo puede descender y provocar un incendio.

Disección de animales

Diseccionar animales
Aunque es un tema que ha generado mucha controversia, algunas escuelas de Secundaria usan la disección de animales para enseñar anatomía y filogénia. Debemos estar preparados para manejar los kits necesarios para la disección así como el equipamiento de seguridad necesario. Para este ejercicio se debe elegir un animal (como un sapo o gusano) y un plan de lecciones apropiados a la hora de investigar cómo funciona el organismo de un ser vivo. A medida que avanza el aprendizaje, se usan animales más complejos como peces o mamíferos pequeños.

* El profesorado debe tener en cuenta la sensibilidad de cada alumno.

Video:

Lanzacohetes

Consigue una botella y sácale el corcho. Puedes hacer un cohete de papel y pegarlo en la parte superior del corcho, mirando hacia arriba. Vierte una cucharada grande de bicarbonato de sodio en un pedazo de papel de 10×10 cm, tendrás que usarlo en breves instantes. Mezcla en la botella ½ taza de agua y ½ de vinagre, pero antes de meter el corcho deja caer dentro el papel con bicarbonato. Puedes cerrar la botella todo lo fuerte que quieras, pero aléjate porque el cohete está apunto de despegar.

* Asegúrate de que el techo es alto o realiza esta prueba al aire libre.

Huellas dactilares

Huellas dactilares
¿Tienes madera de detective? Descubre cómo son tus huellas dactilares o las de algún compañero gracias a este experimento científico. Presiona la yema de tu dedo índice en un papel de filtro. En una pequeña cápsula de porcelana, echa una pequeña porción de yodo sódico y caliéntalo bien con un mechero bunsen de laboratorio. Apaga el fuego justo cuando comience a brotar vapor violeta del yodo. Coloca el papel por el lado de la huella para que absorba esos vapores y al cabo de unos segundos podrás ver tus huellas perfectamente definidas.

* Este experimento debe estar continuamente bajo la supervisión de un adulto.

Botellas que devoran huevos enteros, efecto de la presión atmosférica

Este experimento resulta muy sencillo y divertido para los alumnos. En primer lugar, necesitamos un huevo cocido pelado y una jarra o botella cuya abertura tenga al menos 3.8 cm de diámetro. Una vez que tengas todo esto, enciende una cerilla grande y métela en la botella, acto seguido coloca el huevo en la abertura y espera unos instantes. El fuego de la cerilla quemará el oxígeno del interior de la botella, ese “vacío” generará presión en la botella y como consecuencia; esta absorberá el huevo sin dañarlo.

Video:

La magia del magnetismo; fabricar una brújula

Un experimento de lo más curioso e ilustrativo orientado a los más aventureros de la clase: Coge una aguja pequeña y frótala con un imán al menos 50 veces en una sola dirección. Coge un pequeño corcho (de unos 10 mm) y fija la aguja en él con un poco de celo. Ahora llena un recipiente de agua y pon el corcho a flotar en él; la aguja señalará el norte. Debemos tener en cuenta que la Tierra y su “norte magnético” es como un gigantesco imán para las personas que viven en ella.

Video:

Encender una vela con clase

Este experimento resulta muy sencillo de realizar y bastante curioso. Para ello lo único que vas a necesitar es una vela y un mechero. Efectivamente, vamos a prender la vela con el mechero, pero de una forma diferente.

Lo primero que debes hacer es encender la vela y esperar a que se derrita la cera que está justo bajo la llama. Una vez suceda esto, lo que debes hacer es apagar la vela con un soplido fuerte y corto, pues no queremos enfriar la cera ni la mecha de la vela. Cuando apagues la vela, verás que se produce una columna de humo que, si no hay condiciones de viento, ascenderá en vertical hasta el techo. Pues bien, usa el mechero para prender esta columna de aire y ver cómo la chispa desciende hasta la mecha de la vela, encendiéndola.

Puedes verlo mucho mejor en el siguiente video:

Mover cerillas sin tocarlas

Se trata de otro truco muy sencillo para el que solo vamos a necesitar dos copas y dos cerillas.

Colocamos las dos copas juntas, pero sin que lleguen a tocarse. Sobre el borde de una de las copas colocamos las dos cerillas. Ahora, humedecemos el dedo y comenzamos a pasarlo por el borde de la otra copa. Llegará un momento en el que el roce con nuestro dedo provocará una vibración en las ondas de la copa, lo que produce un sonido. Cuando el sonido comience a ser audible, verás también como las cerillas que habías colocado previamente en la otra copa se mueven como por arte de magia, sin necesidad de tocarlas.

¿Sabrías decirnos por qué sucede este fenómeno? Puedes verlo mejor en el siguiente video:

El agua que no cae

A veces, los experimentos más sencillos son también los más sorprendentes. Para realizar el siguiente tan solo vas a necesitar un vaso, un recipiente con agua y la tapa de un CD.

Llena el vaso de agua casi hasta su tope, pero que no rebose, deja aproximadamente un centímetro del vaso sin llenar. Ahora, pon la tapa del CD en la abertura del vaso y vete girando poco a poco hasta que la abertura y el CD queden para abajo, y el fondo del vaso para arriba. No temas, quita la tapa del CD y mira qué sucede. Al contrario de lo que se pudiera creer, el agua con se cae del vaso, sino que la tapa se queda adherida a la abertura.

Puedes ver la sencillísima forma de hacer este experimento en este video.

¿Conoces algún otro experimento interesante para realizar en clase? ¿Qué experimentos te han encargado hacer a ti en el instituto? ¡No dudes en contarnos tus experiencias y, si quieres, mandarnos tus fotos!

EspacioCiencia.com

Newsletter