Escrito por Tendenzias

Procesos que condicionan la estructura actual de la Tierra

La tierra es un planeta que data de millones de años de antigüedad y por defecto debido a ciertos determinantes factores desde su formación, la Tierra se encuentra en un continuo cambio. Muchos de estos agentes que transforman gradualmente el planeta se tratan de: variaciones en la radiación solar; cambios climáticos, períodos continuados de precipitaciones o de sequía, las famosas grandes glaciaciones (dichos períodos por los que la tierra se congeló en su gran parte debido a unas temperaturas asombrosamente extremas); colisiones de meteoritos o incluso asteroides; fenómenos naturales como los seísmos, las erupciones volcánicas inclusive los cambios que puede ocasionar la huella del ser vivo o la humana contemporáneamente hablando.

Evolución continua

La vida se hizo presente millones y millones de años atrás como hemos podido asegurar gracias a las investigaciones y al continuo estudio terrestre en una gran variedad de ámbitos; las especies que no han podido soportar ciertas condiciones medioambientales se han ido extinguiendo, y a la par nuevas especies con mejor capacidad de adaptación nacen, habitando el planeta con una gran variedad de formas de vida, plantas, animales, microorganismos, bacterias… incluyendo claro está al ser humano. Este es el proceso que hoy conocemos bajo el nombre de evolución.

Cuando de la naturaleza se trata, cabe la posibilidad de que dos especies se vinculen tanto, que la evolución o la adaptación de una vaya ligada estrechamente a la adaptación de la otra, un ejemplo podría ser el de los colibríes (chupaflores o tominejos), los cuales han sufrido una adaptación en su pico con respecto al tamaño de las flores que suelen visitar y las flores a su vez se han acabado moldeando con el tiempo a modo de tubo o campana, que casualmente encaja perfectamente con la forma del pico de este ave; además las plantas florales han ido adquiriendo colores llamativos para llamar la atención de insectos y algunas aves, lo que a su vez condiciona una más fácil polinización.

Como veis todo con respecto a la naturaleza tiene su por qué y aunque no en su plenitud todo se relaciona, apuesto que en al menos algún aspecto se condiciona como un gran círculo vicioso.

Cuando la evolución de una especie está ligada a otra, nos referimos a la  coevolución.

La deriva continental

Mucho tiempo atrás todas las masas de tierra emergidas formaban una única masa.

Esta es la conclusión a la que llegó Alfred Wegener a raíz de visualizar una posible evidencia de que esto pudo suceder, se trataba nada más y nada menos que de una hipótesis visual sobre la posibilidad de que el sureste americano y el suroeste africano pudieran haber estado unidos previamente, pues Wegener veía una clara especie de puzle, pero no sabía cómo era posible  que un movimiento terrestre de tal magnitud continental hubiera acontecido.

Esta teoría de ese supercontinente se denominó Deriva continental y hoy en día es totalmente verídica, conociéndose el principal factor por la que fue provocada, el movimiento de las placas tectónicas que fragmentan la litosfera.

Los continentes se siguen moviendo, aunque de manera imperceptible, con una media de unos pocos centímetros anuales.

La estructura actual de la tierra es el resultado de un proceso continuo de evolución geográfica llevado a cabo durante unos 4.500 millones de años. Aunque lo aparenten por su lentísimo movimiento los continentes ni están fijos al sustrato ni son estables. En la historia del planeta, los continentes se han  trasladado con la ayuda de corrientes provocadas por el intenso calor de su centro; las enormes placas sobre las que se hallan se han desplazado, colisionado, separado o unido. Este fenómeno continúa alterando y transformando la superficie, causando seísmos y erupciones volcánicas (explicadas posteriormente) y formando masas de agua salada, terrestres, fosas marinas e islas en cadena como puede ser Hawai de procedencia volcánica.

Podría decirse casi con total seguridad que el movimiento de placas es el padre de la alteración estructural de nuestro planeta.

Erupciones y seísmos

Además de las placas, hay varios factores que condicionan al planeta en referencia a su configuración.

El primero de ellos es la actividad volcánica, dicho proceso se suele asociar a catástrofes, producidas claro está en zonas terrestres. Pero, ¿qué ocurre si lo llevamos al terreno oceánico?, ¿Existen las erupciones oceánicas? Pues la respuesta es no y sí.

Aunque el magma rápidamente se “apague” debido a la fría temperatura marina sucede algo que seguramente ya estéis por deducir.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

¿Os suenan las islas Háwai? Seguro que sí, estas famosas y exóticas islas tropicales no son producto de la nada, pues ya se sabe sobre su naturaleza volcánica.

Se consideró un estado de USA en 1959, y tiene su origen en la subducción de dos placas tectónicas convergentes que liberaron magma a la superficie, el movimiento de las masas solidificadas sumado a la actividad del punto caliente que se hallaba justo debajo formó esa cola de islas que hoy en día conocemos como Háwai. Este no es un caso aislado, pues tenemos el mismo ejemplo en las islas Canarias.

Centrándonos en otro factor y dejando a un lado el vulcanismo cabe destacar la potencia sísmica que provoca hoy en día el temor de muchos países como Chile o Japón, quienes por desgracia sufren numerosos y continuos terremotos a causa de una terrible cercanía tectónica geográficamente hablando.

Los terremotos no son capaces de destruir ciudades sino de provocar fenómenos de maremotos o tsunamis como los del Índico en 2004 que tuvo consecuencias devastadoras para Tailandia.

Como habréis podido observar cualquier fenómeno que pueda producirse con la suficiente agresividad como por ejemplo los famosos diluvios universales o glaciaciones pueden ser capaces de alterar en mayor o menor medida el mapa geográfico, sepultar e incluso inundar ciudades. Y aunque la Tierra ya haya sido testigo de grandes cambios en su conjunto, todo apunta a que seguirá presenciando tremendos fenómenos.. ¿una tormenta eléctrica universal?,  ¿un cambio del campo magnético?.. ¿Una sequía a nivel mundial? Quién sabe, el carácter caprichoso e impredecible de la naturaleza parece querer decir que todo acaba de empezar.

También te puede interesar:

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos