Escrito por Tendenzias

El experimento de la doble ranura

Thomas Young realizó su famoso experimento de la doble ranura a principios del siglo XIX. Este experimento parecía probar que la luz era, en realidad, una onda.

El experimento de la doble ranura

Este experimento tuvo profundas consecuencias y determinó la mayoría de la física del siglo, resultando en múltiples intentos de descubrir el éter, o el medio de propagación de la luz. Si bien el experimento se evidencia más notablemente con luz, puede apreciarse con cualquier tipo de onda.

En qué consistió el experimento.

Young permitió que la luz pase por una ranura en una barrera de modo tal que se expandiera en frentes ondulares a partir de esa ranura. Esa luz, a su vez, pasaba a través de pares de ranuras en otra barrera ubicada a una distancia apropiada de la primera. Cada ranura difractaba la luz como si se tratara de fuentes individuales de luz. La luz alcanzaba una pantalla de observación al atravesar ambas ranuras.

Cuando una sola ranura estaba abierta, en la pantalla se observaba mayor intensidad en el centro del impacto y la luz disminuía gradualmente al alejarse de dicho centro.

Resultados posibles

Interpretación particular: si la luz existe como una partícula, la intensidad de ambas ranuras será la suma de la intensidad de las ranuras individuales.

Interpretación de onda: Si la luz existe como ondas, las mismas interferirán bajo el principio de superposición, creando bandas de luces (interferencia constructiva) y de oscuridad (interferencia destructiva).

Cuando el experimento se llevó a cabo, las ondas de luz formaron estos patrones de interferencia. La intensidad de la luz en función de la ubicación era la prevista por el principio de superposición.

Foto | Flickr

Artículos relacionados

Qué es el suicidio cuántico

La velocidad de la luz

La luz puede cambiar la forma de los asteroides

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos