El engaño de los cavernícolas tasaday de Filipinas
0 votos

El engaño de los cavernícolas tasaday de Filipinas

Hace un mes, se dio a conocer una fotografía que mostraba a una tribu que vivía en el recóndito Amazonas, se dijo que vivían en cavernas y que nunca habían tenido contacto con el mundo exterior. No, tampoco tenían iPhone.

Esta noticia dio la vuelta al mundo y en diversos medios se dijo que era una tribu perdida o que nunca había sido conocida por el mundo occidental. Pero esta semana se dio a conocer en diversos medios que se trataba de un engaño, aunque salieron grupos como Survival International, quienes primero dieron a conocer la fotografía, diciendo que no era un engaño, sino que la tribu era una que nunca había sido contactada por gente del exterior, sin embargo no estaban perdidos ni eran desconocidos.

Es gracioso cómo todo se va descalabra por un titular mal armado, pero no estaban muy lejos quienes decían que era un engaño, ya que antes ha sucedido. No, no hablamos de la película La tribu de los Krippendorf, con Richard Dreyfuss. Sino del caso de los Tasaday.

En julio de 1971 se anunció un descubrimiento sorprendente “El mundo exterior, luego de mil años, tal vez, ha descubierto a una pequeña tribu desconocida de gente viviendo en la jungla remota de Filipinas. Hasta ahora, no se conocía su existencia… y ellos no sabían que el mundo exterior existía. Su forma de vida es la misma que en la época de piedra”.

Auténticos cavernícolas pero viviendo de ese modo hoy en día, como los neandertales hace 50 mil años.

La tribu fue apodada tasaday, y fueron vendidos como “nobles salvajes”, una tribu pacífica y armoniosa que coexistían con su medio ambiente. Vivían en cuevas y la tecnología más avanzada que tenían eran herramientas de piedra. La tribu era tan tierna y amante de la paz, que en su lenguaje no tenían palabras para enemigo o guerra.

Así se convirtieron en celebridades mundiales, hasta salieron en la tapa de National geographic en agosto de 1972. Se escribió un libro y todo: The Gentle Tasaday: A Stone Age People in the Philippine Rain Forest. Se escribieron docenas de artículos en revistas y periódicos, se hicieron programas de TV, documentales… de todo. Pero al parecer era todo un engaño.

Luego de algunos años el político filipino Manuel Elizalde construyó un muro alrededor de los tasaday para protegerlos del exterior. Guardias armados cuidaban ese muro. Sólo algunos elegidos podían visitar a la tribu perdida.

Pero algunos que se metieron sin permiso arrojaron dudas sobre los tasaday. Había reportes de que eran gente que vivía en las cercanías y se hacía pasad por cavernícolas, y que su lengua no era tan rara después de todo. Pero la verdad sobre este engaño fue revelada recién en 1986, cuando Ferdinand y Imelda Marcos fueron removidos del poder. Habían sido dictadores en Filipinas desde 1965.

Este gobernante tan sólo había dejado entrar a 11 antropólogos a estudiarlos, y nunca por más de algunas semanas. Pero para 1976 dejó de dar permisos.

Con las restricciones del gobierno fuera, y también sus pedidos de secreto, los reporteros pudieron visitar a los tasaday, y vieron que vivían en casas típicas, con remeras típicas, con jeans y todos admitían que todo el asunto había sido un engaño.

Hubo muchos engaños en la historia de la antropología, y jamás se comprende para qué, este fue motivado por el dinero.

Manuel Elizalde había convencido a los aldeanos de la zona para que se hiciesen pasar por cavernícolas, a cambio les daba dinero y ayudas. Pero la realidad es que los falsos tasaday ni siquiera recibieron eso. Elizalde, el arquitecto de todo el engaño, se fugó a mediado de los ochenta con 35 millones de dólares y un harem de jóvenes adolescentes. Murió a los 60 en 1997.

Fuente: LiveScience

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>