Escrito por Tendenzias

¿De qué color es la Vía Láctea?

Conocer el verdadero color de la Vía Láctea es más difícil de lo que pudiera parecer. Recientemente, los especialistas determinaron que el color de nuestra galaxia coincide casualmente con el nombre con que la llamamos.

La Vía Láctea desde Atacama (Crédito: ESO/S Guisard)

El problema con el color de la Vía Láctea

Las galaxias que observamos desde la Tierra a través de los telescopios más poderosos se caracterizan por poseer diferentes colores predominantes.

El color de la Vía Láctea, en cambio, siempre fue un misterio. Si bien desde la Tierra puede apreciarse parte de nuestra galaxia en el firmamento, su color real se pierde tras las nubes de gas y polvo que nos separan de las otras estrellas del sistema.

“Nosotros podemos ver tan sólo a 1.000 o 2.000 años luz en cada dirección de nuestra galaxia, pero en realidad la Vía Láctea mide unos 100.000 años luz”, explica el co-autor del estudio, Jeffrey Newman de la Universidad de Pittsburgh.

“Es como si intentáramos conocer el color que tiene la Tierra cuando sólo puedes describir cómo es Pennsylvania”.

Para resolver el misterio, los astrónomos decidieron observar el color de otras galaxias y comparar sus propiedades con la nuestra, para tratar de deducir cuál es el color de la Vía Láctea.

Una galaxia similar a la Vía Láctea (SDSS J083909.27+450747.7). (Crédito: Brittany McDonald, Armin Rest, Jeffrey Newman)

¿Cuál es el color de la Vía Láctea?

Luego de recolectar información de cerca de un millón de galaxias, los científicos comapraron las que por su cantidad y formación de estrellas se asemejaban más a la nuestra.

Encontraron que la probabilidad indica que la Vía Láctea, observada desde lejos, es blanca.

Para ser más poéticos: “como la fina nieve de primavera que cae temprano en la mañana, una hora después del amanecer”.

Específicamente: “el color corresponde a una lámpara de luz de 4.840 Kelvin. Es más azulado que la luz incandescente, que tiene 3.000 Kelvin, pero más rojiza que la luz blanca de la televisión, que posee unos 6.500 Kelvin”.

EspacioCiencia.com

Newsletter