Escrito por Tendenzias

Contaminación atmosférica: qué es y consecuencias

La atmosfera está compuesta de una serie de sustancias que, de una forma u otra, colaboran en el correcto funcionamiento de un sistema tan complejo como  el nuestro. La alteración de nuestra atmosfera a través de la emisión de sustancias es lo que llamamos contaminación atmosférica.   Las consecuencias de esta  contaminación atmosférica son apreciables en todos los seres vivos que conforman nuestro ecosistema, además de en el clima, los océanos, los bosques e incluso los materiales.

La contaminación atmosférica

Esta emisión de sustancias que altera la atmosfera puede producirse de forma natural, como erupciones volcánicas, o de forma artificial, que son las que generamos nosotros, los seres humanos. Las personas estamos generando sustancias contaminantes constantemente. Casi todos nuestros actos cotidianos generan contaminación. El transporte, la energía, las fabricas, las industrias, todo produce un efecto directo en inmediato en nuestra atmosfera. La relación directa entre la acción de los seres humanos y la contaminación resulta evidente cuando se comprende qué es la contaminación atmosférica.

¿Qué es la contaminación atmosférica?

La contaminación atmosférica se define como la presencia en la atmosfera de una serie de sustancias en una cantidad tal, que produzca efectos nocivos o riesgos para la salud de los seres vivos o los materiales.

Hay muchas sustancias que, bien por sí mismas o bien por interacción con otras sustancias, producen contaminación atmosférica. Son lo que llamamos contaminantes. Estos contaminantes están divididos en dos tipos:

  • Los contaminantes primarios son los que vienen directamente de las fuentes de emisión.
  • Los contaminantes secundarios son los que se crean a partir de la interacción de los contaminantes primarios, bien entre sí mismos o bien con el resto de sustancias que componen la atmosfera.

Lo más importante a la hora de hablar de las distintas sustancias contaminantes es entender que, muchas de esas sustancias, no son contaminantes si su cantidad es nuestra atmosfera es normal y es solamente cuando se excede dicha cantidad normal, cuando estas sustancias se convierten con contaminantes.

Las principales sustancias contaminantes son:

  1. Dióxido de carbono: un gas incoloro, inodoro e insípido que no es tóxico y está en nuestra atmosfera de forma natural. Una de las características más importantes de este gas es que atrapa el calor. Lo emitimos a través de la quema de combustibles fósiles y esto ha aumentado de forma importante su presencia en la atmosfera.
  2. Monóxido de carbono: un gas incoloro, inodoro e insípido, muy tóxico (dificulta el transporte del oxigeno en sangre). Una parte de produce en la atmosfera de forma natural y de la misma forma (por oxidación) se transforma en dióxido de carbono. Lo emiten los vehículos a motor.
  • Dióxido de azufre: un gas incoloro y tóxico (fuerte olor e irritante). Una parte de este gas se produce de forma natural y nosotros emitimos esta sustancia a la atmosfera a través de la combustión del carbón y el petróleo, así como de la industria metalúrgica.
  1. Oxido nítrico y dióxido de nitrógeno: producidas por la combustión a altas temperaturas, principalmente en el transporte (aviones, coches, barcos). En altas concentraciones son muy dañinos para la salud.
  2. Hidrocarburos: entre éstos, el más relevante es el Metano CH4, que no es toxico, pero contribuye de forma importante en el calentamiento global. Es producido principalmente por la agricultura y la ganadería además del tratamiento de residuos, y también se produce de forma natural.
  3. Partículas: suspendidas y procedentes de diferentes sustancias, pueden ser en modo aerosol, partículas o polvo, según el tamaño y tienen una alta toxicidad. Se producen de forma natural, en algunos casos, pero es la actividad del hombre que los genera en grandes proporciones, sobre todo en las ciudades. Casi todas las emisiones de gases llevan aparejadas las emisiones de partículas a la atmosfera.
SustanciaTipo de contaminanteCantidad en aire limpioCantidad en aire contaminadoToxicidad
Dióxido de carbono CO2primario310-330 ppm350- 700 ppmNO
Monóxido de carbono COprimario< 1 ppm5 – 200 ppmSI
Dióxido de azufre SO2primario0.001 -0.01 ppm0.2 -2 ppmSI
Óxido Nítrico y dióxido de nitrógeno NOXprimario0.001 – 0.01 ppm0.01 – 0.5 ppmSI
Hidrocarburosprimario1 ppm1 – 20 ppmSI
Partículasprimario10 – 20 ų g/m₃70 – 700 ų g/m₃SI

Junto a todos estos contaminantes primarios, cabe destacar el Ozono como contaminante secundario. En relación con él podemos distinguir:

  • Ozono troposférico, que se encuentra en la parte baja de la atmosfera y es el producto de la interacción de varias de los gases que emitimos con la luz solar y el calor. Es muy perjudicial para la salud.
  • Ozono estratosférico, que es el filtro de las radiaciones ultravioletas y, por tanto, importantísimo para nuestra supervivencia. Este ozono se ve dañado al reaccionar con átomos de cloro procedentes de los cloro-fluorocarburos utilizados en frigoríficos, aerosoles, espumas e incluso fumigantes.

Además, no podemos olvidar elementos como el calor, que generado por la actividad y las aglomeraciones tiene un factor decisivo en la creación de contaminantes secundarios; o el ruido, que puede tener serios efectos en la salud de las personas.

Consecuencias de la contaminación atmosférica

La emisión de todos estos contaminantes primarios y secundarios ya tiene consecuencias visibles en nuestro entorno y, de no poner freno,  estas consecuencias pueden empeorar en un plazo relativamente corto. Hasta la fecha, las consecuencias más relevantes de la contaminación atmosférica son:

  1. El “Smog” es la palabra inglesa que se usa para hablar de la “boina” de muchas ciudades industrializadas, refiriéndose a esa especie de niebla oscura que cubre muchas ciudades en determinados momentos. Es el resultado de la mezcla de algunas de los gases y partículas que emitimos junto con ciertos fenómenos climatológicos y es más frecuente en climas secos, calurosos y soleados. Es muy perjudicial para la salud de las personas así como para animales y plantas.
  2. Lluvia ácida que es provocada por moléculas ácidas (ácido nítrico y sulfúrico) procedentes de los óxidos de nitrógeno y del azufre, que regresan a la tierra a través de la lluvia. Esto hace que el agua de lluvia sea más acida de lo normal afectando a todos los ecosistemas y ocasionando la corrosión de los materiales.
  3. El efecto invernadero se produce cuando la energía que nuestro planeta emite al exterior en forma de calor es atrapada en nuestra atmosfera gracias, por ejemplo, al dióxido de carbono y aunque después es liberado, la contaminación atmosférica retrasa ese proceso de liberación de calor provocando un aumento de las temperaturas. Esto hace que, aunque muchos de esos gases no sean tóxicos, produzcan igualmente un efecto nocivo que nos lleva hacia el Cambio Climático.

El cambio climático producido por este efecto invernadero es el gran reto al que se enfrenta el hombre en este siglo. El cambio climático puede aumentar la temperatura, tanto en los océanos como en la superficie continental, entre 1 y 3,5 grados de aquí al año 2.100. Las consecuencias de esta subida de temperatura serían catastróficas tanto para los ecosistemas marinos como terrestres, además de aumentar de forma importante el nivel de los océanos debido a la desaparición de las superficies heladas de la tierra. Esto conllevaría la desertización, migraciones forzosas de millones de personas, la falta de recursos para alimentación, la extinción de numerosas especies animales, la muerte de gran parte de los ecosistemas etc.

También te puede interesar:

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos