Escrito por Tendenzias

Colisión de dos planetas a 100 años luz del nuestro

El telescopio espacial Spitzer ha detectado una nueva prueba de lo caótico que es nuestro Universo. A 100 años luz de nuestra apacible vida, dos planetas jóvenes han chocado.

La colisión se produjo hace pocos miles de años, por lo que se puede calificar de reciente en términos astronómicos. Los planetas, que eran del tamaño de la Luna y Mercurio, colisionaron a unos 36.000 kilómetros por hora (unos cuantos puntos de carnet de conducir) y fue tan violento que el más pequeño de los dos se vaporizó, según las simulaciones por ordenador que se han realizado. El que era del tamaño de Mercurio fundió su superficie, pero se mantuvo orbitando la estrella HD 172555, muy joven, y observadora de lujo del espectáculo de la colisión, en la que rocas y lava fueron eyectadas al espacio, que es lo que ha detectado el telescopio espacial Spitzer.

No nos debe sorprender tanto la colisión de estos dos planetas, ya que nuestro propio hogar sufrió un proceso parecido cuando se creó nuestra Luna. Un planeta más pequeño, llamado Theia, fue el causante, según los científicos. De la colisión, que también fundió la superficie de la Tierra, surgieron infinidad de rocas que más tarde se aglomeraron en lo que pasó a ser la Luna.

El sistema solar gobernado por la estrella HD 172555 es relativamente joven, por lo que es lógico que sucedan sucesos como este que también sucedieron en el nuestro en los primeros años de vida. Generalmente, los planetas rocosos como el nuestro provienen de una aglomeración de rocas de colisiones. La estrella HD 172555 tiene 12 millones de años de antigüedad, mientras que nuestro Sistema Solar tiene 4,5 mil millones.

Tampoco podemos olvidar que Júpiter fue atacado por un cometa hace poco, dejando una cicatriz en su atmósfera del tamaño de la Tierra.

EspacioCiencia.com

Newsletter