Escrito por Tendenzias

Basura Espacial

La humanidad hace mucho que se concienció sobre la necesidad de mantener limpia la Tierra, iniciarse en el noble arte del reciclaje, buscar soluciones ecológicas para suministrar energía y, en definitiva, hacer de este mundo algo mejor de lo que sería si no tenemos cuidado. Sin embargo, el espacio seguimos descuidándolo. Es muy grande, ¿no?

Pues no. Bueno, en cierto modo sí, el Universo es extremadamente grande (más de 13 mil millones de años luz de diámetro), pero resulta que nuestros desechos no se esparcen por todo el universo, si no por una pequeña zona sobre nuestro planeta. Es la llamada basura espacial, el resultado de pruebas espaciales desechables, de satélites viejos, de restos de choques, cohetes. Vamos, es como el desguace de tu pueblo, pero en el espacio, aunque generalmente los restos que componen la basura espacial son bastante pequeños. Sin embargo, tienen una velocidad muy alta, lo que supone un riesgo para los satélites actualmente órbita y cada vez más para las misiones espaciales (como podemos recordar en la misión del transbordador Atlantis de reparación del telescopio espacial Hubble, que tenía que tener al Endeavour alerta por si tenían que ir a socorrerles.

Además, la basura espacial es como la entropía del Universo: siempre aumenta, lo cual resulta lógico de deducir si tenemos en cuenta que si algo de basura choca con un satélite y lo destruye, los restos de ese satélite también pasan a la nómina de la basura espacial. Esto es lo que denominamos Síndrome de Kessler.

Además, la basura espacial cuesta millones a nosotros, simples mortales, ya que para paliar en la medida de lo posible los posibles daños ocasionados por estos choques, hay que blindar a conciencia los vehículos espaciales, igual que la Estación Espacial Internacional.

Y si todavía creéis que esto no tiene por qué ser un problema, simplemente hay que recordar que a veces hasta los satélites, con su sistema de navegación, chocan. Imagínense los objetos que no tienen sistema de navegación.

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos