Escrito por Tendenzias

Auroras del Sistema Solar

Las auroras son un fenómeno espectacular que puede observarse generalmente en los polos, sin embargo la Tierra no es el único planeta del Sistema Solar donde pueden encontrarse.

 Una aurora australis corona la Antártida, fotografía obtenida desde el espacio por la NASA en 2005 Una aurora australis corona la Antártida, fotografía obtenida desde el espacio por la NASA en 2005

¿Por qué existen las auroras?

Las auroras son provocadas por una radiación de partículas procedentes del Sol, que, desde el punto de vista energético, es más débil que otras radiaciones cósmicas.

Los electrones y los protones que provienen de esta radiación son desviados por el campo magnético terrestre de los planetas.

Pero si las partículas tienen una dirección inicial determinada, serán concentradas por el campo magnético en una zona de forma anular alrededor de, generalmente, los polos magnéticos.

Estas partículas provenientes del Sol entran en colisión con los componentes de la atmósfera del planeta y emiten una luz de color determinado.

En nuestra atmósfera, los elementos que más reaccionan de esta forma son el oxígeno y el nitrógeno.

La excitación del átomo de oxígeno da un resplandor verde; la del nitrógeno molecular, un resplandor violeta. La luz roja puede resultar de la excitación del oxígeno molecular, y también pueden aparecer otros colores.

De modo que para que exista una aurora es necesario, en líneas generales:

  1. Una emisión de partículas provenientes del Sol, generalmente tras erupciones solares o períodos de intensa actividad solar.
  2. Esas partículas deben ser direccionadas de determinada forma por un campo magnético de importante magnitud, como el de la Tierra.
  3. El planeta debe poseer una atmósfera que contenga en el aire los átomos de los elementos que reaccionarán con las partículas provenientes de la radiación solar.

¿Existen auroras en los otros planetas del Sistema Solar?

Mercurio

La atmósfera de este planeta es tan delgada (casi inexistente) que los iones provenientes del Sol se precipitan directamente sobre la superficie del planeta.

Venus

Nuestro planeta vecino posee una densa atmósfera llena de nubes, dióxido de carbono y nitrógeno.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Pero en este caso el problema no es la debilidad de su atmósfera sino la de su campo magnético, que no es lo suficientemente grande como para provocar las auroras que se observan en la Tierra y en otros planetas magnéticamente poderosos.

Sin embargo, en Venus se pudo observar a través de la mirada infrarroja del Keck Telescope de Hawaii, un efecto similar, que los especialistas llamaron “Brillo nocturno”, porque sucede en la noche del planeta, y podría ser producto de la radiación solar en colisión con los átomos y moléculas de la atmósfera venusiana.

La Tierra

En el planeta azul las auroras son un fenómeno recurrente en los polos, especialmente en otoño y primavera, durante la hora previa a la medianoche local.

Las regiones más propensas a manifestar este fenómeno son las que se sitúan en un círculo de 22°de latitud a partir de cada uno de los polos magnéticos de la Tierra. Las partes más bajas de la aurora comienzan a 90 km. de altitud, y pueden extenderse hasta los 1000 km.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Marte

Como Venus, Marte carece de un campo magnético importante, sin embargo, con técnicas de detección ultravioleta, fue descubierta un tipo de “aurora” diferente a la de los otros planetas.

Se trata de una aurora altamente concentrada, controlada por las anomalías del campo magnético (a veces provocadas por rocas de la superficie altamente magnetizadas). Estas auroras son emisiones específicamente localizadas en la corteza de Marte.

image Una representación de las raras auroras de Marte

Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno

A partir de Júpiter, las auroras polares como la de la Tierra son fenómenos registrados de estos enormes planetas gaseosos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Los planetas externos están todos rodeados de campos magnéticos importantes.

Las auroras de Saturno a través de los días Las auroras de Saturno a través de los días

En el caso de Saturno, las auroras detectadas tampoco serían visibles a través del ojo humano, sin embargo su existencia fue comprobada gracias al uso de tecnología ultravioleta.

Júpiter presenta un caso muy particular, porque se cree que sus asombrosas auroras polares son provocadas por la acción de su fogosa luna Io.

Júpiter en ultravioleta, fotografiado por el Hubble Júpiter en ultravioleta, fotografiado por el Hubble

La presencia de auroras también fue registrada en los lejanos Neptuno y Urano, cuya distancia del Sol echa una incógnita sobre la causa de estos fenómenos sobre sus atmósferas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

Se cree que los anillos que rodean a esos enormes de gas tampoco son lo suficientemente poderosos como para provocar auroras, como si lo es Io en el caso de Júpiter.

EspacioCiencia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos